Carta abierta al gobernador Aispuro. UNIPOLI

Cartas a la redacción

Sr. Fernando Miranda Servín.
Director del periódico razacero.

Le solicitamos publique en su medio de comunicación la presente carta dirigida al Sr. Gobernador del estado de Durango, Dr. José Rosas Aispuro Torres:

Las trabajadoras y trabajadores de la Universidad Politécnica de Durango (UNIPOLI) nos dirigimos a usted con el fin de que remedie la penosa situación en la que nos encontramos desde que los anteriores gobiernos de Durango nos negaron la Seguridad Social por 11 años. Según lo marca la Constitución, los trabajadores debemos de tener acceso a la Seguridad Social. Cosa triste que no ha sido una realidad para nosotros hasta la fecha.

No contamos con cobertura integral en materia de servicios médicos. Solo se nos brinda consulta médica en el Hospital La Paz, sin cubrir costo de medicamentos, estudios clínicos ni cirugías. Solo la pura consulta. No contamos con acceso a vivienda. No podemos acceder a los créditos de INFONAVIT para adquirir casa debido a que no tenemos este derecho. No tenemos esquema de retiro ni jubilación. Estamos totalmente olvidados, ya que no cotizamos para la pensión cuando ya estemos viejos y no podamos trabajar.

Dr. José Rosas Aispuro Torres, gobernador de Durango, los trabajadores de la UNIPOLI solicitan su ayuda.
Dr. José Rosas Aispuro Torres, gobernador de Durango, los trabajadores de la UNIPOLI solicitan su ayuda.

De acuerdo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, su artículo 22 establece:
“Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”.

Por su parte, el artículo XVI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (1948) precisa que: “Toda persona tiene derecho a la seguridad social que lo proteja contra las consecuencias de la desocupación, de la vejez y de la incapacidad que, proveniente de cualquier otra causa ajena a su voluntad, la imposibilite física o mentalmente para obtener los medios de subsistencia”.

Respecto al caso de México, la seguridad social se consagra como un derecho laboral en el artículo 123 de la Constitución Política, pues en él se establece que la Ley del Seguro Social se considera de utilidad pública al establecer seguros encaminados al bienestar y protección de los trabajadores. Así mismo, menciona que la seguridad social debe cubrir la jubilación, la invalidez, la vejez y la muerte, entre otros.
Por tales motivos le pedimos su ayuda. Para que su actual gobierno nos rescate de tan penosa situación. Ya que nuestros actuales directivos solo fungían para temas políticos de las pasadas administraciones.

Quedamos a su disposición y nos gustaría mucho que personal de su gobierno viniera a la Universidad a platicar directamente con nosotros los trabajadores, quienes somos a los que nos importa cambiar nuestra situación, y no con los directivos que han mostrado un desinterés total y hasta toman represalias con las personas que preguntamos sobre dichos temas.

Un saludo afectuoso.
Las trabajadoras y trabajadores de la Universidad Politécnica de Durango (UNIPOLI).

COMPARTIR