De la redacción de razacero.

PÁG. 4 (4). C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, secretario de Administración y Finanzas del gobierno del estado de Dursango...
C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, secretario de Administración y Finanzas del gobierno del estado de Durango, en enero de este año anunció el despido del 10 por ciento de trabajadores del gobierno estatal como medida de austeridad, así como reducciones en gastos de combustible, viáticos y telefonía para los empleados gubernamentales, pero ese mismo mes y en diciembre de 2016 su subsecretario de Administración, Luis Ignacio Orrante Ramírez, firmó contratos con la empresa Talleres Unidos Mexicanos con un sobreprecio de más de 32 millones de pesos.

El estado de Durango es quizá el más pobre del norte de la República mexicana, rezagado en varios rubros importantes como empleo y desarrollo social, en municipios como Mezquital, por ejemplo, la miseria es comparable a la de algunos países africanos y, al igual que allá, ha habido casos en los que por desgracia los niños sufren de desnutrición extrema y llegan a morir de hambre. Pero esto al parecer no les importa mucho al secretario de Administración y Finanzas del gobierno estatal, C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, y a su subsecretario de Administración, Luis Ignacio Orrante Ramírez, quienes de la manera más infame dilapidan el erario de los duranguenses favoreciendo a determinados empresarios, anteponiendo intereses particulares a los intereses públicos.

Así, de acuerdo a una investigación realizada por el equipo de razacero luego de recibir información de fuentes fidedignas de los estados de Sinaloa, Durango y la Ciudad de México, se pudo determinar lo que quizá represente la punta del iceberg de los saqueos que se realizan en esta dependencia.

El punto de partida de estos hechos comienza a principios de este año 2017, cuando el gobierno del estado de Durango, a través de la secretaría de Administración y Finanzas, da a conocer las bases de la licitación pública nacional número EA-910002998-n1-2017, para la “Adquisición de Placas y Calcomanías de Verificación Vehicular”, que se declaró desierta a pesar de que cinco empresas se presentaron a concursar, entre ellas la denominada Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V.

PÁG. 4 (1).
Carátula del contrato de adjudicación directa que el subsecretario de Administración de la secretaría de Finanzas del gobierno del estado de Durango, Luis Ignacio Orrante Ramírez, firmó con la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V., por encargo del titular de esta secretaría, C.P. Jesús Arturo Díaz Medina.

En enero de 2017, inmediatamente después de haber declarado desierta esta licitación, el gobierno del estado de Durango, bajo la figura de Adjudicación directa, otorgó el contrato a la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V., propiedad del empresario Manuel Martínez Saldaña, con domicilio en la Ciudad de México.

En este contexto, la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V., el 27 de enero de 2017 firma el contrato con el gobierno duranguense para manufacturar las más de 400 mil placas y calcomanías de identificación vehicular que esta administración estatal ha venido vendiendo a la ciudadanía, específicamente placas y calcomanías de autos, camiones y autobuses, además de otras variantes como placas para motocicletas, remolques, de vehículos para discapacitados, ecológicos y los pertenecientes al gobierno del estado.

PÁG. 4 (2).
Fragmento del contrato firmado el 27 de enero de este año 2017, en el que aparecen las cantidades y precios de las placas y calcomanías de identificación vehicular que el gobierno de Durango pagó a la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V. En la parte superior de esta (Partidas 1 y 2) se aprecia el costo de 199.52 pesos por cada uno de los 190 mil y 110 mil juegos de placas para autos, y camiones; abajo aparece el costo de 16.24 pesos por cada calcomanía, dando un total de 215.76 pesos por cada juego de placas y engomado.

Llama la atención que desde diciembre de 2016 el gobierno del estado de Durango ya había signado un contrato con esta misma empresa, también para la adquisición de diversas cantidades de placas y calcomanías.

Según los contratos de adjudicación directa números EA-910002998-n1-2017/01 y GED-SA-005/2016, el precio que el gobierno de Durango, a través de la secretaría de Administración y Finanzas, pagó por cada uno de los más de 400 mil juegos de placas y calcomanías para autos y camiones principalmente, fue de 215.76 pesos (199.52 pesos por juego de placas y 16.24 pesos por calcomanía).

Hasta aquí las cosas aparentemente parecen estar bien, hasta que de acuerdo a información obtenida de otros estados de la República pudimos constatar que esta misma empresa, Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V., ha realizado contratos de esta naturaleza y en este mismo año, con otros gobiernos estatales, como por ejemplo el de Sinaloa, al que Talleres Unidos Mexicanos en el Procedimiento de Invitación a cuando Menos Tres Personas Núm. GES IN-31/2017 le ofreció un precio de 135 pesos por cada juego de placas y engomado para autos.

Haciendo cuentas, el secretario de Administración y Finanzas del gobierno del estado de Durango, C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, y su subsecretario de Administración, Luis Ignacio Orrante Ramírez, pagaron la friolera de 80.76 pesos más por cada uno de los más de 400 mil juegos de placas y calcomanías de vehículos que adquirió con esta empresa.

PÁG. 4 (3).
Documento de la secretaría de Administración y Finanzas del gobierno del estado de Sinaloa en el que se observa que la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A.de C.V., ofrece el precio de 135 pesos por cada juego de placas y engomado, 80.76 pesos más barato que el ofrecido al gobierno del estado de Durango

Aunque las otras variantes de placas y calcomanías (de remolques, motocicletas y vehículos pertenecientes al gobierno estatal) también presentan sobreprecios, si tomamos como base el número de 400 mil autos y camiones registrados en el padrón vehicular del estado de Durango, la cifra del sobreprecio asciende a los 32 millones 304 mil pesos que el gobierno del estado de Durango pagó de más a la empresa Talleres Unidos Mexicanos S.A. de C.V., respecto al precio que esta misma empresa ofreció al gobierno del estado de Sinaloa por cada juego de placas y calcomanías de identificación vehicular.

Y lo peor de todo esto es que, conforme a fuentes consultadas, “el secretario de Administración y Finanzas, Jesús Arturo Díaz Medina, y el subsecretario de Administración, Luis Ignacio Orrante Ramírez, a sabiendas de esto han seguido dando adjudicaciones directas de contratos a esta misma empresa; hace dos meses le otorgaron otro contrato con el mismo sobreprecio, pero todavía no aparece en el portal de Transparencia del gobierno del estado de Durango”, revelan.

Desde su campaña electoral, el mandatario estatal José Rosas Aispuro Torres prometió a la ciudadanía duranguense un gobierno austero y totalmente transparente. El 14 de junio pasado el empresario Rafael Herrera Piedra, primo del ex gobernador priísta Jorge Herrera Caldera, fue encarcelado (y hasta el momento permanece preso) por fraude al patrimonio del gobierno del estado de Durango, que asciende a 24 millones 372 mil pesos, luego de las pesquisas que realizó el Consejero de Asuntos Jurídicos, Lic. Galdino Torrecillas Herrera, y la pregunta que seguramente ahora nos haremos muchos ciudadanos duranguenses será la siguiente: ¿Qué harán el Consejero de Asuntos Jurídicos del gobierno del estado de Durango, Lic. Galdino Torrecillas Herrera, la secretaria de la Contraloría, Lic. María del Rosario Castro Lozano, y los diputados del Congreso local? ¿Le fincarán responsabilidades penales al secretario de Administración y Finanzas del gobierno estatal, C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, y a su subsecretario de Administración, Luis Ignacio Orrante Ramírez, por este descalabro al erario de los duranguenses que asciende a más de 32 millones de pesos?

Algo tendrá que hacer el gobierno del estado de Durango, a reserva de que a poco más de un año de haber llegado al poder pierda su legitimidad.

COMPARTIR