Continúa guerra sucia contra alcalde de Durango

    Fernando Miranda Servín.

    De nueva cuenta, y en una situación que ya cayó en la ociosidad, la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió un resolutivo más (de la media docena que ya ha emitido) exhortando al Congreso de Durango para que emita una sanción por los supuestos desvíos de recursos públicos que el alcalde de la ciudad de Durango, Dr. José Ramón Enríquez Herrera, habría hecho para promocionar su imagen personal en algunos medios de comunicación locales en tiempos electorales.

    Sin embargo, el nuevo fallo en cuestión señala que no existen evidencias de actos anticipados de campaña por parte del alcalde capitalino, sino solamente la aparición de este en notas periodísticas. De la misma manera, este tribunal manifiesta que no encontró evidencias de pago alguno a medios de comunicación (cheques, talones o comprobantes) que acrediten que hubo desvíos de recursos para promocionar la imagen del alcalde duranguense.

    Hoy, en un comunicado de prensa, el gobierno municipal del Dr. Enríquez Herrera manifiesta que es respetuoso de que este caso haya sido turnado por el Tribunal Federal Electoral al Congreso del estado de Durango, pero “como lo mandata la ley, el Ayuntamiento de Durango es independiente de la aplicación de las normas y el Congreso local no es superior jerárquico del gobierno municipal”.

    Por su parte, el Dr. Enríquez Herrera manifestó que espera que este tema “no se siga viendo con tintes personales y con fines de buscar beneficios políticos particulares, pues debe prevalecer la seriedad respectiva”.

    Los resolutivos infructuosos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la campaña mediática en contra del alcalde de Durango le están costando muy caro a los contribuyentes.

    Como ya se sabe, esta campaña de denuncias fallidas en contra del alcalde Enríquez Herrera se ha maquinado desde las altas esferas del gobierno estatal de Durango, de corte panista-perredista, que a través de presiones ha utilizado a la dirigente del Partido Duranguense, María Verónica Acosta, para que presente este tipo de “denuncias” ante el Tribunal Federal Electoral con el objetivo de dañar la imagen del alcalde de Durango en sus aspiraciones de ser candidato a senador por la coalición PAN-PRD-MC.

    En este contexto, ha sido muy notorio el despliegue mediático tendencioso que algunos medios de comunicación locales, muy afines al gobierno estatal, le han dado a las resoluciones que el Tribunal Federal Electoral ha emitido en este caso, resoluciones que al fin de cuentas han ido a parar a un Congreso local que no tiene facultades de ley para sancionar a este alcalde que, al decir del propio Tribunal Federal Electoral, no incurrió en ninguna de las faltas que se le imputan.

    Así las cosas, ¿cuánto nos estará costando a los contribuyentes esta campaña de desprestigio en contra del alcalde de Durango, Dr. José Ramón Enríquez Herrera?

    COMPARTIR