Trump tiene agarrados a Peña, Videgaray y Osorio donde más les duele el apretón; no pueden protestar

Pedro-Echeverría-NEW

  1. México, desde hace por lo menos nueve décadas, por ser el marcado imperialista a la mano, le compra y le vende a EEUU alrededor del 80 por ciento de mercancías; tiene en EEUU alrededor de 10 millones de trabajadores migrantes que envían a México en remesas 25 mil millones de dólares al año, lo más grande de sus ingresos. Posee una impresionante deuda externa de gobierno y empresas que asciende a 88 mil 368 y 120 mil 252 millones de dólares al cierre del tercer trimestre de 2016, por debajo de sus máximos históricos alcanzados en años anteriores, superiores a los 90 mil 288 y 123 mil 033 millones; EEUU, con su poderío militar, ha garantizado por un siglo que no sean derrocados los gobiernos. En síntesis, la dependencia de México es muy grande, gigantesca, casi total. Ni México, ni ningún otro país del mundo dependiente, pueden levantar la voz a cualquier gobierno de los EEUU.

    Videgaray, Osorio y Peña Nieto, por sus corruptelas e ineficacia no les queda más que aguantar las humillaciones públicas de Donald Trump.
    Videgaray, Osorio y Peña Nieto, por sus corruptelas e ineficacia no les queda más que aguantar las humillaciones públicas de Donald Trump.
  2. Por ello, suena muy demagógico y hasta irresponsable decir que hay que rebelarse ante los EEUU olvidando que tiene a México absolutamente sometido. Yo sí apoyaré que todos los pueblos del mundo se levanten contra EEUU, Inglaterra, Israel y todos los países pro-imperialistas para establecer en el orbe una sociedad justa e igualitaria; pero también resulta demagógico e iluso porque la dominación de los pueblos por la ideología y poder imperialista es casi total. Mi propuesta es continuar con las movilizaciones y bloqueos, pero contra el gasolinazo, el aumento de precios, por la renuncia de Peña, contra la explotación empresarial y contra los mentirosos y calumniadores medios de información; contra leyes represivas, apoyando a otras luchas y protestas, buscando una correcta coordinación de todos los movimientos. Antes de la revolución mundial tenemos que hacer en cada país nuestra propia revolución.
  3. Para mí las protestas contra Trump, el muro y el pago, han logrado desviar las batallas que exigen “Fuera Peña”, así como las luchas contra el gasolinazo. Lo triste es que como pueblo seguimos sin ganar ninguna batalla; el gobierno siempre busca desviar cualquier lucha con cualquier pretexto; incluso el “perdón cínico” de la PGR a las tres indígenas es la demostración de que los gobernantes pueden encarcelar tres años a inocentes y nadie es castigado por ello. ¿Recuerdan el perdón de Peña Nieto? Perdonamos a quienes nos joden a su gusto y hasta les agradecemos por “su buen corazón”. Coño, con ese pensamiento religioso/sumiso no se transforma nada, mucho menos se pueden hacer rebeliones o revoluciones de trabajadores. Por ello pienso muchas veces que lo electoral es un desvío efectivo contra las luchas que van en serio.
  4. No ha habido en la historia un presidente de los EEUU que no sea intervencionista, saqueador y asesino de pueblos, y Trump no podrá ser la excepción. Ahora se la trae con México porque es su patio trasero y debe estar en orden, es decir, tiene que sentir el rigor de su nuevo amo. Los países pobres y miserables centroamericanos, asiáticos y africanos no están preocupados porque están acostumbrados a los malos tratos que no pueden ser peores; también México sólo espera una señal de Trump para que deje de inquietarse. ¿Qué tal si le reducen el porcentaje de migrantes expulsados y retrasan la construcción del muro para volver al “buen vecino”? No debemos olvidar que en la izquierda nos opusimos al Transpacífico, al TLC y a la OTAN porque supimos que eran instrumentos de explotación y dominación imperialista, ¿por qué hoy muchos los defienden?
  5. Recuerdo, hace 35 años, cuando los militares golpistas argentinos en 1982, al mando de Galtieri, para ganarse el apoyo del pueblo a su gobierno militar, inventaron la llamada defensa de “La Malvinas por ser argentinas”. La guerra duró 74 días y mató a 649 argentinos. Fue la muerte de centenares de jóvenes argentinos que fueron al frente de batalla mal armados y sin ningún tipo de experiencia; además fueron torturados, pero marcó el derrumbe de la dictadura. ¿Para ganar el apoyo de los mexicanos el gobierno de Peña ha sobrecalentado la campaña contra Trump y el muro para que el pueblo olvide el gasolinazo, el derrumbe de la producción y de la moneda, la inflación galopante, los salarios de hambre, el desempleo, la imposición de las llamadas reformas estructurales y demás?

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR