¿Quiénes deben tener miedo?

Muy contraproducente está resultando la campaña de miedo emprendida por el grisáceo candidato priísta a la presidencia de la República, José Antonio Meade, el padre de los gasolinazos o el padre de la pobreza del pueblo de México.

En sus promocionales penosamente tercermundistas, “ciudadanos” expresan miedo de que “El Peje” gané las elecciones.

“¿Por qué no te duermes?”, le dice un hombre a su esposa en el patético promocional. “Ya me dio pendiente. Ahora que tenemos maestras tan bien preparadas y que Julia está tan contenta, ‘El Peje’ quiere echar atrás la reforma. Ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés. Tengo miedo”, contesta la mujer.

“Tranquila, va a ganar Meade”, le asegura el esposo.

Luego de esta escena tragicómica aparece el candidato tercerón José Antonio Meade diciendo: “Confía en mí, voy a ser tu presidente y en mi gobierno los maestros van a estar mejor capacitados y mejor pagados”.

En otro spot, una señora dice: “’El Peje’ quiere sacar a los narcos a la calle, tengo miedo, ¿cómo se va a poner esto en caso de que Obrador gané las elecciones?”. Enseguida aparece Meade diciendo: “Confíen en mí, si yo gano las elecciones viviremos en paz”.

No es de extrañarse que el propio Meade haya estado a punto de orinarse de risa cuando estaba filmando estas sandeces que ni él mismo las cree, pues de todos es sabido que precisamente bajo los gobiernos del PRI y del PAN, por lo menos durante los últimos cinco sexenios, hemos vivido los años más terroríficos de nuestra historia contemporánea, con infinidad de genocidios de indígenas y estudiantes y una “guerra contra el narcotráfico” que muy lejos de combatir este flagelo ha ocasionado la muerte de más de 500 mil personas y “daños colaterales” incuantificables desde los sexenios de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

PÁG. 2 (1). La clase política podrida que ha hecho fortunas metiéndonos las manos en los bolsillos es la que realmente está aterrada de que haya un cambio en nuestro país y no pueda
La clase política podrida que ha hecho fortunas metiéndonos las manos en los bolsillos es la que realmente está aterrada de que haya un cambio en nuestro país y no pueda seguir haciendo sus negocios sucios en complicidad con empresarios voraces.

Dentro del prianismo, aparte de los horrores sanguinarios practicados por el crimen organizado y por las fuerzas armadas, policíacas y paramilitares al servicio del Estado mexicano en contra de los sectores más vulnerables del pueblo y en agravio de activistas políticos y sociales, hemos tenido que padecer también a la pléyade de secretarios de Estado y gobernadores delincuentes que, a pesar de haber saqueado miles de millones de pesos del erario, disfrutan de una impunidad insultante.

Y a lo anterior se agrega el desaseo descarado de las máximas autoridades electorales de nuestro país que en el proceso que estamos viviendo han alcahueteado los delitos cometidos por algunos de los protagonistas más destacados, específicamente los candidatos “independientes” Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco”, a quienes a pesar de haber falsificado miles de firmas de “apoyo” de ciudadanos el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les concedieron sus registros como candidatos a la presidencia de la República. ¿Qué confianza les podemos tener a estas instituciones extremadamente corruptas?

Todo lo anterior y las matanzas de Acteal y Aguas Blancas, la masacre de Atenco, los genocidios de Tlatlaya, San Fernando y los 43 de Ayotzinapa, así como los miles de desaparecidos en los últimos 30 años de administraciones priístas y panistas son un referente que a nivel internacional nos ha puesto entre los países con gobiernos más ruines del planeta. ¿Y todavía se atreve uno de los principales responsables de este desastre a querer infundir miedo en la población diciendo que si no gana las elecciones las cosas se pondrán peor?

PÁG. 2 (2). Los genocidios de indígenas y estudiantes, y los cientos de miles de muertos y desaparecidos en la guerra contra el narcotráfico es el legado de miedo que el PRI y el PA
Los genocidios de indígenas y estudiantes, y los cientos de miles de muertos y desaparecidos en la “guerra contra el narcotráfico” es el legado de miedo que el PRI y el PAN nos han dado desde hace por lo menos treinta años.

Hoy, para sorpresa de priístas y panistas (aunque lo más seguro es que ya lo sepan) muchos detractores del santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador desean que éste gane las elecciones pues a pesar de ser un político que adolece de inconsistencias muy significativas estaría más que obligado a cumplir con sus promesas de campaña, pues de no ser así el jerarca tabasqueño podría ser inclusive mucho más rechazado que el mismo Enrique Peña Nieto, de ahí que López Obrador debe saber desde este momento que de llegar a la presidencia tendrá muy pocos márgenes para cometer errores, ya que si resulta ser un fraude a los dos o tres años de su gobierno la ciudadanía podría estarle exigiendo su renuncia de manera estruendosa.

Esta es la razón por la que el simplón José Antonio Meade, el lavador de dinero Ricardo Anaya y los falsificadores de firmas Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco” tratarán de descarrilar a toda costa la campaña del jerarca sureño infundiendo miedo a los electores, cuando los que verdaderamente tienen miedo son ellos ya que desde hace por lo menos tres décadas, en contubernio con la oligarquía corrupta, se han venido beneficiando metiéndole las manos a los bolsillos a todos los mexicanos a través de los contratos leoninos que celebran con empresarios voraces y empresas fantasmas, y los tratos ignominiosos que tienen con el crimen organizado, y este festín de impunidad se les podría acabar.

PÁG. 2 (3). Margarita Zavala y Jaime Rodríguez El Bronco, los candidatos independientes falsificadores de firmas que estarán en las boletas electorales gracias adel INE y el TEPJF
Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco”, los candidatos “independientes” falsificadores de firmas que estarán en las boletas electorales gracias a la corrupciòn extrema del INE y el TEPJF. A esta clase de impunidad es a la que los mexicanos debemos tenerle miedo.

Es innegable que López Obrador no terminará con la corrupción, pero lo que sí es cierto es que esas dinastías privilegiadas de saqueadores como los Maede, los Lozoya, los Videgaray, los Salinas, los Anayas, los Zavala, los Calderón, los Beltrones y otros más que se han enriquecido brutalmente a costa del pueblo, difícilmente encontrarán acomodo y harán los negocios que están acostumbrados a hacer pues la ciudadanía simplemente no le toleraría eso al santón “izquierdista”.

Para finalizar, es por demás decir que, aparte de los ríos de sangre y saqueos millonarios que han corrido en los gobiernos prianistas, lo que realmente da miedo y vergüenza es tener un gobierno agachón que no conteste de manera enérgica y con dignidad las ofensas racistas y diplomáticas que un presidente estadounidense insolente y vulgar le hace al pueblo de México.

Esperemos que en estas elecciones el pueblo salga a votar masivamente, que se respete su voluntad y ahora sí haya cambios verdaderos en beneficio de las mayorías.


 

COMPARTIR