Fascismo en Gómez Palacio

Fernando Miranda Servín.

Fascismo: Doctrina política totalitaria y dictatorial.

Gómez Palacio es un municipio duranguense con empresarios extremadamente ricos y pueblo pobre. De entre estos empresarios, no pocos ligados con el crimen organizado, destaca la familia Herrera Ale, que ha gobernado este municipio durante 4 trienios, pues el jerarca de esta dinastía caciquil, Carlos Herrera Araluce, fue alcalde de 1974 a 1977 y de 1998 a 2001, heredando el cargo a su hija Juana Leticia Herrera Ale, quien fue alcaldesa de 2001 a 2004 y actualmente lo es para el período 2016-2019.

Juan Monrreal López, el periodista perseguido por publicar las corruptelas y pifias que cometen algunos funcionarios del municipio de Gómez Palacio.
Juan Monrreal López, el periodista perseguido por publicar las corruptelas y pifias que cometen algunos funcionarios del municipio de Gómez Palacio.

Formada en el más viejo y recalcitrante estilo priísta que, es por demás decirlo, ya no encaja en el país que queremos, la familia Herrera Ale se cree dueña y señora de todo lo que se mueve en Gómez Palacio, un tanto por ser propietaria de una de las empresas lecheras más prósperas del país y otro tanto por el aparente dominio político que tiene en la región lagunera. Así, la familia Herrera Ale, por lo menos desde los últimos 40 años, ha despojado a los campesinos de Gómez Palacio de infinidad de pozos de agua para mantener en auge su industria ganadera y lechera, amén de los otros orígenes de su fortuna que ya están saliendo a relucir a nivel nacional a raíz de las agresiones que está padeciendo el reconocido periodista lagunense Juan Monrreal López.

Juana Leticia Herrera, como se recordará, buscó férreamente la candidatura del PRI para contender por la gubernatura de Durango en las elecciones de 2016, pero los grupos políticos encabezados por los ex gobernadores Ismael Hernández Deras y Jorge Herrera Caldera le cerraron el paso imponiendo a su candidato Esteban Villegas; Juana Leticia Herrera Ale tuvo que “conformarse” con la candidatura a la alcaldía de Gómez Palacio, como “consolación”, aunque en los pasillos del poder se manejó la especie de que en realidad fue conminada por el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, para disciplinarse con su partido o de lo contrario las empresas de los Herrera Ale serían sujetas a exhaustivas auditorías.

Luego de su triunfo pírrico, pues más de 20 mil votos priístas fueron a parar a la coalición PAN-PRD, encabezada por el actual gobernador José Rosas Aispuro Torres, Juana Leticia Herrera Ale tomó posesión como alcaldesa de Gómez Palacio el pasado 1 de septiembre de 2016 y lo primero que hizo, contradiciendo todos sus alegatos de campaña, fue mantener en sus cargos a casi la mitad del gabinete municipal del anterior edil, José Miguel Campillo Carrete, a quien en su campaña electoral acusó de haber cometido infinidad de actos de corrupción; sin embargo, hasta la fecha José Miguel Campillo Carrete permanece impune.

También, Juana Leticia Herrera nombró a su sobrino, Víctor Habib Araluce, como director de Desarrollo Social y a un personaje con antecedentes de narcotráfico como Oficial Mayor: Francisco “El Paco” Bardán Ruelas.

Y así, aunque cada mes Juana Leticia Herrera Ale dona su sueldo a los necesitados, por otro lado su gestión municipal oculta o niega proporcionar información pública a los ciudadanos, y más de uno de sus principales colaboradores ya hacen negocios particulares con el dinero de los contribuyentes.

Así, esta alcaldesa no podía dejar de negar la cruz de su parroquia, la del cacicazgo, la de dominar absolutamente todo, hasta la palabra y el silencio de sus detractores, y a finales del año pasado amenazó al comunicador gomezpalatino Gustavo Oteo Oropeza, director del periódico Palabra Vecinal, gritándole en un evento público en presencia del gobernador José Rosas Aispuro: “¡¡Ya no me esté denostando… lo voy a demandar en los Estados Unidos!!”.

Pero ahora esta alcaldesa ha ido más lejos pues, según fuentes fidedignas provenientes de algunos medios de comunicación gomezpalatinos, Juana Leticia Herrera Ale fue quien orquestó la denuncia penal que todos los regidores de Gómez Palacio interpusieron en la Vicefiscalía en contra del periodista Juan Monrreal López, por las constantes publicaciones que este comunicador hace en su portal digital llamado Demócrata Norte de México, en las que expone los actos de corrupción y omisiones que algunos altos funcionarios cometen en este municipio, empezando por la alcaldesa Juana Leticia Herrera Ale.

Juana Leticia Herrera Ale, alcaldesa nepotista de Gómez Palacio, el poder para reprimir la libertad de expresión e imponer un régimen fascista en este municipio lagunero.
Juana Leticia Herrera Ale, alcaldesa nepotista de Gómez Palacio, el poder para reprimir la libertad de expresión e imponer un régimen fascista en este municipio lagunero.

“En sus publicaciones Juan Monrreal dice que los regidores le damos datos, queremos que nos diga quiénes son esos regidores que le dan datos porque nosotros ni lo conocemos”, dijeron airados los regidores Silvia del Carmen Nevárez Rodríguez e Hiram Brahim Mansur, de los partidos PAN y PVEM, respectivamente, quienes encabezaron el contingente de regidores que acudió a la Vicefiscalía de Gómez Palacio el pasado 30 de mayo para denunciar penalmente a Juan Monrreal López, con el obvio objetivo de encarcelarlo.

El regidor del PVEM Hiram Brahim Mansur, y atrás de él la regidora panista Silvia del Carmen Nevárez, el pasado 30 de mayo saliendo de la Vicefiscalía de Gómez Palacio luego de encabezar a todos los regidores del cabildo gomezpalatino que denunciaron penalmente al periodista Juan Monrreal.
El regidor del PVEM Hiram Brahim Mansur, y atrás de él la regidora panista Silvia del Carmen Nevárez, el pasado 30 de mayo saliendo de la Vicefiscalía de Gómez Palacio luego de encabezar a todos los regidores del cabildo gomezpalatino que denunciaron penalmente al periodista Juan Monrreal.

“Juan Monrreal dice que en nuestro municipio no hay transparencia, y eso no es cierto”, agregaron los regidores de marras, que quizá no sepan que este periodista ha hecho media docena de solicitudes de información pública a la oficina de Transparencia municipal de Gómez Palacio y ninguna de ellas ha sido debidamente contestada.

Por eso, y según el pensamiento de estos “regidores” obtusos y de la alcaldesa caciquil, al periodista Juan Monrreal hay que darle un buen escarmiento, hay que callarlo, hay que encarcelarlo.

El periodista Ricardo Ravelo, colaborador de la revista Proceso y especialista en temas de seguridad y narcotráfico, hace fuertes señalamientos en contra de la familia Herrera Ale en su artículo titulado La Laguna: Historias de muerte, publicado en el portal digital sinembargo.mx , el pasado 9 de junio.
El periodista Ricardo Ravelo, colaborador de la revista Proceso y especialista en temas de seguridad y narcotráfico, hace fuertes señalamientos en contra de la familia Herrera Ale en su artículo titulado La Laguna: Historias de muerte, publicado en el portal digital sinembargo.mx , el pasado 9 de junio.

Y a raíz de este hecho ruin sin precedente en la historia de Durango, ha habido una reacción de solidaridad con Juan Monrreal de no pocos periodistas a nivel nacional, como Ricardo Ravelo, colaborador de la revista Proceso y especialista en temas relacionados con el crimen organizado y seguridad nacional, quien en sendos artículos publicados en el prestigiado portal digital Sinembargo.mx ha venido desmenuzando los nexos de la familia Herrera Ale con el crimen organizado, manifestando en su entrega titulada La Laguna: Historias de muerte:

“Un dato que no puede soslayarse es que en los municipios de Gómez Palacio y Lerdo, Durango, ha regresado por sus fueros Arturo Hernández González, El Chacky, quien fue sicario del cártel de Juárez y lugarteniente de Vicente Carrillo Fuentes, hermano de ‘El Señor de los cielos’.

“Hernández González estuvo ligado con Ernesto Herrera Ale, hijo de Carlos Herrera: en el año 2003, cuando el capo era perseguido por las fuerzas del orden, se refugió en la casa de la familia Reza, en Gómez Palacio, suegros de Herrera. Aquello abrió varias investigaciones por parte de la Procuraduría General de la República que no prosperaron, aunque los antecedentes forman parte de un voluminoso expediente criminal.

“’El Chacky’ después se refugió en Lerdo, Durango, y vivió al amparo de familiares de algunos políticos de la región, figuras del panismo, hasta que fue detenido. Poco más de diez años después, este personaje regresó a la Comarca Lagunera y a él se le atribuye ahora la ola de violencia y de terror en la zona.

“Justamente Leticia Herrera Ale, hermana de Ernesto, construye su proyecto rumbo a la gubernatura de Durango desde la presidencia municipal de Gómez Palacio, territorio bajo el dominio de ‘El Chacky’”, expone en su artículo el periodista Ricardo Ravelo.

Este es el panorama real que se vive en Gómez Palacio, con una alcaldesa y un grupo de “regidores” medievales dispuestos a todo para obtener más y más poder, pues Juana Leticia Herrera Ale, con este tipo de antecedentes, pretende apoderarse del comité estatal de su partido, el PRI, para abrirse paso a la gubernatura de Durango en 2022.

Habrá que ver si la auténtica militancia priísta y la ciudadanía duranguense permiten tal aberración política.

COMPARTIR