Ernest Hemingway

De la redacción de razacero.

Ernest Hemingway fue un novelista y periodista estadounidense, cuya obra ya es considerada clásica en la Literatura del siglo XX y ha ejercido una notable influencia tanto por la sobriedad de su estilo como por los elementos trágicos.

Este talentoso personaje nació en Oak Park, Illinois, Estados Unidos, el 21 de julio de 1899.

Estudió en el River Forest High School de su ciudad natal, donde aprendió a tocar el violonchelo y formó parte de la orquesta. Se interesaba también por el boxeo y peleaba con sus compañeros en los descampados. En los estudios se destacó en Lenguas, pero sentía apatía por las otras asignaturas. Mostró sus aptitudes literarias en el diario escolar, usando el alias de Ring Lardner Jr.

Al acabar sus estudios, en 1917, no quiso ir a la Universidad, como quería su padre, ni quiso perfeccionar sus estudios de violonchelo, como le hubiera gustado a su estricta madre. Se trasladó a Kansas y en octubre de 1917 comenzó a trabajar como reportero en el Kansas City Star.

CUBA HEMINGWAY
La estatua de Hemingway en el bar La Floridita, en Cuba.

Siendo ya periodista, se alistó como voluntario en la Primera Guerra Mundial siendo conductor de ambulancias, hasta que fue herido de gravedad. De vuelta a Estados Unidos retomó el periodismo y se trasladó a París, donde conoció a E. Pound, Pablo Picasso, J. Joyce y G. Stein, entre otros. Participó en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial como corresponsal, experiencias que luego incorporaría a sus relatos y novelas.

Su labor como periodista lo influyó estéticamente en sus obras, pues lo obligó a escribir frases directas, cortas y duras, excluyendo todo lo que no fuera significativo. Su propio periodismo, por otra parte, también influyó en el reportaje y las crónicas de los corresponsales futuros.

La mayor parte de sus obras describen a héroes enfrentados a la muerte, que cumplen una suerte de código de honor, de ahí que sean matones, toreros, boxeadores, soldados, cazadores y otros personajes sometidos a presión. A este tipo de héroes Hemingway les contrapuso una especie de antihéroes, como su conocido personaje Nick Adams, basado en su propia juventud.

Tal vez su obra debe ser comprendida como una especie de romanticismo moderno, que aúna el sentido del honor, la acción, el amor, el escepticismo y la nostalgia como sus vectores principales. Sus relatos inauguran un nuevo tipo de “realismo” que, aunque tiene sus raíces en el cuento norteamericano del siglo XIX, lo transforma hacia una cotidianidad dura y a la vez poética, que influiría en grandes narradores posteriores como Raymond Carver.

Uno de los personajes de Hemingway expresa: “El hombre puede ser destruido, pero no derrotado”.

Ganó el Premio Pulitzer en 1953 por su novela “El viejo y el mar”, y al año siguiente le fue concedido el Premio Nobel de Literatura por su obra completa. Publicó siete novelas, entre las que destacaron “Adiós a las armas” (1929) y “Por quién doblan las campanas” (1940); seis recopilaciones de cuentos y dos ensayos. Póstumamente se publicaron tres novelas, cuatro libros de cuentos y tres ensayos. Varios de estos trabajos, especialmente sus novelas, son considerados clásicos de la literatura universal.

PÁG. 8 (3). Simpatizante de la Revolución cubana, en la gráfica saludando a Fidel Castro.
Simpatizante de la Revolución Cubana, en la gráfica saludando a Fidel Castro.

Ernest Hemingway, a lo largo de su vida, estuvo presente y formó parte activa en sucesos históricos como la Primera Guerra Mundial, la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial en el desembarco de Normandía y la liberación de París.

En sus últimos años de vida Hemingway vivió en La Habana, Cuba, mostrando simpatía hacia la Revolución Cubana encabezada por Fidel Castro. En 1960 sale de la isla para irse a radicar a Ketchum, Idaho, E.U., en donde se le agudiza una enfermedad genética llamada hemocromatosis, que impide metabolizar el hierro provocando deterioro mental y físico. El 2 de julio de 1961, Ernest Hemingway, víctima de una grave depresión, se suicidó disparándose con su escopeta. Ernest Hemingway es uno de los más grandes escritores y periodistas de todos los tiempos.


 

COMPARTIR