Genéticamente porro

José Luis Morán Delgado. Violar los derechos ciudadanos, su especialidad.
 

Torreón, Coahuila.

JORGE LUIS MORÁN DELGADO: GENÉTICAMENTE PORRO, REPRIME A MANIFESTANTES

El secretario del Ayuntamiento de Torreón,

tiene carrera torva y policíaca

 

Juan Monrreal López.

jmonrreall@yahoo.com

 

“No le tengo miedo a nada, ni a nadie”, contestó retador el secretario del Ayuntamiento Jorge Luis Morán Delgado, en una de sus oficinas ubicada en lo que fue el Banco de México, al grupo de ciudadanos que se presentaron a exigir que les devolviera la manta que fue arrebatada de sus manos, luego que fueron agredidos el martes 15 de enero por 30 policías cuando se manifestaban en la llamada Plaza Mayor de Torreón.

En el mantón se encontraban leyendas en las que se exigía castigo a Humberto Moreira Valdés por la ilegal deuda heredada de 36 mil millones de pesos, y a su hermano el gobernador, Rubén Moreira, por encubrirlo.

Los gendarmes aplicaron empellones, improperios y amenazas en contra de los manifestantes y especificaron ser enviados por Morán Delgado, arguyendo al mismo tiempo que “el Reglamento (Sic) prohíbe protestar en la presidencia municipal, y más con mantas”, dijeron los reclamantes a Demócrata Norte de México.

Jorge Luis Morán Delgado, es un ex porro de la Universidad Autónoma de Coahuila (U. A. de C), ex director de Centros penitenciarios del estado y ex secretario de Seguridad Pública de Coahuila (SSPC), a quien se le fugaron 129 reos del CERESO de Piedras Negras, el 17 de septiembre del 2012.

Además, el 3 de octubre del 2012, la delincuencia organizada – presuntamente los Zetas-, ejecutaron a José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo del ex gobernador Humberto Moreira Valdés y sobrino del gobernador Rubén Moreira, lo que ocasionó que fuera removido del cargo; todo agravado por no cumplir con el examen de confianza que dictan las leyes de Seguridad Pública federal, pese a que Morán Delgado argumenta que dicho análisis si lo pasó, sin nunca mostrar pruebas.

Al secretario del Ayuntamiento, Jorge Luis Morán, siempre se le ha relacionado con personas y actividades de dudosa reputación y legalidad. De hecho, en la campaña de Miguel Riquelme trajo de cargo a varios elementos de la secretaría de Seguridad de Coahuila, gente de la policía estatal, policía municipal y patrullas, e hizo uso de instalaciones oficiales aún cuando no tenía cargo público alguno, tal como confiaron a Demócrata Norte de México miembros del equipo de seguridad de Miguel Riquelme en la campaña.

Morán Delgado, también ha sido señalado por distintos actores sociales del estado y de Torreón por espiar  teléfonos, hurgar en la vida de personajes de la política miembros del PRI, PAN y de todos los partidos y organizaciones sociales, además de investigar la vida de empresarios, de luchadores sociales, de periodistas discordantes del poder enriquemartinista, moreireano y riquelmista; de todos aquellos que él personalmente considere peligrosos para la gestión de Miguel Riquelme, especialmente los que puedan afectar los negocios que este gobernante hace desde el poder.

Colocado como secretario del Ayuntamiento desde el año pasado por elección de Miguel Ángel Riquelme Solís, de hecho, Jorge Luis Morán Delgado fue el primer funcionario removido del actual gabinete.

Miguel Riquelme, optó por  evitar escándalos tempranos en su administración. Originalmente, había nombrado a Morán Delgado como director de Prevención del Delito, pero con los antecedentes de ilegalidad e incompetencia que tiene prefirió colocarlo en la secretaría del Ayuntamiento.

Estos antecedentes son parte de la ficha negra del secretario del Ayuntamiento, un personaje formado en los subsuelos del mundo porril, en los pasillos de reclusorios, en las catacumbas del espionaje ilegal.

La represión, amenazas y prebendas, medios de disuasión y control de Morán

 “No le tengo miedo a nada, ni a nadie”, plantó en la cara de quienes por horas esperaron ser recibidos por el secretario del Ayuntamiento.

Los asaltados, Juan Rosales, Rogelio Herrera y René Aguilar, resistieron la embestida.

René Aguilar, espetó que las agresiones policiales violan las garantías individuales amparadas por la Constitución General de la República, en sus artículos Sexto y Séptimo que enuncian el derecho a  la Libertad de Expresión así como las obligaciones del Estado mexicano para garantizar dichas prerrogativas.

De nada valieron las tesis.

Morán Delgado siguió montado en su macho: “ya les dije, no le tengo miedo a nada, ni a nadie”, mientras un grupo de guaruras se acercaban cada vez  más a quienes chocaban con las explicaciones.

“Mejor optamos por retirarnos del edificio del Banco de México”, dijeron los despojados por la policía a Demócrata Norte de México.

El caso es que la amenaza no surtió efecto… hasta ahora.

Los manifestantes han seguido plantándose en la explanada de la Plaza Mayor, justo enfrente de la presidencia municipal.

Las consignas en las mantas

 El mantón que ahora usan los manifestantes no es distinto al robado por la policía municipal.

El pasado 23 de enero lo pasearon por el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (SIMAS).

El 24 de enero se plantaron otra vez en la Plaza Mayor.

La  cuestión es que las consignas escritas en la manta reflejan el sentimiento que hoy priva en los coahuilenses y muchos mexicanos:

Se buscan 36 mil millones de pesos que se robaron esta tercia de delincuentes: Humberto Moreira Valdés, Javier Villarreal Hernández y Jorge Torres López. Sr gobernador Rubén Moreira, le pedimos su renuncia para que las investigaciones se lleven a cabo contra su hermano incómodo.

Otra consigna:

Sr. gobernador Rubén Moreira, renuncie, porque por el hecho de ser gobernador y su hermano delincuente las investigaciones no se llevan a cabo.

Esto fue lo que ocasionó el enojo del secretario del Ayuntamiento Jorge Luis Morán Delgado, un funcionario torvo, que afirma: “No le tengo miedo a nada, ni a nadie”, quizá porque nunca ha recibido castigo alguno de toda la cadena de ilegalidades cometidas desde que era porro en la U.A.de C., hasta la sucesión de favores que vendía en los penales de Coahuila o las actividades de espionaje ilegal que realiza a personajes de la ciudad; por eso, y por la protección que dice tener de Rubén Moreira Valdez y Miguel Ángel Riquelme Solís, tal vez por eso, Morán Delgado no le tiene miedo a nada, ni a nadie… bueno, eso dice él.

(http://www.democratanortedemexico.com).

 

COMPARTIR