Secundaria Técnica 19, el negocio de unos cuantos

De la redacción de razacero.

No son pocas las denuncias que han aparecido últimamente en las redes sociales dando a conocer actos de corrupción cometidos al interior de la Escuela Secundaria Técnica Núm. 19, del estado de Durango, sobre todo en lo que se refiere a la falta de transparencia en los gastos de los recursos obtenidos por los integrantes de la última mesa directiva de Padres de Familia que dirigió el señor Víctor Pérez.

1).- Pizarrones en pésimo estado.
Pizarrones en pésimo estado.
2).- Puertas desvencijadas y sin chapas.
Puertas desvencijadas y sin chapas.
3).- Tomacorrientes destruidos.
Tomacorrientes destruidos.
4).- Pupitres inservibles.
Pupitres inservibles.

Ahora, un grupo de padres de familia de esta escuela, que solicitan el anonimato por temor a que sus hijos sufran represalias, denuncian ante la redacción de este medio informativo una serie de irregularidades graves que se cometen en este plantel escolar con la complacencia abierta del director, Profr. José Rosario González Ontiveros:

“La escuela en donde estudian nuestros hijos, la Secundaria Técnica Núm. 19, ubicada en la calle Vicente Guerrero, sin número, en la colonia Insurgentes, está en pésimas condiciones: no hay computadoras, muchos pupitres están en muy mal estado, con frecuencia falla la electricidad y en general sus instalaciones están abandonadas, sin mantenimiento”, manifiestan.

Pero a diferencia de lo anterior, hay espacios que funcionan a la perfección, como la cafetería y la media docena de puestos de fritangas que operan en el interior y en el exterior de la escuela, a pesar de las reglas establecidas por la Secretaría de Educación del estado de Durango y la Secretaría de Salud, en el sentido de prohibir la venta de alimentos chatarra dentro de las escuelas y en sus exteriores.

“En esta escuela, el director José Rosario González Ontiveros no hace que se cumpla esta regla, por el contrario, consiente que el Coordinador de Servicios Complementarios, Profr. Mario Muñoz, y la Profra. Guadalupe Ortiz, que da la clase de Español, administren estas actividades que para ellos se han convertido en auténticos negocios lucrativos ya que venden todos los productos a precios exageradamente caros y no rinden cuentas de las ganancias a nadie, pues la Mesa Directiva de Padres de Familia no tiene participación en esto”, exponen los padres de familia denunciantes.

En la Escuela Secundaria Técnica Núm. 19 estudian más de dos mil alumnos, a los que la Mesa Directiva de Padres de Familia les cobra una cuota de 700 pesos por derecho a la inscripción. Las Constancias de estudios, dicen los padres de familia, las cobran a 20 pesos cada una, y recientemente, en la campaña nacional a beneficio de la Cruz Roja Mexicana, las autoridades de esta escuela prácticamente obligaron a los alumnos a comprar 4 lápices de ínfima calidad a cambio de 20 pesos.

En contraste con los enormes ingresos económicos que unos cuantos perciben por las ventas de la cafetería, el regenteo de puestos de fritangas y las costosas cuotas de inscripción que cada alumno paga, las condiciones de las instalaciones de esta escuela secundaria son más que deplorables.

Los padres de familia de la Secundaria Técnica Núm. 19 esperan que el secretario de Educación, Rubén Calderón Luján, intervenga para poner en orden al director de este plantel, Profr. José Rosario González Ontiveros.

Los padres de familia esperan que esta denuncia sea atendida por el secretario de Educación estatal, C.P. Rubén Calderón Luján, aunque este funcionario del gobierno “del cambio” se ha caracterizado por su apatía, despotismo y hacer caso omiso de las distintas problemáticas que afectan tanto a profesores como a padres de familia.


 

COMPARTIR