De la redacción de razacero.

Malala Yousafzai nació en Mingora, Pakistán, el 12 de julio de 1997, activista, bloguera y estudiante universitaria pakistaní reside en Inglaterra desde el atentado que sufrió en octubre de 2012. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 2014 a los diecisiete años, convirtiéndose en la persona más joven en acceder a ese galardón en cualquiera de las categorías que se otorga.

Malala es conocida por su activismo a favor de los derechos civiles, sobre todo de los derechos de las mujeres en el valle del río Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, del noroeste de Pakistán, donde el régimen talibán prohíbe la educación de las niñas. Hoy, la figura de Malala se ha convertido en todo un movimiento con apoyo internacional.

Luego del atentado de los talibanes.
Luego del atentado de los talibanes.

A principios de 2009, cuando tenía entre 11 y 12 años, Malala escribió un blog para la BBC bajo el seudónimo de Gul Makai; en este blog detallaba su vida bajo la ocupación de los talibanes, sus intentos de tomar el control del valle y los puntos de vista que tenía sobre la promoción de la educación de las niñas. El verano siguiente, el periodista de The New York Times, Adam B. Ellick, hizo un documental sobre su vida en el que se mostraba cómo el ejército paquistaní intervino en la región.

La importancia de Malala aumentó al dar entrevistas a la prensa escrita y a canales de televisión, por lo que fue nominada al Premio de la Paz Internacional de la Infancia por el activista sudafricano Desmond Tutu.

El 9 de octubre de 2012, cuando Malala Yousafzai iba bordo de su autobús escolar, un hombre armado subió y preguntó especialmente por ella, disparándole tres veces. Una de las balas dio en el lado izquierdo de su frente. Luego del ataque, Malala permaneció inconsciente, en estado crítico, e inmediatamente fue enviada al Hospital Queen Elizabeth de Birmingham, en Inglaterra, para su rehabilitación intensiva.

El 12 de octubre, un grupo de 50 clérigos musulmanes en Pakistán emitió una fatua (repudio público) contra el sujeto que trató de asesinarla, pero los talibanes reiteraron su intención de matarla a ella y a su padre. El intento de asesinato provocó una efusión nacional e internacional de apoyo a Malala. Deutsche Welle, la prestigiada radiodifusora internacional alemana, declaró en enero de 2013, que Yousafzai podría haberse convertido en “la adolescente más famosa en el mundo”.

El enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación Global, Gordon Brown, lanzó una petición de la ONU en nombre de Yousafzai exigiendo que todos los niños del orbe estuvieran en la escuela a finales de 2015, acción que ayudó a que se ratificara el derecho a la educación en Pakistán.

En 2013, 2014 y 2015 la revista Time incluyó a Malala como una de “las 100 personas más influyentes del mundo”. Fue la primera ganadora del premio National Youth Peace Prize, premio que ahora lleva su nombre. También fue destinataria del Premio Sajarov 2013. En julio de ese año, Malala se dirigió al pleno de la Asamblea de las Naciones Unidas para pedir el acceso a la educación en todo el planeta.

En mayo de 2014 la University of King’s College de Halifax, Nueva Escocia, le concedió el Doctorado Honoris Causa, y cinco meses después el gobierno de Canadá le otorgó la Ciudadanía Honoraria. También fue galardonada con el Premio de los Niños del Mundo en Suecia.

A pesar de luchar por los derechos de la mujer y los niños, en octubre de 2014 dijo a la revista Forbes que no se describía a sí misma como feminista; sin embargo, en 2015, Yousafzai cambió de opinión después de escuchar el discurso de la actriz Emma Watson en la ONU, en el lanzamiento de la campaña HeForShe, que exige la igualdad de género.

Malala Yousafzai, a sus 20 años, es un ejemplo a seguir y un ícono de fortaleza y valentía en todo el mundo.

COMPARTIR