Racistas de EU en el poder

Los mexicanos desnacionalizados tienen inversiones en Estados Unidos por más de 34 mil millones de dólares… mejor tenerlos “seguros” y lejos del infeliciaje, pero no lejos de las ambiciones de Trump.

Gracias a un informe del Centro para el Progreso Americano (CAP), ahora sabemos que más de 200 mil armas ilegales ingresan anualmente desde los Estados Unidos y llegan a los grupos de la delincuencia organizada y de la desorganizada. Es un enorme negocio, esa cantidad es lo que más o menos conocemos, faltaría contabilizar aquellas que ingresan cada año y no nos enteramos.

Por ello, ahora también ante la presión nacional e internacional, se buscarán a los “desaparecidos” entre los más de 35 mil cadáveres que tienen en las morgues sin identificación. Son rapiditos los funcionarios para encontrar excusas y no respuestas.

Mientras los gobernadores de Nevada, Oregon y Montana se oponen al envío de tropas a la frontera con México, son muchos los intelectuales y miembros de grupos nacionalistas en el mundo que condenan a Donald Trump, al que al parecer le vale madre lo que digan; él, y solamente él, sabe cómo se operan los chantajes y sabe cómo tener a muchos políticos y funcionarios en capilla, ya que con la fuerza bancaria puede lograr congelar miles de millones de dólares de los políticos, empresarios, banqueros y malosos que tienen sus dineros en EU. Al paso del tiempo ya veremos cómo ellos mismos son los que tratarán de poner en paz a los mexicanos, a pesar de que ya nos picaron la cresta y  algunos políticos, banqueros y empresarios no solamente les picaron la cresta sino también el trasero, y esto lo sabe Trump, por ello debemos estar preparados porque se vienen tiempos difíciles, y si los mexicanos flaqueamos entonces no hay forma de hacer nada y perderemos todo por culpa de un fascista discriminador y loco como Trump.

PÁG. 3. Hasta el momento el gobierno de Peña Nieto no ha contestado enérgicamente las agresiones racistas y diplomáticas que el ofensivo presidente norteamericano Donal
Hasta el momento el gobierno de Enrique Peña Nieto no ha contestado enérgicamente las agresiones políticas y racistas que el ofensivo presidente norteamericano Donal Trump le ha hecho al pueblo de México.

Acordémonos que Trump no olvida que no pudo hacer muchos negocios en México, y que se la deben los que lo engañaron o los que no se dejaron en Quintana Roo y otras partes, por eso él mantiene una política de discriminación y de odio en contra de los mexicanos, y tan le vale madre todo que las prostitutas que le venden sus “encantos” ahora lo denuncian porque ni en eso sabe tener lealtades, y traiciona y mancilla hasta a esas mujeres, no importa que sean blancas, su desdén y odio es declarado.

Si Donald Trump busca reelección pues que haga su política en EU y que deje de chingarnos, sí… así como lo escribimos, ya estamos hasta la madre de los políticos entreguistas y poca madre que se mantienen como la Diana Cazadora, sin saber a qué le tira y con las nalgas al norte.

Con este desdén aumenta la expulsión de mexicanos a un ritmo de más de 23 por hora, y sabe que al final de cuentas esa política de militarizar la frontera permitirá que muchos “soldados voluntarios” (al estilo KKK) quemen, violen, cacen y asesinen a cientos de pobres que solamente buscan la oportunidad de tener una nueva vida, pero los racistas no se dan cuenta que con ello solamente aumentan el odio y la desconfianza de millones de personas en el mundo. Hoy en día ya se ven actos racistas de sujetos en las calles, que insultan a los latinos o a cualquiera que no sea sajón. Solamente falta que aliente a los KKK locales para que empiecen los crímenes de odio, tal como lo hicieran cuando los Kennedy y Luther King lograban con su lucha y movilizaciones alentar a los negros a una vida mejor, y a los tres los asesinaron los racistas, dejando impunes y sin investigación los sucesos de esos asesinatos, y si eso hacen con sus mandatarios y líderes sociales, ya nos podremos imaginar lo que harían con los nuestros.

Los mexicanos y demás migrantes deben saber que eso sucederá y que deben unificarse para resistir con una buena organización y consultoría legal, buscando el apoyo de los organismos internacionales y de Derechos Humanos; lo que hagan allá nuestros hermanos tiene que ser apoyado por nosotros, que no les dé miedo a los lacayos de EU las movilizaciones del pueblo, porque de otra forma hasta ellos están en peligro con esos racistas.

Que no se nos olvide que EU alentó las guerrillas, las guerras civiles y el odio en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, y son los que propiciaron a los grupos de Maras y de asesinos a sueldo que hoy, dicen, son su dolor de cabeza. Por ello nuestros pueblos están así, no es porque no sepamos trabajar, sino porque así nos dividieron y así protegieron a muy pocas familias que gobiernan y controlan las regiones que les producen las frutas para su consumo y muchas riquezas naturales. Ahora, el canal interoceánico que planean construir en México puede ser un freno a la migración del Sur o convertirse en el paso de miles y miles de latinoamericanos que buscan trabajo y seguridad en los EU, empleo que hoy existe, aunque no se puede decir lo mismo de la seguridad por las fuerzas racistas y discriminatorias que gobiernan con Trump.

Que la lección nos sirva ante los enemigos: no se puede ser modesto ni decente, hay que ponerles un freno desde el inicio, si no terminan agarrándonos el trasero y después, pues nos violan, como lo hacen con algunos funcionarios.


 

COMPARTIR