El bombardeo de Durango

Un día en la historia…

Enrique R. Luna.

Monumento que hermana a las 3 ciudades que llevan Durango como nombre.
Monumento que hermana a las 3 ciudades que llevan Durango como nombre. Ubicado en el parque Guadiana, en la capital del estado.

Durango fue víctima de un bombardeo intenso hace 80 años y no, no se trata de nuestro Durango. Me refiero al bombardeo en una de nuestras tres ciudades hermanas, en el Ayuntamiento que lleva el mismo nombre, ubicado en Vizcaya, País Vasco. En ese lugar, el 31 de marzo de 1937, la Aviación Legionaria Italiana dejó caer 281 bombas que en total representaban 14,849 kilogramos de explosivos.

Está acción bélica fue una de las primeras en su tipo, haciendo uso de  la aviación militar para el bombardeo de civiles, con el fin de desmoralizar a la población. Hoy, a ocho décadas de la barbarie, se han encontrado documentos con nombres y apellidos de los 45 militares italianos involucrados en el ataque. Estos documentos, encontrados por la asociación Gerediaga, identifican a los responsables, siendo pieza clave para la querella que el Ayuntamiento de Durango prevé presentar.

Savoia-Marchetti S.M.81
Savoia-Marchetti S.M.81

Además, se ha podido comprobar el tipo de bombas utilizadas que prueban el objetivo no-militar del bombardeo (material incendiario).  Los investigadores han confirmado que el bombardeo de Durango fue ejecutado por tres aeroplanos Savoia-Marchetti S.M.81 (un cuarto tuvo que retornar a la base por problemas mecánicos).

Después de un mes y una vez cesados los ataques el mariscal Wolfram von Richthofen, jefe del estado mayor de las fuerzas que el III Reich envió en ayuda de Francisco Franco para luchar en la Guerra Civil Española, visitó la ciudad de Durango y describió lo que vio:

Pequeña y bonita ciudad, con hermosos palacios de nobles. Tras un doble bombardeo de los italianos tiene un aspecto horrible. Es como si las bombas hubiesen buscado precisamente las iglesias. Sólo están en pie los muros. 

Screen Shot 2017-03-31 at 2.31.00 a.m.

COMPARTIR