La mafia del Centro Histórico

Raúl Flores Martínez.

A pesar de que las autoridades de seguridad de la Ciudad de México siguen negando la existencia de organizaciones criminales o de grandes cárteles en la capital del país, hay algunas operando y utilizan colonias o calles para establecer sus centro de operaciones, al igual que centros comerciales.

Información filtrada de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal señala que en estos momentos se lleva a cabo una investigación en algunas colonias del primer cuadro de la ciudad, como son Tepito, Centro, Morelos, Lagunilla y Guerrero donde se ha detectado a un grupo de delincuentes dedicados a la extorsión, homicidio, secuestro, trasiego y venta de estupefacientes al menudeo.

De acuerdo con las indagatorias basadas en detenciones y denuncias de comerciantes establecidos, la organización denominada “La Unión de Betito” o la “B”, está encabezada por un sujeto apodado “El Betito” o “Mini Aleks Syntek”, quien ha sido identificado por las autoridades locales.

El perfil de este delincuentes es de 1.60 de estatura, piel blanca, obeso, calvo y con barba; este sujeto para evitar ser detenido cambia el apodo a “Chocorrol” o “Farsante”. Su lugarteniente es conocido con el sobrenombre de “El Pulga”, piel morena, 1.65 de estatura, con tatuajes en ambos brazos; el tatuaje que más sobresale es el de la mano derecha, donde tiene marcados los huesos.

Otro de los involucrados en esta organización son: Joshio Centeno Pérez, alias “El Japonés”, Alberto Fuentes Castro, alias “El Elvis” o “El Bizco” y Eduardo Ramírez Tiburcio, alias “El Chore”, todos con antecedentes penales y acusados de robo de joyerías en el Centro Histórico.

 Las policías corruptas del corrupto jefe de gobierno del D.F., protectoras de bandas criminales.
Las policías corruptas del corrupto jefe de gobierno del D.F., protectoras de bandas criminales.

Testimonios de comerciantes señalan que estos delincuentes han sido ubicados en la vecindad marcada con el número 62 de República de Paraguay, en la colonia Centro. La fachada de este inmueble es de color mamey, con ocho ventanas y una puerta color verde.

Otros integrantes de esta organización delictiva son conocidos como: “El Uriel”, “El Manzano”, “El Troll”, “El Huguito”, “Mi jefe”, “El Ramón”, “El Caca”, “El Fernandito”, “El Loco Fresa”, “El Cara de Perro”, “El Chinito”, “El Joaquín”, “El Chino” y “El Papis”, los tres últimos han sido ubicados en la Cerrada de González Ortega, en la zona de Tepito.

Uno de los centros de operaciones de esta organización criminal se ubica en un bar dentro de la zona conocida como La Ronda, a un costado de la avenida Misterios; ahí los delincuentes planean sus asaltos.

La averiguación previa FCUH/CUH-4/T1/512/15-08 da a conocer que el 4 de agosto del año en curso 25 sujetos armados recorrieron calles y puestos de Santo Domingo, en la colonia Centro, donde amedrentaron y exigieron cuotas de 800 a mil pesos semanales.

Algunos comerciantes se negaron a dar estas cuotas y el resultado fue su muerte. El 5 de agosto, en el cruce de Perú y Leandro Valle, fue asesinado el comerciante impresor Armando Ramírez. En tanto, Víctor Manuel y Fabián, comerciantes de Santo Domingo, fueron asesinados el 6 de agosto tras oponerse a las extorsiones.

Estos delincuentes se trasladan a los municipio de Tlalnepantla, Naucalpan y Ecatepec a reclutar nuevos sicarios, principalmente jóvenes con algún tipo de adicción.

Cabe resaltar que esta organización está siendo protegida por algunos comandantes de la Secretaría de Seguridad Pública y Procuraduría capitalina, a quienes entregan un pago semanal para evitar ser detenidos.

Con estos datos que se tienen dentro de la Procuraduría capitalina desde el 2010 no se ha podido actuar contra esta organización que crece día con día, a pesar de las distintas denuncias que realizan los comerciantes del Centro Histórico.

(El Arsenal).

COMPARTIR