Nellie Campobello

De la redacción de razacero.

Francisca Ernestina Luna Moya, conocida en el medio cultural como Nellie Campobello, nació el 7 de noviembre de 1900 en Villa Ocampo, Durango. Además de Villa Ocampo, vivió en Parral, en la ciudad de Chihuahua, y en Laredo, Texas.

Llegó a la ciudad de México en 1923. En la capital del país estudió en una escuela inglesa, tomó clases de ballet y se relacionó con importantes intelectuales y artistas. Dio a conocer en 1928 su primer libro, el volumen de poesía “Yo, versos por Francisca”, editado por ella misma. Al siguiente año esta obra fue reeditada por el doctor Atl.
PÁG. 8 (2).

Su formación de balletista la llevó a incorporarse en 1930 a la sección de Música y Bailes Nacionales de la Secretaría de Educación Pública. En 1931 fundó la Escuela Nacional de Danza, que dirigió por varias décadas. En 1943 creó el Ballet de la Ciudad de México. Publicó “Ritmos indígenas de México” en 1940, en colaboración con Gloria Campobello. Con el tema de la Revolución, escribió su obra más conocida, “Cartucho, relatos de la lucha en el norte de México”, presentada en Xalapa, Veracruz, en 1931 y financiada por el poeta estridentista Germán List Arzubide; “Las manos de mamá”, en 1937, y “Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa”, en 1940.

Esta extraordinaria narradora, coreógrafa, bailarina y fundadora de prestigiadas instituciones de danza formó parte activa de la vida cultural de México hasta la década de los años setenta, cuando de manera dramática cayó en manos de un par de vivales desalmados.

En 1984, en un boletín de prensa, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) informó que durante todo 1983, en el que la maestra Nellie Campobello, tanto por sus problemas de salud como por su avanzada edad, ya no pudo asistir a sus labores a la Escuela Nacional de Danza, recibió numerosas comunicaciones de preocupación de diversos miembros de la comunidad artística nacional e incluso de familiares de la maestra Campobello, y en todos los casos las versiones fueron coincidentes: las pocas veces que desde entonces apareció en público, se le vio en un estado físico de suma debilidad, poco consciente y siempre custodiada por Claudio Fuentes y la maestra Cristina Belmont Aguilar (quien había sido alumna de Nellie).

PÁG. 8 (3).Luego de este hecho, a sus 84 años, Nellie Campobello de manera súbita desapareció de los lugares que frecuentaba; de la misma manera, sus pertenencias y valiosas escenografías de Diego Rivera y de José Clemente Orozco fueron sustraídas de su casa por Claudio Fuentes y Cristina Belmont. Quince años después, y luego de infinidad de denuncias hechas por destacados intelectuales, artistas y familiares de Nellie, en 1998 la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal investigó y descubrió que Nellie Campobello había muerto el 9 de julio de 1986, y que había sido enterrada en el “Cementerio Progreso de Obregón”, en el estado de Hidalgo. En sus últimos años de vida fue prácticamente secuestrada por Claudio Fuentes Figueroa y su esposa María Cristina Belmont, a quienes Nellie les había dado alojamiento en su casa y, por su edad avanzada y la confianza que les tenía, también les dio poder notarial para que la representaran en sus asuntos legales, pero terminaron despojándola de todas sus propiedades, privándola de su libertad y torturándola hasta ocasionarle la muerte. Fuentes Figueroa en 1999 fue sentenciado a 27 años de prisión, pero tras apelar quedó libre dos años después de manera inverosímil.

La casa de Nellie, de la calle Ezequiel Montes Núm. 128, de la Ciudad de México, fue saqueada por este matrimonio de criminales, quienes vendieron obras de arte y destruyeron valiosos libros y documentos históricos que la escritora y bailarina resguardaba.

Los restos de Nellie Campobello fueron trasladados a su natal Durango.

Afortunadamente, muchas de sus coreografías de danzas indígenas fueron rescatadas. Entre sus obras dancísticas se cuentan: La virgen de las fieras; Barricada; Clarín; Binigüendas de plata y Tierra.

Coreografías folklóricas: Cinco pasos de danza o danza ritual; Danza de los malinches; El coconito; Bailes istmeños; Ballet tarahumara y Danza de los concheros.

Con el Ballet de la Ciudad de México: Fuensanta; Obertura republicana; Ixtepec; El sombrero de tres picos; Vespertina; Umbral; Alameda 1900; Circo Orrín y La feria, entre otras.

Junto con Martín Luis Guzmán y José Clemente Orozco fundó el Ballet de la Ciudad de México, que se presentaba en el Palacio de Bellas Artes, en el que colaboraron artistas como Carlos Chávez, Julio Castellanos, Carlos Orozco Romero y Roberto Montenegro.

Entre los muchos alumnos de Nellie Campobello destacaron: Guillermina Bravo, Amalia Hernández, Josefina Lavalle, Dina Torregrosa, Emma Ruíz, Rosa Reyna y Martha Bracho.

Nellie Campobello, mujer de carácter fuerte y corazón generoso, es un ícono nacional de la danza y de la literatura de la Revolución mexicana.

COMPARTIR