Consejos para que un hombre vista con estilo

“Me dijeron que vistiera para el trabajo que quería, entonces entré vestido mejor que el jefe”.

En la actualidad, las palabras como Moda, Estilo y Personalidad creemos que significan lo mismo, pero su definición es completamente diferente. Hoy vamos a saber qué es el estilo. Los más puristas dirían que el estilo pertenece a cada quien, que uno lo forja durante toda su vida hasta crear una identidad que hace que cada uno de nosotros tenga rasgos que lo distingan del resto. Sin embargo, la palabra se ha deformado tanto que ahora estilo es sinónimo de “ser cool” o tener clase. La ropa, el porte, y hasta la manera de actuar, hacen que una persona sea considerada culta, inteligente o divertida, y aunque en realidad no lo sea todo está en la apariencia y en la manera en que los demás nos ven. Todo comunica y así identificamos o rechazamos a alguien. Por eso te damos algunos consejos para que luzcas “con estilo”, pero más que eso: para que sepas vestir correctamente.

Image result for men style

  • Cinturón y zapatos.- Tu cinturón y zapatos deben combinar. Si tienes unos zapatos negros asegúrate de que tu cinturón sea del mismo color. Lo mismo si son cafés o azules. Si tienes colores claros o extravagantes, déjalos de usar, ya no estás en la primaria. El traje azul, plomo, gris o verde puede ir con zapatos marrones o caramelo.
  • Calzoncillos.- Aunque no lo creas, los calzones pueden resaltar todo tu sex appeal o todo lo contrario, dependiendo de cómo los utilices. Los boxers oscuros y cortos son los mejores (este tema lo puedes encontrar en la página web de éste periódico).
  • Uñas.- Son parte de tu carta de presentación, pues cuando saludas a alguien estrechas las manos y tus uñas quedan al descubierto. Corta con regularidad las de los pies y las manos, no te tomará mucho y hará una gran diferencia. Si las tienes maltratadas, dales el cuidado que requieren, no las dejes puntiagudos nunca. No las pintes, no las dejes extremadamente largas ni, por supuesto, dejes crecer la del meñique.
  • No te rasures al instante que te levantes.- Dale a tu piel tiempo para que se adapte y también despierte. Cuando lo haces inmediatamente, tu piel puede estar un poco hinchada. Si esperas unos 10 o 15 minutos o te bañas antes, probablemente le hagas menos daño.
  • Cartera.- Tu cartera no debe estar tremendamente ancha. Vacíala y carga sólo lo necesario para ese día. ¿En verdad creés que necesitarás todas tus tarjetas de crédito o de negocios todos los días?
  • Botas.- Si utilizas botas asegúrate de no amarrarlas hasta el último hoyuelo, siempre deja uno o dos libres, pues es equivalente a abotonar el último botón de la camisa.
  • Unos jeans ideales para ti.- No todos estamos hechos para utilizar skinny jeans, pues podemos terminar luciendo como un muffin. Asegúrate de que los jeans te hagan sentir cómodo, pues así te verás. Si tu espalda es robusta, por favor, deja de lado los jeans ajustados.
  • Relojes deportivos con ropa formal.- Evítalos a toda costa, es preferible no usar reloj a llevar uno poco adecuado; un reloj con correa de piel o uno mucho más discreto cambiará las cosas. Olvídate del reloj calculadora o el que tiene cronómetro cuando vayas a un evento formal.
  • Anteojos oscuros.- Olvídalos, los anteojos totalmente oscuros y deportivos están pasados de moda. Unas gafas solares horribles nos matan un look radiante.
  • Cambia los zapatos.- Usar el mismo par todos los días es lo que hace que tus pies comiencen a oler mal. Debes tener un cambio regular de zapatos.
  • No uses demasiados colores.- Mantén las cosas simples, no utilices demasiados colores y menos colores brillantes: usa un color que resalte y colores neutros para balancear la vestimenta.
  • Una combinación de corbata y camisa.- No hagas una combinación monocromática y aburrida, pues ese será siempre tu primer error. Mezcla las cosas un poco y haz que los colores contrasten.
  • Camisa y saco.- Recuerda siempre: el ancho de la corbata debe ser el mismo que el de la solapa del saco. Las solapas delgadas son más modernas, mientras que las gruesas son de la vieja escuela. Recuerda también que las camisas demasiado ajustadas podrían hacer que todos fuéramos testigos de que tus pezones tienen frío, utiliza una talla correcta que ajuste a la perfección.
  • Compra un traje.- Cuando compres un traje, el primer detalle que debes observar son los hombros. Si el saco es más ancho que tu espalda no lo compres, los hombros del saco deben terminar con los tuyos, así como la manga del mismo debe quedar unos centímetros arriba del puño de la camisa. ¿Verdad que no es tan difícil seguir estos sencillos consejos? ¡Hazlo y lucirás siempre con Estilo!

COMPARTIR