Durango: La rebelión de los morenos

    Fernando Miranda Servín.

    Finalmente, los tratos oscuros y sucios que el máximo jerarca del partido Movimiento de Regeneración Nacional ha venido haciendo desde hace un buen tiempo con las peores falanges del priísmo han quedado al descubierto, al grado de que ya en pleno proceso electoral el santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador está siendo duramente cuestionado tanto por la ciudadanía como por la militancia morenista de varios estados de la República.

    Durango no podía ser la excepción ya que desde las elecciones de 2016 los mismos militantes de Morena denunciaron la venta de la franquicia de este partido a personeros del gobierno priísta que hasta el sexenio pasado mantuvieron el poder en esta entidad norteña.

    Hoy, ese contubernio del jerarca tabasqueño con los priístas que gobernaron Durango de 2010 a 2016 ha quedado evidenciado con la llegada a las filas de Morena de personajes harto identificados con esa ala priísta detestada por la ciudadanía duranguense, a quienes los dirigentes estatales, el de facto, Rosendo Salgado Vázquez, y el oficial, Ignacio Mier, les han dado trato preferencial llegando al extremo de darles candidaturas y puestos de mando estratégicos, relegando a los auténticos militantes que desde la fundación de este partido han hecho méritos suficientes para ganarse esas distinciones.

    El santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador, los profesores y militantes de Morena alentarán el voto a su favor, pero no por sus candidatos priístas que apenas hace unos días pertenecían a la mafia del poder.

    Recientemente, con la alianza que el partido de Andrés Manuel López Obrador hizo con el Partido del Trabajo, otro lastre se cargó a las espaldas de la militancia morenista duranguense ya que en este estado es muy bien conocido el papel que en los últimos dos sexenios ha desempeñado el líder estatal del PT, Alejandro González Yáñez o Gonzalo Yáñez, poniéndose a las órdenes de las administraciones priístas de Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera. Así, con la llegada de este personaje pernicioso a la coalición con Morena llegan también otros protagonistas del priísmo corrupto que de la noche a la mañana ya se pusieron la camiseta de “petistas” y ya están en las listas de candidatos para contender por diputaciones federales y locales.

    Volante con el que los profesores y mi litantes de Morena se manifestarán enérgicamente durante la visita de López Obrador a Durango este 8 de febrero.
    Volante con el que los profesores y militantes de Morena se manifestarán enérgicamente durante la visita de López Obrador a Durango este 8 de febrero.

    Esta promiscuidad política, obviamente avalada, autorizada y purificada por el santón Andrés Manuel López Obrador, ya tocó fondo en Durango, en donde militantes, ciudadanos, y sobre todo integrantes del sector magisterial, se manifestarán enérgicamente el día de mañana 8 de febrero, reclamándole al máximo jerarca morenista la contradicción de abrir las puertas de su partido y hacer alianzas precisamente con quienes apenas ayer pertenecían a la mafia del poder, esa mafia que tanto daño les ha hecho, especialmente a los profesores con la reforma educativa y con la represión y cárcel que algunos de ellos sufrieron en las postrimerías del sexenio pasado.

    En su protesta, los profesores y militantes de Morena alentarán a la ciudadanía a apoyar a Andrés Manuel López Obrador, más no a esos candidatos que hasta hace unos días eran priístas corruptos recalcitrantes y hoy ya son flamantes morenistas y petistas aspirantes a diputaciones y demás cargos de elección popular.

    Ante este panorama, es posible que el próximo 1 de julio López Obrador obtenga varios miles de votos en Durango, pero lo que ya es un hecho es que su partido Morena simplemente se derrumbará en esta entidad norteña.


     

    COMPARTIR