Corruptote en Gómez Palacio

Sergio Karim Castruita Zapata, nombramiento inútil de José Campillo Carrete

 

Juan Monrreal López.
jmonrreall@yahoo.com

Gómez Palacio, Durango.- A casi un año de que ocupara la alcaldía, José Miguel Campillo Carrete ha demostrado con creces ser mentiroso, incapaz, cleptócrata; encubridor de subalternos que ejecutan actos delincuenciales; cómplice de funcionarios que son al mismo tiempo contratistas de obra pública y prestadores de servicios del municipio; solapador de empleados -como Ricardo López Rea-, que utilizan el poder público para conseguir amantes entre el personal de la presidencia municipal; humorista negro involuntario; y, ahora, inútil en la elección de burócratas, como ilustra el nombramiento que realizó con el nuevo director de Gobierno municipal, Sergio Karim Castruita Zapata -un empleado cuya experiencia política llega al acomodo de sillas en los eventos priistas, colgar mantas, untar pegotes en los vehículos, repartir despensas condicionadas, circular utilitarios de campaña, azuzar a la gente con vivas para los candidatos tricolores, desviar fondos públicos, etcétera-, quien hasta  el pasado 30 de julio fungía como “inepto y corrupto” -así lo califican los líderes de los comerciantes-, jefe de Plazas y Mercados en este gobierno.

La instalación de Sergio Karim Castruita Zapata en el puesto más importante de la administración municipal -sólo subordinado al Cabildo y al alcalde, según el organigrama del ayuntamiento-, resultó de la derrota del titular anterior, Enrique Guerrero Castro, quien sucumbió ante el poder del secretario particular del presidente, Ricardo López Rea; ambos funcionarios confrontados por el control de las fuerzas municipales e incluso por cuestiones pasionales generadas por la disputa de “amores” de algunas trabajadoras y funcionarias del ayuntamiento, según declaraciones y pruebas presentadas por personal de la presidencia a Demócrata Norte de México.

José Miguel Campillo Carrete, gobernando con los peores, sin respeto al pueblo gomezpalatino.
José Miguel Campillo Carrete, gobernando con los peores, sin respeto al pueblo gomezpalatino.

Este fue el motivo real de la salida de Enrique Guerrero Castro de la dirección de Gobierno, no “los motivos personales” que aludió el alcalde. De hecho, “el profesor” Enrique Guerrero perdió el poder, amores y regalías frente al poderoso secretario particular del alcalde, Ricardo López Rea, quien en su círculo cercano maneja desfachatadamente la frase: “los favores especiales que le hago al alcalde me convierten en intocable”.

De hecho, todavía dos días antes del despido, Guerrero Castro fue presumido por  Pepe Campillo como “mi mano derecha, sin la que no hubiera podido hacer nada”; luego, a las 48 horas, lo corrió.

Ese fue el contexto donde se gestó el nombramiento de Sergio Karim Castruita Zapata, un joven inexperto y de carácter explosivo, cuya putatividad política ya se adjudican el jefe de Servicios Municipales, Antonio “Tony” Chincoya -un porro priista que se asume como “el único malandro de peso en la actual administración (Chincoya, dixit)”-, así como el propio López Rea.

Lo cierto es que Karim Castruita, exhibió su bisoñez desde el primer día de su nombramiento. Confesó a diversos dirigentes sociales, “no sé qué hay que hacer aquí en esta oficina. A mí me nombraron, pero no sé qué se hace (Sic)”. A 10 días de su nominación, sólo se le ocurrió reunirse con activistas del PRI en algunas colonias populares -como el Consuelo y Ricardo Flores Magón-, donde perdieron la votación el pasado proceso electoral.

El camino sucio de Sergio Karim Castruita Zapata.

El currículum del nuevo director de Gobierno es rabón, pero ya atiborrado de acusaciones de abusos e ilegalidades que le vienen de familia.

Karim Castruita se incorporó a la administración pública en el Instituto Municipal de la Juventud, en el trienio de Rocío Rebollo Mendoza, como pago a Guillermina Zapata, lideresa del PRI en la colonia El Dorado y madre de Sergio Karim, por cierto, aviadora en la nómina del DIF municipal -dirigido por la esposa del alcalde, Any Mexsen de Campillo-, donde cobra quincenalmente.

Para sumar a Karim Castruita a la nómina, le inventaron un puesto inexistente en el organigrama municipal en septiembre de 2010: Coordinador operativo del Comité Municipal contra las Adicciones (COMCA).

Sergio Karim Castruita Zapata. Pobre y negro historial.
Sergio Karim Castruita Zapata. Pobre y negro historial.

En realidad, el nuevo director de Gobierno se ocupaba de acomodar sillas en los eventos del PRI, repartir despensas, denunciar opositores en las zonas populares para que no se les entregara apoyo alguno de los programas municipales, entre otras bajezas.

Luego se sumó a la campaña de José Miguel Campillo Carrete -aunque siguió cobrando en la presidencia-, quien lo recompensó con la dirección de Plazas y Mercados, dependencia en la que en un año chocó con los locatarios del mercado municipal José Ramón Valdés. Del mismo modo, se enfrentó a los tianguistas liderados por Juan Manuel “El Cholo”, dirigente de los tianguis, El Parralito, Miravalle, El Dorado y 5 de Mayo.

Junto con esto, los locatarios del Mercado Morelos señalaron a Karim Castruita como incumplido, incapaz e indolente, según declaró Arturo Martínez Martínez, presidente de esta plaza, a quienes nunca les respetó los compromisos adquiridos.

También, habitantes de la colonia Los Álamos denunciaron que el pasado 30 de abril – Día del Niño-, el nuevo director de Gobierno, se apoderó de cuando menos 20 mil pesos de las ventas de la feria instalada en las afueras de la iglesia del Señor de la Misericordia, sin que recibiera castigo alguno por este despojo.

Además, una semana antes de ser nombrado director de Gobierno, Sergio Karim Castruita fue objeto de una auditoría; el resultado expuso faltantes de dinero cuando se cotejaron los recibos expedidos por Plazas y Mercados y el efectivo reportado a la Tesorería.

Aun así, José Miguel Campillo Carrete decidió ascenderlo pues su secretario particular, Ricardo López Rea, lo recomendó con insistencia una vez que ganó la batalla contra Enrique Guerrero Castro.

Demócrata Norte de México, entrevistó a varios  miembros del Comité Municipal del PRI acerca del nombramiento de Sergio Karim Castruita. La respuesta fue tajante: “la designación es otra de las estupideces de Pepe Campillo”, dijeron.

Por lo pronto, Ricardo López Rea presume al nuevo director de Gobierno como un triunfo particular; un eslabón combinado con “los favores especiales que le hago al alcalde, me convierten en intocable”.

De cualquier forma, Sergio Karim Castruita Zapata no durará mucho al frente de la dirección de Gobierno; su incapacidad para entender el papel de esa dependencia, más su carácter arrebatado e ignorancia, harán que se marche rápido.

Al tiempo.

 

(democratanortedemexico.com).

COMPARTIR