Los guadalupanos perversos

    Fernando Miranda Servín.

    El hartazgo estalló la noche del viernes 15 de diciembre, las llamadas comenzaron a llegar a nuestra redacción, eran decenas de empleados del DIF estatal de Durango: “¡Son las 9 de la noche y no nos han depositado la quincena ni el aguinaldo!”, exclamó un empleado sumamente enojado.

    “Solo dependo de mi salario, tengo una hija pequeña y no tengo para comprarle sus pañales”, informaba desesperado otro de los trabajadores afectados.

    “Ya estamos hartos de esta gente, nos hacen trabajar horas extras y se niegan a pagárnoslas”, denunciaron.

    C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, peligroso secretario de Finanzas que otorga adjudicaciones directas de contratos con sobreprecios a empresarios amigos del gobierno “del cambio”.

    “Podrán decir lo que sea del ex gobernador Ismael Hernández Deras, pero su esposa doña Gabriela, cuando fue presidenta del DIF, fue una finísima persona… nada que ver con lo que está pasando ahora. Los directivos nos dijeron que la falta de pago era por culpa del banco, pero fuimos al banco y los ejecutivos nos confirmaron que las autoridades del gobierno estatal no habían hecho el depósito correspondiente”, manifestó vía telefónica una trabajadora de esta institución.

    Por nuestra parte, hicimos la denuncia inmediata vía twitter, y otros medios de comunicación locales de esta entidad, muy pocos, hicieron eco de los reclamos de los trabajadores. Así, tuvo que haber presión para que los funcionarios del gobierno estatal de Durango, que encabeza el ya controvertido ex senador panista, José Aispuro Torres, solucionaran este problema hasta el sábado 16, pasado el medio día. Y es que en este gobierno, parece ser que las finanzas están totalmente en manos de verdaderos pillos, el principal de ellos es el titular de la secretaría de Administración y Finanzas, C.P. Jesús Arturo Díaz Medina, quien cuenta con antecedentes realmente peligrosos dentro de la iniciativa privada como ex apoderado legal de la empresa minera canadiense First Majestic Silver Corporation, que en el año 2011 fue demandada por los campesinos del ejido Tenochtitlán, del estado de Coahuila, por usurpar 2,400 hectáreas de su propiedad, extensión en la cual se encuentra una mina de plata que produce utilidades de 1,200 millones de pesos anuales. Hasta la fecha, este proceso legal continúa vigente.

    La C.P. Elvira Barrantes y la Dra. María Azucena Manzano Chaidez, han implantado un régimen de terror laboral en el DIF estatal provocando el hartazgo de los trabajadores que ya están considerando realizar paros laborales para exigir la renuncia de la directora y de varios funcionarios.

    Hoy, a 15 meses de iniciado este gobierno “del cambio”, de corte panista-perredista, el repudio de la planta laboral ya es generalizado, tanto en las secretarías como en las direcciones, sobre todo en el DIF, institución en la que ya es inaguantable la actitud prepotente y déspota de la presidenta y esposa del gobernador, C.P. Elvira Barrantes, quien junto con su hermana, Mercedes Barrantes, “asesora de administración”, y la directora, Dra. María Azucena Manzano Chaidez, han implantado un verdadero régimen de terror laboral en esta dependencia, auxiliados por un pequeño grupo de directivos de marras que conspiran en sus oficinas para seleccionar a las empleadas que van a hostigar sexualmente y a los trabajadores a los que les van a hacer la vida imposible hasta despedirlos injustificadamente.

    Con sueldos miserables de 2,200 pesos a la quincena, la mayoría de los empleados del DIF estatal de Durango tienen que soportar los abusos de poder de esta élite aborrecible que puede tener todo, menos cultura y sensibilidad social.

    Así las cosas, “a nombre del gobernador Aispuro”, como suelen decir con frecuencia estos detestables “servidores públicos”, esta estirpe ruin que “dirige” al DIF ha cometido tropelía y media en agravio de los trabajadores, que conocen perfectamente las corruptelas que cometen, desde sus negocios sucios con proveedores favoritos hasta la disposición desmedida de vales de gasolina para sus vehículos particulares.

    El prepotente e inepto secretario de Salud, Dr. César Humberto Franco Mariscal, a más de un año de haber tomado posesión de su cargo todavía no puede abatir el desabasto de medicamentos y la falta de equipo médico.

    Otra parcela de poder en manos de un patán es la secretaría de Salud, con su titular, el Dr. César Humberto Franco Mariscal.

    “En la secretaría de Salud también nos han quitado varias prestaciones que nos daban en el sexenio pasado, el desabasto es peor que cuando estaba el ex gobernador Jorge Herrera Caldera y ni siquiera hay vendas para enyesar a los lesionados”, denuncia en nuestra redacción un doctor que labora en esta dependencia al enterarse de la falta de pago a los empleados del DIF.

    También, algunos policías de la secretaría de Seguridad Pública, al mando del Lic. Francisco Javier Castrellón Garza, nos llaman preocupados porque no les han pagado su bono sexenal, que asciende a 18 mil 500 pesos anuales que les deben de entregar cada fin de año.

    Así gobierna Aispuro Torres, este profesional de la demagogia y del engaño que llegó al poder prometiendo un cambio, pero no les dijo a los electores que ese cambio sería para mal, pues traería consigo a una cauda de colaboradores prepotentes, mezquinos y extremadamente corruptos.

    Ahora, este político recientemente se pronunció en el Senado de la República apoyando, junto con otros siete gobernadores, la ignominiosa Ley de Seguridad Interior pretextando que en Durango es necesario aplicarla “por el problema que tenemos de narcotráfico”, cuando ya no es un secreto que su secretario de Seguridad Pública es el principal protector de narcomenudistas en esta entidad norteña.

    El gobernador de Durango, José Aispuro Torres, apoya la Ley de Seguridad Interior propuesta por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero su secretario de Seguridad Pública, Francisco Javier Castrellón Garza, es el principal protector de narcomenudistas en esta entidad norteña.

    Así gobierna Aispuro Torres, este pequeño aprendiz de dictadorzuelo que, al igual que los sátrapas priístas que gobernaron el sexenio pasado, también aplica la regla del “te pago para que te calles” auxiliado por una ex conductora de noticieros que tristemente ha devenido en censuradora de medios de comunicación. Y los comunicadores que no se adhieren a esta regla inmediatamente pasan a ser candidatos para sufrir alguna represalia.

    Lo extraordinario de esto es que a muchos de estos personajes nefastos, encabezados por el gobernador Aispuro Torres y su esposa Elvira Barrantes, se les vio desfilar por las calles de Durango el pasado 8 de diciembre, en peregrinación para rendirle tributo al máximo ícono religioso de los mexicanos: la Virgen de Guadalupe.

    Los perversos guadalupanos, en las calles de Durango encabezando la peregrinación para rendirle tributo a la virgen del Tepeyac, el pasado 8 de diciembre.

    ¿Qué pensará la virgen del Tepeyac sobre el comportamiento de este tipo de fieles devotos?


     

    COMPARTIR