Fernando Miranda Servín.

Pocas carreras políticas han caído tan predecible y aparatosamente como la del cacique petista Alejandro González Yáñez o “Gonzalo Yáñez”, dirigente estatal de este partido en Durango desde principios de la década de los años ochenta del siglo pasado. Originario del Distrito Federal, “Gonzalo Yáñez” sentó sus reales en esta entidad norteña haciendo del Partido del Trabajo una institución sumamente elitista y cerrada en la que solamente él tomaba las decisiones y asumía todas las candidaturas habidas y por haber, siendo diputado local, presidente municipal, diputado federal en dos ocasiones, senador y candidato perdedor a gobernador, diputado local y diputado federal durante todos estos años.

“Gonzalo Yáñez”, durante más de 30 años fue más el daño que le hizo a Durango que los beneficios que le dio.
“Gonzalo Yáñez”, durante más de 30 años fue más el daño que le hizo a Durango que los beneficios que le dio.

De 1992 a 1998 “Gonzalo Yáñez” toca la gloria en la vida política duranguense al ser elegido presidente municipal de la ciudad de Durango, de 1992 a 1995, apoyado por el presidente priísta Carlos Salinas de Gortari, hecho por el que se ganó el mote de “Gonsalinas”; en 1997 fue diputado federal y candidato a gobernador en 1998. Pero a partir de este año la ciudadanía deja de confiar en su aparente izquierdismo auténtico ya que al ir superando en las preferencias electorales a su contrincante priísta, Ángel Sergio Guerrero Mier, “Gonzalo Yáñez” abandona la campaña argumentando que sufría “depresión”, causando malestar y levantando sospechas en la ciudadanía. Años más tarde, en las elecciones de 2010, se harían evidentes los tratos oscuros que “Gonzalo Yáñez” tenía con los gobiernos priístas estatales al negarse a que su partido, el PT, formara parte de la coalición Durango nos une, integrada por el PAN, el PRD y Convergencia, que apoyaron como candidato único al actual senador panista José Rosas Aispuro Torres, quien perdió esas elecciones por un margen muy cerrado de votos debido al fraude electoral perpetrado por los priístas. En aquél año, la opinión pública y la percepción ciudadana fueron unánimes y contundentes: si el PT de “Gonzalo Yáñez” hubiera aceptado esa alianza los votos de este partido hubieran sido decisivos para que la coalición Durango nos une ganara la gubernatura.

Desde este momento, Alejandro González Yáñez comenzó a cavar la tumba del PT en el estado de Durango ya que en las elecciones siguientes de 2013, por su contradicción política al hacer alianza con el PAN los electores le negaron el voto mayoritario para ser diputado local; y en 2015, a pesar de haber sido el candidato a diputado federal que más dinero dilapidó en anuncios espectaculares y spots de radio y televisión, violando el tope de gastos de campaña, nuevamente la ciudadanía duranguense le negó el triunfo, influyendo en buena parte esta derrota para que el PT perdiera su registro a nivel nacional por esos 3 mil votos que le hicieron falta a este partido para seguir manteniéndose en la nómina del Instituto Nacional Electoral y seguir enriqueciéndose sus jerarcas a costa del dinero de los contribuyentes.

Agresivo, déspota, prepotente, grosero y discriminador son algunos de los calificativos que profieren las personas que por alguna razón han tratado con este personaje, como militantes y empleados del PT, ciudadanos, periodistas y políticos locales.

De carácter irascible y ofensivo, “Gonzalo Yáñez” es conocido por la sociedad duranguense por engañar y estafar a proveedores y prestadores de servicios, a quienes inclusive llegó a “pagarles” con cheques sin fondos.

Y lo peor de todo para “Gonzalo Yáñez” es que, de acuerdo a las leyes electorales, por no haber registrado el PT duranguense a más de 20 candidatos en las elecciones de 2013 no podrá competir a nivel local en las elecciones de 2016, aunque en estas elecciones de 2015 haya obtenido más del 3% de votos.

Otra característica que tiene este dirigente petista es la de ofender a las personas que sufren de obesidad. “¡Quítenme a esa pinche gorda asquerosa de mi vista!” y “no dejen que se me acerquen señoras con niños mocudos”, eran frases que constantemente les decía a los integrantes de su equipo durante las campañas electorales en las que siempre participaba.

El principal estratega político de MORENA-Durango, Carlos Medina Alemán, con Tomás Sánchez, Gustavo Pedro Cortés y Roberto Rangel, importantes ex petistas integrados ya al proyecto lopezobradorista.
El principal estratega político de MORENA-Durango, Carlos Medina Alemán, con Tomás Sánchez, Gustavo Pedro Cortés y Roberto Rangel, importantes ex petistas integrados ya al proyecto lopezobradorista.

Así, debido a su temperamento conflictivo, al que algunos de sus ex colaboradores cercanos catalogan como  severamente inestable o bipolar, “Gonzalo Yáñez” se fue quedando solo ya que los principales cuadros de su partido desde hace mucho tiempo lo abandonaron, como aquellos políticos de izquierda, fundadores del PT en Durango, conocidos junto con él como “Los 4 magníficos” (Marcos y Juan Cruz, Gustavo Pedro Cortés y Primitivo Ríos). Los hermanos Marcos y Juan Cruz emigraron al PRD y Gustavo Pedro Cortés, junto con la Organización Campesina Democrática Plan de Ayala (OCD), antes del proceso electoral del pasado 7 de junio se integraron al partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), ya bajo la conducción del político izquierdista Carlos Medina Alemán.

Para las elecciones del 7 de junio casi todos los cuadros y dirigentes petistas ya habían renunciado o habían sido corridos por el paranoico cacique “Gonzalo Yáñez”, quien realizó una campaña electoral sumamente ostentosa con anuncios espectaculares en más de treinta puntos del distrito federal 04, que comprende la capital de Durango.

La campaña despilfarradora de “Gonzalo”. Tres espectaculares en menos de trescientos metros.
La campaña despilfarradora de “Gonzalo”. Tres espectaculares en menos de trescientos metros.

Sin embargo, su campaña fue más mediática que de contacto directo con el pueblo pues desde sus primeros mítines no logró convocar ni siquiera a un centenar de personas, recurriendo en más de una ocasión a pagar fotomontajes en algunos medios de comunicación locales que reportaban supuestos actos de campaña concurridos.

Y aunque con su voto duro el PT de “Gonzalo Yáñez” penosamente pudo superar el 3% de la votación a nivel local, en el espectro nacional este partido no logró obtener ese porcentaje por lo que automáticamente perdió su registro. Y lo peor de todo para “Gonzalo Yáñez” es que, de acuerdo a las leyes electorales, por no haber registrado el PT duranguense a más de 20 candidatos en las elecciones de 2013 no podrá competir a nivel local en las elecciones de 2016, aunque en estas elecciones de 2015 haya obtenido más del 3% de votos.

Desesperado, en las elecciones del 7 de junio pasado “Gonzalo Yáñez” ordenó a sus promotores del voto que engañaran a los electores de las comunidades lejanas de Durango, diciéndoles que no votaran por MORENA, que el verdadero partido de López Obrador era el PT. 

Así las cosas, salvo que el PAN, el PRD o el Movimiento Ciudadano lo adopten, “Gonzalo Yáñez” no podrá ser candidato nuevamente, cosa que se ve casi segura ya que, por las experiencias que han tenido con este político indeseable, difícilmente alguno de estos partidos le daría asilo.

Como aquí lo pronosticamos en la edición número 68 de la primera quincena de abril de 2015, con nuestro encabezado titulado “MORENA se libera, el fin de Gonzalo Yáñez”, la caída de este cacique tuvo su origen en la traición que quiso perpetrar en contra de Andrés Manuel López Obrador, fundador de MORENA, ya que “Gonzalo Yáñez” era quien manipulaba al MORENA duranguense a través de la mafia petista que incrustó en este partido desde su formación a nivel local, imponiendo a María de Jesús Páez Güereca como presidenta del comité estatal de MORENA-Durango.

4 meses antes de las elecciones del pasado 7 de junio, Páez Güereca se presentó en México ante el dirigente nacional de MORENA, Martí Batres, para decirle que no tenía perfiles de candidatos para proponer en dichas elecciones, causando el enojo de Martí Batres y del mismo López Obrador, quienes intuyeron que las intenciones de “Gonzalo Yáñez” eran dejar sin presencia a MORENA en Durango para que sus simpatizantes votaran por el PT mediante una campaña engañosa, utilizando la figura de AMLO.

Por esta razón, López Obrador actuó de inmediato ordenando la destitución del comité directivo estatal de MORENA-Durango, integrado por la mafia petista, y nombrando al principal adversario político de “Gonzalo Yáñez”, Carlos Medina Alemán, como Delegado Especial de MORENA, en sustitución de todo el comité estatal corrompido.

1?Q?los_Medina_Alem=E1n_MORENA_podr=EDa_ob?= tener varias diputaciones y alcaldías en las elecciones de 2016.
Bajo la batuta de Carlos Medina Alemán MORENA podría obtener varias diputaciones y alcaldías en las elecciones de 2016.

En este contexto comenzó la debacle de “Gonzalo”, ya que los primeros golpes que le asestó Carlos Medina Alemán fue organizarle tres recepciones masivas a López Obrador, el 29 y 30 de enero, en Gómez Palacio, Vicente Guerrero y Durango, y articular la selección de candidatos y registrarlos ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana para contender en las elecciones del pasado 7 de junio, demostrándole a Martí Batres y a López Obrador que en Durango sí había perfiles que ofrecerle a la ciudadanía.

Posteriormente, Carlos Medina lograría conseguir la adhesión a MORENA-Durango del principal cuadro político del PT, encabezado por el líder de la Organización Democrática Campesina Plan de Ayala, Gustavo Pedro Cortés, afiliándose al partido lopezobradorista más de 2 mil campesinos, que junto con su representante ya estaban fastidiados del cacicazgo de “Gonzalo”.

De oficio político fino e identificado con la auténtica izquierda, Carlos Medina de inmediato comenzó a hilar alianzas con esos sectores sociales que no se habían acercado a MORENA por la presencia nociva de la mafia petista, que bajo las órdenes de “Gonzalo” mantenía a este partido en el ostracismo político; así, ciudadanos, destacados intelectuales y líderes de opinión rápidamente engrosaron la lista de afiliados y simpatizantes de MORENA.

En este esquema, y ya en pleno proceso electoral, Carlos Medina Alemán, a pesar de los obstáculos que le pusieron el partido en el poder, el PRI, el PAN y los mismos partidos de “izquierda”, y los desencuentros que tuvo con algunos de los candidatos de MORENA que se rehusaron a seguir sus instrucciones, logró posicionar a MORENA como la tercera fuerza electoral en 10 municipios del estado, formando cuadros que en 2016 probablemente coloquen a este partido como la segunda fuerza política de Durango, con posibilidades de obtener varias alcaldías y diputaciones locales.

4 meses le bastaron a Carlos Medina Alemán para darle un giro de 180 grados a MORENA-Durango y revelarse como un estratega político de altos vuelos.

En agosto próximo se llevarán a cabo las asambleas distritales, y posteriormente la asamblea estatal, en la que habrá de elegirse al nuevo comité de MORENA-Durango y, a reserva de que haya un terremoto o un tsunami en esta entidad norteña, todo parece indicar que Carlos Medina Alemán será el nuevo presidente del Comité Directivo Estatal de MORENA, por los resultados extraordinarios que obtuvo en las pasadas elecciones. Y de hecho ya lo están considerando así en la dirigencia nacional de MORENA en donde, según fuentes consultadas, le han pedido a Carlos Medina Alemán que comience ya a coordinar la revisión de perfiles para proponer a los candidatos que habrán de contender representando a MORENA-Durango en las elecciones de 2016.

Aunado a todo lo anterior, el pasado 9 de julio Carlos Medina Alemán asestó otra estocada mortal a “Gonzalo Yáñez” incorporando a MORENA a dos de los principales coordinadores del PT: Roberto Rangel y Tomás Sánchez, cuyos liderazgos aglutinan a más de 20 colonias populares de la ciudad de Durango, que ven en la postura de Carlos Medina Alemán una real apertura democrática para alcanzar el poder y realizar verdaderos proyectos sociales que saquen de la pobreza en la que se encuentran miles de duranguenses.

También, según fuentes fidedignas, connotados ex perredistas se integrarán a las filas de MORENA.

Acabado y desprestigiado, Gonzalo Yáñez es un cadáver viviente al que difícilmente algún partido político querría postular para un cargo de elección popular.
Acabado y desprestigiado, Gonzalo Yáñez es un cadáver viviente al que difícilmente algún partido político querría postular para un cargo de elección popular.

Y mientras la figura de Carlos Medina Alemán emerge como principal operador político de la verdadera izquierda en Durango, Alejandro González Yáñez o “Gonzalo Yáñez” ha parecido enloquecer pues luego de anunciarse oficialmente la vergonzosa pérdida de registro del PT, el pasado 17 de junio el Instituto Nacional Electoral eligió a los interventores y auditores que habrán de resguardar y decomisar las propiedades y cuentas bancarias de este partido para liquidar a sus empleados, pagar las deudas que deba a proveedores y acreedores y, en caso de que haya remanentes, devolverlos a la federación, pero “Gonzalo Yáñez” ha desaparecido de la escena política duranguense negándose maliciosamente a devolver en tiempo y forma las propiedades y cuentas bancarias del PT estatal.

“Tuvo que venir Silvano Garay, uno de los dirigentes nacionales del PT, para conminarlo a que regrese todo, pero ‘Gonzalo’ se escondió y se negó a recibirlo, y hasta la fecha no aparece, nadie sabe en dónde está”, comenta un ex petista. Y, según ex colaboradores de “Gonzalo”, solamente él sabe cuántas propiedades tiene el PT duranguense y a cuánto asciende su cuenta bancaria ya que durante más de 30 años hizo uso discrecional de ellas. “Parte de su enorme mansión del kilómetro 8 de la carretera a Parral la edificó con recursos del PT, y el taller de artes gráficas de la calle Alberto Terrones cuenta con maquinaria cuyo valor es superior a los 2 millones de pesos; aparte, se desconoce cuántos bienes inmuebles adquirió y cuánto dinero del PT tiene en el banco ya que no le rendía cuentas a nadie”, comenta uno de los ex petistas que hoy militan en MORENA.

_c=FApulas_blancas,_construida_c?= on recursos del PT, es decir, con el dinero del pueblo.
La famosa finca monumental de las cúpulas blancas, propiedad de “Gonzalo Yáñez”, construida con recursos del PT, es decir, con el dinero del pueblo.

Así, aferrado a algo que ya no existe y que él mismo destruyó, “Gonzalo” retiene en su poder propiedades y dinero que ya no le pertenecen, desconociéndose su paradero y abandonado por los principales colaboradores que por muchos años le dieron fuerza. “Hasta su esposa lo abandonó, desde hace tiempo salió huyendo de Durango por la violencia intrafamiliar que éste ejercía sobre ella y sus hijos, a quienes obligaba a aprenderse de memoria un libro de política cada ocho días”, remata el ex colaborador, que conoce al pie de la letra la vida y el comportamiento de este personaje sórdido, del que por fin la ciudadanía duranguense se ha librado.

COMPARTIR