Historia mítica de las Olimpiadas

Las Salitas del alacrán

Dr. Salvador Salas Ceniceros.

[quote_box_center]

“Para nacer hay que romper un mundo”, Hermann Hesse (1877-1962).

[/quote_box_center]

Uno de los mitos más bellos y vigentes en la cultura occidental lo es el del origen griego de las olimpiadas. Pero, como todo mito, hay que saber interpretarlo.

Debe haberse iniciado unos 776 años antes de Cristo, en Olimpia, Grecia. Apolo, hijo de Zeus, tiene en la falda del monte Parnaso el Templo Circular (Tholos) de Apolo, su más importante templo.

Este mito está muy interrelacionado con la obstetricia (leer en internet mi ensayo titulado SIMBOLO DE LA MEDICINA Y CORDON UMBILICAL, revista de la facultad de Medicina de la UNAM, julio-agosto 2009). Apolo nace en Delfos (en griego significa ÚTERO), pero no es libre aun, ya que un recién nacido es aquel al que además se le corta el cordón umbilical venciendo a la serpiente Pitón, que es el CORDÓN UMBILICAL,  para poder ser finalmente un individuo libre.

En todos los mitos de las culturas importantes siempre hay una serpiente (CORDÓN UMBILICAL) y una gran inundación (salida del LÍQUIDO AMNIÓTICO). Léase el gran poema épico Gilgamesh, escrito en Mesopotamia 2700 años antes de Cristo, del cual derivaron todos estos mitos, incluyendo el bíblico.

Después de vencer a la Pitón, el dios Eros (Cupido) le dice a Apolo: “Ya venciste a Pitón, pero yo voy a vencerte a ti”, asaetándolo con una flecha de punta de oro para que se enamorara. Apolo le dice: “Quítate de aquí niño irresponsable”. Acto seguido, Apolo se corona con una rama de encino; aun no existía el laurel.

PAG. 7 (1) Las travesuras de Cupido hici eron desdichados a Apolo y a Daphne.

El dios se enamora perdidamente de Daphne, hermosa ninfa a la cual Eros asaeta con una flecha de punta de plomo, para evitar que le corresponda a Apolo. El dios insiste en ser correspondido, pero Daphne le pide a su padre Zeus que la convierta en un árbol para evitar que la persiga. Precisamente Daphne en griego significa LAUREL.

Herido en su orgullo, el dios le dice: “No importa que seas un árbol, te seguiré amando”, y le corta una rama para ponérsela a manera de corona.

Así, Apolo instaura en éste momento los juegos Pitios (por Pitón) u olímpicos (Olimpia), en honor para conmemorar cada 4 años su triunfo.

En un lado del templo de Delfos (ÚTERO) se encontraba la Fuente castálida, o sea en Castalia, y cuyo nombre fue usado por Sor Juana Inés de la Cruz en su grandiosa obra INUNDACIÓN CASTÁLIDA, donde había emanaciones de gases alucinógenos que hacían entrar en trance a las pitonisas (adoradoras de Pitón) y adivinaban el futuro. A este respecto, todavía se usa el término “ya se le rompió la fuente” para indicar que una parturienta está a punto de parir.

Frente al templo de Delphos se conservó hasta la época moderna una gran escultura conocida como EL GRAN ÓNFALOS (en griego significa ombligo), que actualmente se encuentra en el Museo de Arqueología de Atenas.

¿No les llama la atención que la serpiente Pitón (CORDÓN UMBILICAL) ya no aparece después en los siguientes acontecimientos? Me parece lógico ya que el cordón umbilical y la placenta eran enterrados en el patio de la casa del recién nacido.

PÁG. 7 (2).

En esta invaluable ánfora que muestra en primer lugar la belleza del dibujo, el dominio de la línea, del movimiento, etc., podemos ver de izquierda a derecha a Mercurio, medio hermano de los gemelos (¿cuates?) Apolo y Diana, dios del comercio, con todos sus atributos, su símbolo, el caduceo con dos víboras enroscadas, muy estilizado en la mano izquierda. Enseguida el dios Apolo, coronado con laurel, sosteniendo con la mano izquierda su lira de 9 órdenes (¿las 7 notas naturales más dos semitonos?). En su mano derecha lleva un recipiente del cual está saliendo una ofrenda liquida que cae sobre el gran ónfalos, que se encuentra en la parte central baja de la ánfora. A continuación, la hermana gemela de Apolo, la diosa Diana, con un recipiente en su mano derecha ya vacío, en su mano izquierda lleva su arco; sobresaliendo del hombro izquierdo, se ven los extremos de dos flechas que trae en su carcaj colgado a la espalda. En el extremo derecho de la decoración se puede ver la mano de una pitonisa (sacerdotisa de Delfos) que asiste a Diana con otro recipiente de agua.

Colofón:

Por cierto, nuestro escudo nacional lleva un enmarcamiento semicircular inferior de encino y laurel que simboliza exactamente lo mismo: Triunfo: Un laurel para ti de victoria… pero esta es otra historia.

(drsalas_22@hotmail.com).

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR