Verdades y mentiras sobre la calvicie

Todos tenemos que ser felices, porque todos somos iguales, los calvos y los que tienen pelo.

¿Por qué se produce la calvicie? La calvicie es un proceso causado de forma combinada por varios factores, entre los que destacamos:

Herencia genética: Una persona, antes de nacer, ya tiene determinado en su código genético si tendrá o no calvicie. Por la misma razón que heredamos ser altos o bajos o tenemos la nariz o el color de los ojos igual que nuestros padres, heredamos la calvicie. De todas formas, esta regla no es del todo exacta y algunos hijos de padres calvos no heredan esta característica familiar.

Factor hormonal: Nos referimos a la presencia de andrógenos u hormonas naturales masculinas. El folículo piloso está bajo control hormonal.

La edad: Con el natural proceso de envejecimiento que comporta a distintos niveles.

No obstante, además de estas causas bien conocidas de la calvicie, existen otras no menos importantes y de las que tenemos más control para eliminarlas como pacientes activos. En efecto, otras causas que influyen en la calvicie son el estado físico y psicológico del paciente (estrés, cansancio, depresión), una alimentación inadecuada y determinadas alteraciones de la piel (seborrea, hirsutismo, acné, etc.). Por último, existe una llamada alopecia cicatricial, entre cuyas causas podemos señalar los traumatismos físicos, químicos y térmicos (accidentes, quemaduras y radioterapia), o enfermedades infecciosas del cuero cabelludo.

Dentro de todo esto, se presentan dudas y preguntas:

¿Es normal que se pierdan cabellos? Lo normal es una pérdida de alrededor de 100 cabellos al día. El problema surge cuando el número es bastante mayor. Además, ese cabello se vuelve más delgado de lo normal. Esto nada tiene que ver con el cabello fino propio de algunas personas.

El uso de gorros y cascos.- Hay quién dice que el uso de gorros y cascos ahoga el pelo, al igual que sucede con la gomina. Esto es falso, ya que estos productos solo afectan el aspecto estético del cabello y no el desarrollo del pelo en sí mismo.

El lavado diario.- Otro tópico afirma que lavarse con frecuencia el cabello puede ocasionar una mayor pérdida de pelo. Se trata de otro mito, ya que el champú no penetra hasta la raíz del cuero cabelludo; por tanto, el lavado diario con champú no provoca su caída. De la misma forma, el champú de caballo no tiene ningún efecto beneficioso sobre la caída de pelo.

¿La única opción es la cirugía? Aunque existe la creencia de que el único remedio contra la alopecia es la cirugía, esta es una afirmación falsa. Existen diversos tratamientos en función del tipo de alopecia que sufra la persona.

¿Influye también el corte de pelo? Mucha gente piensa que hay que cortarse el pelo de vez en cuando para que crezca con más fuerza. En realidad no es así exactamente, pues el crecimiento del pelo tiene lugar al nivel de la raíz del folículo, debajo de la piel del cuero cabelludo, por lo que la frecuencia del corte no influye en este proceso.

Es cuestión de genes.- La alopecia andrógena viene determinada en parte por la genética, por lo que el tener antecedentes familiares hace que sea más frecuente el desarrollo de la afección. Sin embargo, hay otros factores que influyen en la alopecia, por lo que el tener un padre o abuelo calvos no implica que necesariamente una persona lo vaya a ser en el futuro.

¿El tratamiento láser ayuda? Aunque muchas clínicas ofrezcan este tipo de tratamientos, no existen evidencias para avalar el uso del láser o mesoterapia para el tratamiento de la alopecia.

Siempre y lo más importante es una valoración médica.- No hay que considerar la calvicie como un problema estético que no requiere la asistencia de un dermatólogo. Se trata de un problema que debe ser revisado, y en muchos casos existen tratamientos efectivos contra la misma. Si se quiere acabar con la alopecia, es necesario acudir con un especialista dermatólogo que diagnostique y aplique el tratamiento correcto.


 

COMPARTIR