Belen Orta.

Al parecer, el achiote, que fue utilizado por las tribus antiguas como pintura corporal y ahora es usado para la elaboración de algunos platillos y como colorante de alimentos, contiene un compuesto que previene la formación de las células de cáncer causadas por la radiación ultravioleta. El compuesto en cuestión se llama bixina.

En las pruebas los animales fueron inyectados con bixina y mostraron una reacción mucho menor a la radiación UV en comparación al grupo que no fue inyectado.

El investigador Georg Wondrak supone que al suprimir las quemaduras de sol evita la formación de cáncer. El siguiente paso es ver si el mismo efecto se puede reproducir en seres humanos.

Teniendo en cuenta que el achiote ya está aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) como seguro para el consumo humano, las pruebas en humanos pueden comenzar muy pronto.

El achiote podría resultar un ingrediente clave de un nuevo súper protector solar, que trabaja desde adentro hacia afuera, en lugar de ser untado sobre la piel. Los investigadores creen que podría estar listo en unos cinco años.

(ladistracciondeldia.blogspot.mx).

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR