En Gómez Palacio y Lerdo la ciudadanía repudia al PRI

La tarjeta La Lagunera, uno de los artificios fraudulentos que el PRI utilizó para ganar las elecciones en Gómez Palacio y Lerdo.
La tarjeta La Lagunera, uno de los artificios fraudulentos que el PRI utilizó para ganar las elecciones en Gómez Palacio y Lerdo.

 

Norberto Serrano.

“A un año de su nefasto gobierno, este par de alcaldes mentirosos, pillos y corruptos de Gómez Palacio y Lerdo no han cumplido con sus promesas de campaña, como por ejemplo los ofrecimientos que hicieron con la tarjeta La Lagunera, que utilizaron en la compra de votos durante las elecciones de 2013”, manifiestan ciudadanos inconformes de La Laguna. Y es que durante el pasado proceso electoral, José Miguel Campillo Carrete y Luis de Villa, ediles priístas de Gómez Palacio y Lerdo, respectivamente, entregaron a la ciudadanía 100 mil tarjetas denominadas La Lagunera, haciéndole creer a la gente que si ganaban las elecciones les darían los beneficios que en dichas tarjetas se señalaban. Así, en el reverso de la tarjeta La Lagunera se aprecia una lista de 10 promesas que hicieron los entonces candidatos priístas, hoy alcaldes de Gómez Palacio y Lerdo: “Programa alimentario para familias de escasos recursos, servicios médicos gratuitos, medicamentos gratuitos, insumos para el campo, sistema de crédito popular, apoyo a emprendedores, becas para niños de primaria y secundaria, descuento de transporte público para jóvenes estudiantes, apoyo directo a personas con discapacidad y sus familias, y programa integral para mejora de vivienda”, se lee.

“De todas estas promesas, los dos alcaldes no han cumplido ni una, La Laguna está en el más completo abandono. Desde que tomaron posesión de sus cargos, estos ediles solo se han dedicado a saquear el erario, a extorsionar a la ciudadanía y a hacer negocios particulares con los recursos de los municipios que regentean”, denuncia un habitante de Lerdo.

“Mientras andaban en campaña ofrecieron despensas y las perlas de la virgen a la ciudadanía, y como sucede siempre, una vez que llegaron al poder se olvidaron de la gente y se dedicaron a robar. Con la tarjeta La Lagunera engañaron a miles de personas diciéndoles que si eran portadores de esas tarjetas obtendrían todos esos apoyos, siempre y cuando votaran por el PRI y este partido ganara las elecciones… pero ya lo ves, la gente votó por el PRI y estos alcaldes no cumplieron. Engañaron a la ciudadanía de la manera más vil”, recalcan.

Y las denuncias de estos ciudadanos coinciden con el sentir de los habitantes de La Laguna, conformada por los municipios duranguenses de Gómez Palacio y Lerdo, y el coahuilense Torreón, que ya desde hace tiempo vienen manejando la posibilidad de erigirse como un estado autónomo ya que los gobiernos estatales de Durango y Coahuila no les ofrecen las atenciones más elementales, como desarrollo social, servicios de salud y seguridad. “Seguimos padeciendo el problema de escasez de agua potable porque estos gobiernos no quieren invertir en proporcionarnos esta infraestructura, el desempleo ha aumentado, no hay obra pública y no hay un proyecto de crecimiento urbano por lo que las ciudades de Gómez Palacio y Lerdo no tienen ni pies ni cabezas”, comenta un habitante de Gómez Palacio que se niega a dar su nombre por temor a las represalias del grupo gobernante.

Captura 2014-09-04 at 1.17.16 AM

En Gómez Palacio y Lerdo desde enero de 2013 no hay policía municipal por el alto grado de corrupción que alcanzaron los elementos de esta corporación, y desde entonces el gobierno estatal no ha hecho nada por restablecer esta institución. Sin embargo, y a pesar de que las labores de vigilancia las llevan a cabo la Policía Estatal y la Policía Militar, los ediles de Gómez Palacio y Lerdo han recibido los recursos del Subsidio para la Seguridad de los Municipios (SUBSEMUN), que otorga el gobierno federal, y el año pasado, 2013, ascendieron a más de 10 millones de pesos. “Este año aumentó ese subsidio a 15 millones, pero ninguno de los dos presidentes municipales ha informado qué destino le han dado a ese presupuesto”, apunta un empleado del mismo municipio de Gómez Palacio.

“Los dos ediles, José Miguel Campillo Carrete y Luis de Villa, son mentirosos profesionales, llegaron al poder engañando a la ciudadanía, haciéndoles promesas que no han cumplido ni van a cumplir, por lo que en las próximas elecciones va a estar difícil que la gente se deje engañar de nuevo, ya hay mucho descontento social en esta región”, finaliza uno de los ciudadanos entrevistados en La Laguna.

COMPARTIR