AMLO y su teatro duranguense

    Fernando Miranda Servín.

    Desde hace mucho tiempo Andrés Manuel López Obrador dejó de tener la imagen de político impecable, honesto y “puro”, un tanto por sus actos contradictorios y la opacidad con la que se ha manejado, y otro tanto por la complacencia y protección abierta que otorga a sus incondicionales más cercanos que se ven involucrados en graves actos de corrupción.

    Así, muy atrás quedaron sus alcahueterías con René Bejarano y Gustavo Ponce para subir el tono de sus acciones y omisiones consintiendo la presencia en su equipo de cercanísimos colaboradores del hasta este momento jefe delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, ampliamente relacionado con el abatido jefe del cartel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, al grado de tener a varios familiares de éste en la nómina de esta delegación, ocupando importantes cargos.

    Andrés Manuel López Obrador, el santón "izquierdista" que ya lleva 18 años como candidato a la presidencia de la República y protegiendo a colaboradores extremadamente corruptos, como los hermanos Salgado Vázquez.
    Andrés Manuel López Obrador, el santón “izquierdista” que ya lleva 18 años como candidato a la presidencia de la República y protegiendo a colaboradores extremadamente corruptos, como los hermanos Salgado Vázquez.

    Hoy, por más que Andrés Manuel López Obrador diga desconocer las pillerías de sus personeros, ya nadie le cree. Y lo peor de todo es que con esta clase de “políticos” pretende llegar a la presidencia de la República.

    En Durango, precisamente ese jefe delegacional tlahuaquense, relacionado con el crimen organizado, ha hecho de las suyas con el aval del jerarca tabasqueño imponiendo a su hermano, Rosendo Salgado Vázquez, como dirigente estatal de Morena pisoteando los derechos de la auténtica militancia duranguense de este partido y despojando a la ciudadanía de la posibilidad de votar por una verdadera opción de izquierda.

    Rigoberto Salgado Vázquez, jefe delegacional en Tláhuac, vinculado con el crimen organizado. Gracias al sismo del pasado 19 de septiembre se suspendió el proceso para destituirlo en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, por sus acciones y omisiones relacionadas con el líder del cartel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias "el Ojos".
    Rigoberto Salgado Vázquez, jefe delegacional en Tláhuac, vinculado con el crimen organizado. Gracias al sismo del pasado 19 de septiembre se suspendió el proceso para destituirlo en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, por sus acciones y omisiones relacionadas con el líder del cartel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “el Ojos”.

    Como ya se sabe, en las pasadas elecciones de 2016 Andrés Manuel López Obrador y Rigoberto Salgado Vázquez pactaron una alianza con el priísmo duranguense postulando a candidatos de muy bajo perfil que no le representaran ninguna competencia a los candidatos del PRI y en cambio le restaran votos a la alianza PAN-PRD, pero al santón “izquierdista” y al delegado corrupto de Tláhuac no les salieron tan bien las cosas y por poco pierden el registro de su partido en esta entidad norteña pues a los electores ya no es fácil engañarlos. Luego, en un escándalo que alcanzó niveles nacionales, el pasado 3 de julio la Comisión Nacional de Honor y Justicia de Morena “privó” de sus derechos partidistas y “destituyó” a Rosendo Salgado Vázquez como dirigente estatal de este partido en Durango por haber acosado sexualmente a la militante Linda Guadalupe Soto Arce. En su lugar, el dueño de Morena, López Obrador, impuso a Ignacio Mier Velasco, político muy allegado al senador Manuel Bartlett Díaz y que ahora ya es aspirante a la alcaldía de Puebla representando a la franquicia del santón tabasqueño.

    El entrecomillado de las líneas superiores se aplica porque a las pocas semanas de haber sido “castigado”, a Rosendo Salgado Vázquez, por órdenes de López Obrador, le fueron reivindicados sus derechos partidistas, y aunque no ha sido reinstalado formalmente como dirigente estatal de Morena en Durango, se sabe por denuncias de los mismos militantes morenistas duranguenses que Rosendo Salgado Vázquez es quien sigue al mando de este partido, e Ignacio Mier Velasco no es más que una figura decorativa.

    El jerarca morenista López Obrador con su protegido, el hostigador sexual Rosendo Salgado Vázquez, que a pesar de haber sido destituido como delegado estatal de Morena en Durango en los hechos sigue ejerciendo funciones de mando con la autorización del santón "izquierdista" tabasqueño.
    El jerarca morenista López Obrador con su protegido, el hostigador sexual Rosendo Salgado Vázquez, que a pesar de haber sido destituido como delegado estatal de Morena en Durango en los hechos sigue ejerciendo funciones de mando con la autorización del santón “izquierdista” tabasqueño.

    Así, la suspensión de los derechos partidistas y la destitución de Rosendo Salgado Vázquez como dirigente estatal de Morena en Durango no fue más que un burdo teatro carpero montado por el propietario de este partido, Andrés Manuel López Obrador.

    Hoy, importantes empresarios duranguenses que solicitan el anonimato por temor a sufrir represalias, dicen en entrevista exclusiva para razacero:

    “Es lamentable que los dirigentes de este partido, Rosendo Salgado e Ignacio Mier, anden ofreciendo las titularidades de las delegaciones federales de las secretarías de Estado a cambio de apoyo económico. Estos tipos dan por hecho que López Obrador va a ganar la presidencia de la República, pero ¿cómo confiar en estos dirigentes cuando sabemos que los vehículos que utiliza este partido en Durango son de procedencia incierta y que de igual manera están ofreciendo candidaturas a personajes relacionados con el crimen organizado?”, denuncian.

     Ignacio Mier, delegado estatal de Morena en Durango. Figura decorativa de AMLO pues el "destituido" Rosendo Salgado Vázquez es quien sigue dirigiendo a este partido en esta entidad norteña.
    Ignacio Mier, delegado estatal de Morena en Durango. Figura decorativa de AMLO pues el “destituido” Rosendo Salgado Vázquez es quien sigue dirigiendo a este partido en esta entidad norteña.

    Por otro lado, destacados militantes de Morena en Durango refuerzan lo dicho por los empresarios: “El mes de julio de este año, Rosendo Salgado e Ignacio Mier recibieron de unos sujetos unas camionetas `remache´, `prestadas´ o `donadas´, una Jeep Cherokee y otra CRV Honda. A finales de septiembre pasado un periodista les preguntó en una rueda de prensa la procedencia de esos vehículos y Rosendo Salgado de inmediato ocultó esas camionetas, no sabemos qué hizo con ellas”, manifiestan.

    Todos los partidos son excelentes negocios para unos cuantos, y Morena, con López Obrador a la cabeza, es quizá uno de los consorcios más lucrativos de la política nacional.

    Al respecto, connotados políticos duranguenses filtran que los principales dirigentes de Morena en Durango para las elecciones de 2018 ya están ofreciendo las posiciones plurinominales 1 y 2 de las diputaciones locales a cambio de 400 mil pesos.

    Una de las camionetas con documentación irregular que Rosendo Salgado Vázquez e Ignacio Mier recibieron de sujetos desconocidos en "préstamo" o "donadas" para ser usadas por militantes morenistas.
    Una de las camionetas que Rosendo Salgado Vázquez e Ignacio Mier recibieron de sujetos desconocidos en “préstamo” o “donadas” para ser usadas por militantes morenistas. “Tienen el número de identificación vehicular remachado”, denuncian los militantes morenistas.

    Y los militantes de Morena redondean la información sobre el financiamiento ilegal de este partido en Durango declarando a este medio informativo: “El mismo Rosendo Salgado se jacta diciendo que recibe 500 mil pesos mensuales provenientes del erario de la delegación Tláhuac”, en donde su hermano Rigoberto funge como jefe delegacional.

    En cuanto a las actividades políticas de este partido, los militantes precisan: “En este momento, quienes realmente están haciendo trabajo partidista y labor de campo son los Enlaces Distritales, Lulú Martínez, en el Distrito 2; Víctor Noriega, en el Distrito 3, y Patricia Ortega, en el Distrito 4. En el Distrito 1 el Enlace Distrital es Aldo Pacheco, incondicional de Rosendo Salgado, y es el único distrito rezagado. Aldo Pacheco, ex priísta con antecedentes muy especiales, es ampliamente conocido por tener influencia en la zona del Triángulo Dorado (Chihuahua, Durango y Sinaloa) donde tiene mucha presencia el crimen organizado”, exponen los morenistas, agregando: “Es desalentador trabajar con una dirigencia que le ha dado cabida a políticos muy desprestigiados que formaron parte de la corrupción en las últimas administraciones priístas que gobernaron Durango. Ahora, la ex panista Nancy Vázquez, fuertemente relacionada con el anterior gobierno priísta, ya es virtual candidata de Morena a diputada federal por el distrito 3”, comentan.

    También, otros políticos con historiales extremadamente deplorables forman parte del equipo del personero de López Obrador, Rosendo Salgado, como el ex diputado local del Partido Verde Ecologista, Alfredo Martínez Núñez, que en el año 2013 votó a favor de las corridas de toros y las peleas de gallos, y Karol Wojtyla Martínez, que en marzo de 2015 fue destituido como subsecretario de Desarrollo Social estatal por publicar en la red social de Facebook una fotografía vulgar y ofensiva de carácter misógino.

    Salvador Quintero Peña, ex regidor del PRI y Ulises Adame de León, ex diputado priísta y virtual candidato a senador por Morena, también integran la planilla mafiosa de Rosendo Salgado, mientras otros personajes detestables de la misma categoría y específicamente priístas ya están listos para engrosar las filas de este partido.

    El santón "izquierdista" durante su última gira en Durango a principios de octubre pasado. A su lado la impopular ex panista Nancy Vázquez y el "destituido" líder estatal Rosendo Salgado Vázquez.
    El santón “izquierdista” durante su última gira en Durango a principios de octubre pasado. A su lado la impopular ex panista Nancy Vázquez y el “destituido” líder estatal Rosendo Salgado Vázquez.

    La presencia de esta escoria política en Morena, con el consentimiento pleno de Andrés Manuel López Obrador debido a los acuerdos sucios que hizo con el anterior gobierno priísta duranguense, seguramente echará a perder la labor que han realizado sus Enlaces Distritales en los distritos 2, 3 y 4, pues los militantes inconformes manifiestan:

    “Vamos tocando puertas invitando a la ciudadanía a que se integren a Morena y lo primero que nos dicen es eso: ‘no confiamos en ustedes porque ya tienen ahí en sus filas a Nancy Vázquez, a Alfredo Martínez y a otros priístas ratas’. Hay lugares en donde de plano nos corren o ni siquiera nos abren la puerta”.

    Los morenistas indignados solicitan el anonimato pues el reglamento de Morena, impuesto por el santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador, prohíbe a sus militantes ventilar los asuntos internos de este partido en los medios de comunicación.

    El ex dirigente estatal de Morena en Durango, Carlos Medina Alemán, se ha convertido en la principal paranoia del protegido de AMLO. "Rosendo Salgado siempre anda muy nervioso y volteando a todos lados porque cree que Carlos Medina lo va a agredir", dicen los militantes morenistas.
    El ex dirigente estatal de Morena en Durango, Carlos Medina Alemán, se ha convertido en la principal paranoia del protegido de AMLO. “Rosendo Salgado siempre anda muy nervioso y volteando a todos lados porque cree que Carlos Medina lo va a agredir”, dicen los militantes morenistas.

    Esta militancia, fastidiada ya de los abusos de poder y despotismo del protegido de López Obrador, Rosendo Salgado, lo definen como paranoico:

    “Siempre anda muy nervioso, volteando a todos lados porque según él está seguro que el ex dirigente estatal morenista Carlos Medina Alemán lo quiere agredir.

    A los militantes que difieren de sus opiniones inmediatamente los corre del partido, como Alfonso Mercado, Enrique Novelo, Gustavo Pedro Cortes y el mismo Carlos Medina Alemán. En las reuniones de partido y de trabajo nos interroga sobre el uso de nuestros teléfonos celulares, quiere saber a quién le hablamos y quien nos llama; a los militantes con los que ha tenido discusiones fuertes los amenaza con mandarlos ‘levantar’ y presume de sus relaciones con gente del crimen organizado aquí en Durango y en México, en la delegación Tláhuac. Es evidente que no está en sus cabales”, denuncian.

    Con Rosendo Salgado Vázquez, el dirigente “destituido” de Morena en Durango, y el otro líder decorativo, Ignacio Mier, todo parece indicar que se repetirá la historia de las elecciones de 2016, solo que ahora, con esa alianza perniciosa ya abierta de Morena con lo peor del priísmo duranguense para buscar derrotar a la alianza PAN-PRD, lo más seguro es que terminen perdiendo su registro estatal, pues la ciudadanía de este estado norteño ya identifica al partido Morena como una falange más del priísmo, totalmente ajeno y lejano a lo que debe ser un auténtico partido de izquierda.

    Los militantes inconformes de Morena en Durango deben entender que sus denuncias en contra de Rosendo y Rigoberto Salgado nunca van a proceder por los pactos sucios que AMLO tiene con ellos y con el priísmo corrupto que gobernó esta entidad el sexenio pasado.
    Los militantes inconformes de Morena en Durango deben entender que sus denuncias en contra de Rosendo y Rigoberto Salgado nunca van a proceder por los pactos sucios que AMLO tiene con ellos y con el priísmo corrupto que gobernó esta entidad el sexenio pasado.

    Así las cosas, lo que sucede en Durango es solo un botón de muestra de cómo se conduce el jerarca nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, un político simulador que no respeta ni siquiera las sanciones que emite la Comisión Nacional de Honor y Justicia de su propio partido pues, haciéndose de la vista gorda, solapa y permite que un dirigente estatal destituido por hostigamiento sexual siga ejerciendo funciones de mando.

    Este personaje sórdido, Rosendo Salgado Vázquez, y sus hermanos, Rigoberto, Ricardo y Raúl, quienes por lo menos desde hace dos décadas han estado al servicio del crimen organizado en la delegación Tláhuac, son el vivo reflejo de la personalidad del santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador y, en los hechos, forman parte del paquete que este político de doble careta ofrece a la ciudadanía mexicana como virtual candidato de su partido Morena a la presidencia de la República.

    Y lo que los militantes duranguenses inconformes de este partido deben entender es que sus denuncias en contra de los protegidos de López Obrador, Rosendo Salgado Vázquez, y su hermano Rigoberto, el todavía jefe delegacional de Tláhuac, jamás van a proceder por ese pacto sucio que el santón “izquierdista” tiene con los hermanos Salgado Vázquez y con el priísmo corrupto que gobernó Durango el sexenio pasado. Quizá lo mejor sería que abandonaran ese barco lleno de ratas en que se ha convertido Morena en Durango y emprendieran la formación de un partido estatal o apoyaran a ciudadanos honestos impulsando candidaturas independientes… y que el santón Andrés Manuel López Obrador, sus protegidos Rosendo y Rigoberto Salgado Vázquez, y su monigote Ignacio Mier se las arreglen solos con sus pillos ex priístas.

    COMPARTIR