Ser veterinario

PÁG. 7 (1).

Me ha sorprendido que muchas personas “ignoren” cuáles son las tareas de un Médico Veterinario. He visto que inclusive algunos opinan sin tener la más mínima noción de que estudiamos en la Universidad durante 5 años y medio.

Como dice el diccionario de la RAE, “el que ignora es un ignorante” y no me gustaría que esas personitas que opinan “ignorando” se queden “ignorantes”.

Los médicos veterinarios son los profesionales médicos que diagnostican y tratan enfermedades y otros problemas de salud en animales. Pueden ser generalistas o pueden especializarse de acuerdo a los tipos de animales, como animales de compañía, animales de granja, animales de zoológico, animales de laboratorio u otros tipos específicos.

Además, existen las especialidades médicas semejantes a la medicina humana: oftalmología, cirugía, radiología, laboratorio, diagnóstico, etc. Algunos veterinarios también trabajan en campos de investigación clínica y aplicada a la medicina humana.

La docencia y la investigación son tareas muy específicas e importantes dentro de la actividad que puede realizar un Médico Veterinario. También trabajan en el área de la Salud pública y la Bromatología. Para que se den una idea, todos los productos de origen animal que llegan a la góndola de su supermercado, han tenido una inspección veterinaria. En esta área de la Salud pública, intervienen en programas de control de enfermedades zoonoticas (que se transmiten de los animales al hombre). Este aspecto es muy importante ya que la gran mayoría de los médicos humanos estudian superficialmente este tipo de enfermedades.

Conocer las tareas diarias de un veterinario puede ayudar a los dueños de mascotas a entender mejor qué tipo de atención sus mascotas pueden necesitar, así como ayudar a los aspirantes de veterinaria a decidir si es el trabajo adecuado para ellos.

Las estadísticas muestran que alrededor del 77% de los veterinarios en ejercicio privado tratan mascotas: en su mayoría perros y gatos, como especialidad o compartiendo su actividad con grandes animales o la Salud pública.

Veamos que dicen algunos: Esta es una divulgación adaptada por Manuel Godoy de una publicación del Colegio Federal de Veterinarios de Brasil (1996).

• Ser veterinario no es solamente cuidar a los animales. Es sobretodo amarlos, no fijándose solo en los patrones éticos de una ciencia médica.

• Ser veterinario es acreditar la inmortalidad de la naturaleza y querer preservarla siempre más bella.

• Ser veterinario es oír los maullidos, mugidos, balidos, relinchos, cacareos y ladridos, y principalmente interpretarlos y entenderlos.

 • Es gustar de la tierra mojada, del campo, del monte, de los espacios abiertos, de lunas y lluvias.

• Ser veterinario es no importar si los animales piensan, pero sí si sufren. Es dedicar parte de su ser al arte de salvar sus vidas.

• Ser veterinario es aproximarse a los instintos. Es perder los miedos. Es ganar amigos de pelos y plumas, que jamás te van a decepcionar.

• Ser veterinario es detestar encierros y jaulas. Es perder un tiempo enorme apreciando rebaños, tropillas y vuelos de pájaros. Es descubrirse permanentemente así mismo, a través de los animales.

• Ser veterinario es ser capaz de entender meneos de colas, arañazos cariñosos y mordiscos de afecto.

• Ser veterinario es ser capaz de entender ojos tristes, orejas caídas, narices calientes, inquietudes o reposos anormales.

• Ser veterinario es entender el lenguaje corporal de los animales, pedidos mudos de ayuda, interpretar gestos y actitudes de dolor, y conocer la forma de aliviarlos. Es sentir olor de pelo mojado, de almohada con esencia de gato, de ovejas, de corral, de estiércol.

• Ser veterinario es tener el coraje de penetrar en un mundo diferente y ser igual. Es tener capacidad de comprender gratitudes mudas, más, sin duda alguna, las únicas verdaderas. Es oler el aliento de un cachorro lactante y recordar su propia niñez.

• Ser veterinario es convivir lado a lado con enseñanzas profundas sobre amor y vida.

• Ser veterinario es participar diariamente del milagro de la vida. Es convivir con la muerte, saber que es definitiva, pero no siempre desagradable. Todos nosotros podemos estudiar veterinaria, pero no todos seremos veterinarios.

Yo le agregaría:

• Ser veterinario es hacer una cesárea a una vaca en medio de la lluvia, el sol abrazador o la oscuridad absoluta.

• Ser veterinario es atender un prolapso uterino, podrido, lleno de moscas y gusanos que te caminan por los brazos y la cara.

• Ser veterinario es animarse a sofrenar un potro, que quiere “matarte”, para poder curarle una herida.

• Ser veterinario es animarse a atender a un perro con sarna que solo quiere morderte y además contagiarte de sarna.

• Ser veterinario es atender a cualquier hora, en cualquier lugar, a cualquier animal y que después te digan: “no sabía que había que pagar” y te dejen mirando al cielo…

Ser VETERINARIO es la mejor tarea DEL MUNDO, no tiene comparación con ninguna profesión, lamento por las otras profesiones.

(D.P.).

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR