Carta de un ciudadano duranguense

Cartas a la redacción

Un cordial saludo señor Fernando Miranda, director del periódico razacero.
Le solicito publique la presente en su prestigiado medio de comunicación: 

Le agradezco la oportunidad que brinda a sus lectores para expresar su opinión, y le felicito por no ser su publicación uno de tantos medios locales que casi le rinden pleitesía al gobierno local en turno, porque eso de ser crítico de autoridades en estos tiempos vaya que es muy difícil, además de peligroso.

Para mejor, aunque breve identificación, le diré que radico aquí en la ciudad de Durango en forma estable desde hace 10 años, pero soy originario del Distrito Federal (no me gusta el cambio de nombre). Llegué al estado de Durango hace 47 años, tiempo en que he visto la muy lenta evolución de esta entidad.

No soy todavía asiduo lector de su revista, así como tampoco comparto algunas ideas en varios contenidos o editoriales, pero tengo absoluto respeto por todos ellos, sea cualquiera su ideología, porque la tolerancia es parte primordial de la democracia que deseamos.

Respecto a los artículos que ha publicado sobre el candidato priista a gobernador del estado, aclaro que mi opinión será sobre su ejercicio político, porque como a todas las personas, mis respetos.

CUVm_z-UAAAG6R_
El asta bandera más grande del país.

Estoy de acuerdo en que es un candidato de lo peor (si es que alguna vez el PRI tuvo alguno ya no bueno, sino mediano) con que el partido en el poder nos ha podido ofender, porque si durante su trayecto como “presidente municipal” no hizo algo que realmente valiera la pena mencionar, si llegase a gobernador, sería la continuación de los rapaces que tienen a Durango como el estado más pobre del norte del país, porque junto con el dizque todavía gobernador, hacen tanta alharaca de que tenemos el asta bandera más grande del país, que tenemos unos puentes gemelos de ensueño, que un modelo de alberca olímpica, etc., que no son más que obras de relumbrón.

Ya no se diga de las obras útiles que ESTAN OBLIGADOS a realizar, hay que ver cómo se les quema incienso, pero han sido tan pocas que, en resumen, esa pareja de priistas han tenido un gobierno de un color gris ridículo, porque es una tristeza y vergüenza ver cómo estados vecinos han tenido un desarrollo más que notable cuando hace casi 50 años estaban a la par de atrasados que nosotros.

bachesVolviendo al “doctor” candidato, sería interesante saber si hubo algún trato comercial con Cisjordania (si es que Esteban Villegas sabe dónde está ese país), pues ya de perdida hubiera hecho un intercambio de bicicletas (Don Nabor, y desde luego con su respectiva comisión) por camellos, pues estos animalitos serían más resistentes a la gran cantidad de albercas (antes llamados baches) que abundan en la ciudad, o tal vez serían una atracción extra en los espectáculos que presentan en Villa del Oeste.

Pero en fin, gobernadores van y gobernadores vienen, pero Durango no se mueve ni se moverá mientras exista, por un lado, el grupo de rapiña que saquea, de delincuentes y oportunistas agrupados en el PRI, y por el otro lado, el panorama de que los ciudadanos y otros partidos de oposición no seamos capaces de organizarnos, que sigamos indiferentes o apáticos y tolerantes a tanto explotador metido a político.

Para terminar: es más fácil que en Durango se acaben los alacranes, la siembra de droga y hasta los baches, a que tengamos gobernantes, en cualquier categoría, que sean DIGNOS Y, EN ESPECIAL, CAPACES, que no sean mediáticos sino trabajadores, que en vez de hacer promesas, sean congruentes y sinceros con el pueblo y, principalmente, que no sean CORRUPTOS.

Nuevamente con mis agradecimientos y respetos, un saludo

Atte.
Zaratustra, ciudadano duranguense.

Cartas-a-la-reda

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR