“Matrimonios lésbico-gay”, ¿sí o no?

Nota aclaratoria: El día 25 de junio pasado terminé de escribir éste artículo, y aunque la Suprema Corte de Justicia de nuestra nación declaró legales los matrimonios llamados lésbico-gay, el 26 de junio de 2015 el presidente de USA, Barack Obama felicitó a la Suprema Corte de Justicia de su nación por haber declarado legales o constitucionales las uniones lésbico-gay, marcando un hito en la historia de la sexualidad humana y del respeto a las diferencias o preferencias políticas, religiosas y ahora sexuales.

Para empezar, creo que buena parte de la discusión lego-legal ha surgido por una falta de definición semántica de los términos (los cuales han sido consultados en Encarta 2009):

Matrimonio:

Institución social (sancionada públicamente) que une a un hombre y a una mujer bajo diversas formas de mutua dependencia y, por lo general, con el fin de crear y mantener una familia. Dada la necesidad que tienen los niños de pasar por un largo periodo de desarrollo antes de alcanzar la madurez, su cuidado durante los años de relativa indefensión parece haber sido la razón principal para la evolución de la estructura de la familia.

Patrimonio:

Hacienda (conjunto de bienes) que alguien tiene o ha heredado de sus ascendientes.

En resumidas cuentas, la palabra matrimonio está más relacionada con Madre (mater-matrix) y la palabra Patrimonio, más relacionada con Páter (padre) y los bienes o riquezas que habitualmente se heredan a los hijos.

Sin embargo, ambos términos han sido manejados  de una manera más o menos arbitraria, por ejemplo en el bello poema Suave patria, de Ramón López Velarde:

[quote_box_center]

…Suave Patria, vendedora de chía:

quiero raptarte en la cuaresma opaca,

sobre un garañón, y con matraca,

y entre los tiros de la policía…

¿No sería mejor: Suave Matria?

[/quote_box_center]

Los términos en que se expresa el vate jerezano son definitivamente hacia una mujer, y no solo eso sino en un sentido completamente “edípico”. Lo cual desde luego no  impide que sea considerado uno de los poemas épicos más bellos del arte mexicano.

Sexo:

Diferencia física y de conducta que distingue a los organismos individuales, según las funciones que realizan en los procesos de reproducción. A través de esta diferencia, por la que existen machos y hembras, una especie puede combinar de forma constante su información genética y dar lugar a descendientes con genes distintos. Algunos de estos descendientes llegan a adaptarse mejor a las posibles variaciones del entorno.

Sexualidad: 

La forma como cada quien expresa sus preferencias: Heterosexuales masculinas o femeninas, Homosexuales masculinos o femeninas, y bisexuales.

En resumidas cuentas, lo que se pone en juego en la homosexualidad, tanto masculina como femenina, es la sexualidad como preferencia en las relaciones sexuales, y en éste sentido estoy completamente de acuerdo con Elena Poniatowska cuando dijo en relación a las preferencias:

“Quien quiera, puede hacer lo que quiera, con quien quiera, a la hora que quiera, donde quiera, y por donde quiera”.

Quizá Elenita debió haber aclarado: siempre  y cuando ese “lo que quiera” no se realice contra niños, contra discapacitados físicos o mentales y, sobre todo, contra quienes no están de acuerdo con tal actitud, cayendo en el terreno de la violación.

Lesbos:

Isla situada al este de Grecia, en el mar Egeo. Se encuentra cerca de la costa turca (al oeste de Esmirna, actual Izmir), a la entrada del golfo de Edremit. Lesbos fue un importante centro cultural de la antigua Grecia, especialmente en los siglos VII y VI a.C., cuando vivieron la poetisa Safo y el poeta Alceo.

PÁG. 10 La poetisa Safo, de Lesbos.

Safo, la gran poeta nacida en Lesbos, merecería que en su honor las ahora conocidas como “lesbianas” fueran llamadas “Sáficas” o “Safistas”, ya que Safo era homosexual nacida en Lesbos, pero no todas las nacidas en Lesbos son homosexuales. Por otro lado, a esa isla fue a refugiarse Aristóteles después de la muerte de su esposa y de su hijita, unos dos siglos después de la existencia de Safo, y precisamente ahí fueron a buscarlo los enviados de Filipo II de Macedonia para que fuera preceptor de su hijo Alejandro, que posteriormente pasó a la historia como Alejandro Magno. Siendo homosexual, creo que a nadie se le ha ocurrido llamarles “Macedonios” a los varones que ejercen ésa preferencia de su sexualidad, o en todo caso “Alejandrinos”, en honor al Magno.

Gay: Nombre popular de los homosexuales masculinos. Otra acepción es: feliz, lleno de ligereza y alegría.

Lesbiana: Mujer homosexual.

Los mal llamados grupos lésbico-gay, al proponer, como han logrado ya, que se legalice el “matrimonio” entre parejas del mismo sexo, realmente lo que en el fondo están solicitando es también formar familias con hijos, por ejemplo una de las “lesbianas” prestarse al embarazo con donador de semen; en éste caso estaríamos hablando ya de una de las preferencias sexuales llamada “Triolismo”, o simplemente trio, cuando menos desde el punto de vista estrictamente reproductivo sin contacto sexual propiamente dicho, o bien uno de los homosexuales varones servir de donador de semen mediante masturbación y contratar un “vientre sustituto” para aprovechar la ovulación y el útero de una voluntaria (¿?) previo pago de acuerdo a “según el sapo es la pedrada”.

El matrimonio de hecho, junto con el divorcio y la separación, son fenómenos en auge, sobre todo en Estados Unidos y Europa occidental.

Las implicaciones generales del matrimonio son complejas. Legalmente los miembros de la pareja a menudo no tienen muy definidos sus derechos conyugales y paternales. Esta situación también afecta a los derechos individuales en lo que se refiere a los impuestos o herencias.

En cuanto a las “preferencias” éstas ocurren no solo en los seres humanos sino en ciertas condiciones en la vida animal; por ejemplo, no es raro que en los gallineros sin gallo la gallina más pesada adopte la actitud  de “gallo” y “pise” a las demás  gallinas, pero cuando les arriman a un gallo la gallina “homosexual” rápidamente se apunta con el gallo para ser pisada. Lo mismo sucede en los confinamientos humanos, en reclusorios, monasterios o seminarios.

A un familiar le regalaron una parejita de perros blancos muy peludos y los llevaron a cortarles el pelo para raparlos y dejarlos casi pelones, con motas en la patas. A esta pareja no les habían cortado el pelo nunca y se “hacían la lucha” entre sí; después de cortarles el pelo, el primo se dio cuenta que eran machos los dos y desde entonces fueron bautizados como “el porno” y el “gráfico”.

En este orden de ideas, una especie de hiena está dotada de una vagina que puede protruir en algunas épocas del año, dotada de cuerpos cavernosos como el pene, y de esa manera tienen relaciones con fines “recreativos”, no reproductivos, ante la mirada asombrada de los machos, que intentando entrarle al juego son ahuyentados y agredidos por la manada de hembras, quedándose como el chinito, “nomás milando”, ya que los machos no tienen algún mecanismo homólogo.

En cuanto a la adopción o procreación con donante de esperma en homosexuales femeninas o de óvulo y vientre sustituto, en los masculinos, es otro cantar porque se está metiendo en el asunto a alguien que no tiene posibilidades de su particular aceptación de la condición de los adultos.

Considero que un ser humano debe tener derechos desde el momento de su concepción y su posterior nacimiento. No es posible que no se den cuenta que una cosa es el sexo y otra la sexualidad Humana

Por otro lado, lo más seguro es que estos niños van a tener problemas de “bullying”, tanto psicológico como físico. En todo caso es demasiado arriesgado opinar lo que va a suceder con éstos niños al crecer y enfrentarse a una sociedad no preparada para  valorar los nuevos tipos de “familia”.

En lo personal, considero que un individuo requiere tener los modelos físicos y psicológicos de un padre y de una madre, no puedo entender cómo dos mujeres homosexuales pueden adoptar ambos roles de la educación infantil, mucho menos en los homosexuales masculinos.

Una cosa muy diferente es la llamada madre soltera que también puede ser divorciada y que tiene que adoptar el papel de madre y padre, y mis respetos para ellas y para ellos, los padres solteros.

Mis respetos para quien con valentía promueve sus derechos de unión conyugal de tipo homosexual; no obstante, deben ir valorando: El divorcio, la viudez, las posibilidades de agresión conyugal de parte del más fuerte hacia el más débil, la posibilidad de agresiones mortales contra el más rico (a), etc.

Al César los que es del César y a Dios lo que es de Dios.

No debe confundirse la unión conyugal entre homosexuales masculinos o femeninos desde el punto de vista civil con el matrimonio religioso, ni Norberto debe rasgarse las vestiduras por éste tipo de unión conyugal; en cambio, sí está en libertad de tomar en cuenta su terreno, que es el matrimonio religioso, por eso cuando los grupos lésbico-gay fueron a pedirle que los casara por la iglesia, los mandó con todo su derecho por un tubo y, además, les dijo ¿y no quieren que también los case con sus perros?

(drsalas_22@hotmail.com). 

COMPARTIR