El consumo de verduras y frutas podría reducir las visitas médicas. Pero, lamentablemente, no toda la gente gusta del sabor de las legumbres y las rechaza ignorando sus beneficios nutritivos y la posibilidad que brindan para afrontar enfermedades.

La zanahoria y sus virtudes

Son una excelente fuente de riqueza por su contenido, que ocasiona varios efectos altamente favorables.

Contenidos:

Expertos del Wolfson Gastrointestinal Laboratory, en Edinburgo, Escocia, han descubierto que las zanahorias reúnen mucho betacoreno y fibra, elementos que ayudan a impedir el cáncer y a reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón.

Colesterol

En uno de los primeros estudios, estos científicos midieron los niveles de colesterol de cinco empleados de hospital, cuya edad oscilaba entre los 25 y 41 años. Los empleados, dentro de su dieta, incorporaron a diario 200 gramos de zanahorias crudas durante tres semanas. Concluido el periodo disminuyeron el colesterol en alrededor del 11%.

Un alimento imprescindible

Se sabe que el colesterol (malo) alto es un motivo importante de cardiopatía, de ahí que los expertos recomendaron la inclusión de zanahorias en una lista de “alimentos imprescindibles” para enfrentar los problemas cardíacos.

Una mejor razón: reduce probabilidad de ataque cardíaco

Pero más aún, se constató que independientemente de su impacto sobre el colesterol, las zanahorias mantienen su atributo de bajar la factibilidad de sufrir un ataque al corazón. Se trata de un reciente hallazgo de especialistas suecos.

Coágulos

Esto es así porque el consumo habitual de zanahorias interviene en las cuadrillas de reparación celular que se trasladan por las arterias: el inhibidor del activador de plasminógeno (PAI-1 por sus siglas en inglés); es decir, mientras se forman coágulos, contribuye a eliminar su peligro disolviéndolos, según los investigadores de Suecia.

Las dos sustancias acostumbran a contrarrestarse. Ya hace unos cuantos años se comprobó que las personas con niveles altos de PAI-1 -el formador de coágulos- se exponían más a ataques al corazón.

Los suecos se dieron a la tarea de buscar una forma natural, el seguimiento de una dieta, para que decreciera el PAI-1 alto.

La importancia de las raíces en la alimentación

Los resultados fueron alentadores e interesantes: cuantas más raíces, como la zanahoria, consume la gente se eliminan los coágulos peligrosos en el torrente sanguíneo y menor es la cantidad que alcanza el PAI-1.

Se verificó este dato: quienes comían seis o más porciones de tubérculos en el transcurso de una semana -crudos o cocidos- podían descartar ataques cardíacos, en comparación con aquellos que no los incluían en su dieta.

(tosomarcelainfosalud-sofia.overblog.es).

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR