Maduro, después de romper con el amo (EEUU) puede romper también con el esclavo (México)

1Los conservadores, los millonarios y los racistas no pueden ser tocados ni con el pétalo de una rosa. Están tan acostumbrados a mandar e imponer sus deseos que cuando algún trabajador o empleado protesta porque lo estén dañando, consideran que es un atrevimiento, una violación a las costumbres, a las reglas e incluso a la naturaleza que por nacimiento les ha beneficiado. Al nacer los principios de libertad e igualdad en el mundo, al aparecer las revoluciones, así como los jóvenes de pensamiento igualitario, las cosas cambiaron. Aquellos impulsores de la idea de “horca y cuchillo”, de “no somos iguales”, de “hay razas superiores” -a pesar de su dolor y rabia-, han tenido que entender que su mundo está a punto de ser enterrado y está naciendo otro universo en que la libertad y la igualdad será la medida de todas las cosas.

Nicolás Maduro y el pueblo venezolano enfrentan los embates de la oligarquía local patrocinada por el imperio yanqui para desestabilizar a esta nación latinoamericana y apoderarse de su petróleo.

2Los EEUU llevan más de un siglo manteniendo su dominio político y económico en todo el mundo. Recuerdo que Porfirio Díaz, el dictador mexicano (1876-1911), advertía que había que balancear las inversiones en México, facilitando capitales europeos, porque si no EEUU se tragaría al país en unos cuantos meses. Díaz peleó y conoció directamente la invasión yanqui que terminó en 1848, misma que dejó más de la mitad del territorio de México como propiedad de los EEUU. ¿Qué han hecho los EEUU después de las dos guerras mundiales (1914/1945)?, sólo obligar a todos los países de América Central y del Sur a depender de sus políticas, a obedecer sus mercados y pagar intereses por los capitales que ha impuesto en préstamos. Y no ha habido país que se salve, desde el más pequeño como Haití hasta el más grande como Brasil.

3Muchas veces se ha dicho que los yanquis no son culpables porque ellos sólo dan préstamos y que los culpables son los deudores que los piden. Obviamente no es así, ya que primero explotan y matan de hambre con negocios y saqueos a gobiernos y pueblos, luego vienen los “préstamos” como “ayuda solidaria”. ¿Recuerdan aquel Plan Marshall de 1944-1945, el plan de ayuda económico yanqui para todos los países destruidos por la guerra? ¿Recuerdan que más de la mitad de la armas para la guerra fueron vendidas a uno y otro bando por los mismos EEUU? Con razón la familia judeoalemán, los Rothschild, creadora de los primeros bancos del mundo (el de Inglaterra el más notable), llegó a decir que su familia o casa tenía tanto poder que “podía decidir cuándo se inicia una guerra y cuándo termina”.

4Así que el venezolano Maduro ha logrado expulsar al personal yanqui de su país porque los EEUU han sido indiscutiblemente los financiadores de los jefes de la oposición en Venezuela, Bolivia, Cuba, entre otros más. Lo que debe exigirse a Maduro es mucha firmeza frente a EEUU y otros países que, como México, actúan como cachorros del imperialismo. Me recuerda al imbécil de Fox defendiendo los intereses de Bush en el acuerdo denominado Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), en la IV Cumbre de las Américas, en Argentina. Ahora Peña Nieto y Videgaray hablan de democracia, cuando México es modelo de patio trasero de los EEUU. ¿No les da vergüenza que Venezuela nos ayude a los mexicanos a denunciar a nuestros gobiernos del PRI y el PAN de ser los más corruptos y asesinos del mundo? México no tiene moral porque sus gobernantes han sido ejemplo en el mundo de la más grande corrupción.


 

COMPARTIR