Mi Crédito Mexicano, casa de “préstamos” manejada por estafadores profesionales en Durango

    Fernando Miranda Servín. 

    Tal vez personajes nefastos de la política o algún grupo del crimen organizado está detrás de los estafadores que manejan la casa de “préstamos” denominada Mi Crédito Mexicano, ubicada en la calle Negrete Núm. 316 casi esquina con Regato, en el centro de la ciudad de Durango; y también, por lo que se ve, este gremio delictivo opera con la protección de instituciones federales como la Condusef y locales como la Fiscalía General del estado de Durango pues, según denuncias recibidas en este medio de comunicación por ciudadanos agraviados, ya son más de un centenar de personas las que han acudido a presentar sus denuncias en esas instancias en contra de esta empresa atracadora, pero los servidores públicos que los atienden o se hacen de la vista gorda o desalientan a los denunciantes diciéndoles que “su denuncia va a tardar mucho tiempo en proceder porque no encontramos a los responsables que manejan esa empresa”.

    PÁ
    Fachada de la casa de “préstamos” Mi Crédito Mexicano. Ya son cientos de ciudadanos duranguenses los que han sido atracados sin que las autoridades locales y federales hagan nada para evitar que estos estafadores sigan actuando.

    El modus operandi de estos defraudadores comienza con un anuncio publicitario en un conocido medio impreso de comunicación local; en este, Mi Crédito Mexicano ofrece “préstamos inmediatos” desde 150 mil pesos hasta 10 millones de pesos, “sin enganche, sin aval y sin buró de crédito”.

    Los ciudadanos que tienen la desgracia de caer en las redes de estos defraudadores, acuden al domicilio publicitado para ser “entrevistados” por un sujeto que, en todos los casos, se niega a proporcionar su nombre. A los solicitantes de préstamos les piden copias de sus credenciales de elector, comprobantes de domicilio, talones de pago si son empleados de alguna institución gubernamental, y dos referencias personales.

    Al día siguiente, sin que hubieren llamado a las referencias personales, se comunican con los solicitantes para darles “la buena noticia” de que sus préstamos han sido aprobados.

    Al regresar los solicitantes a las oficinas de estos estafadores para tramitar la entrega de sus préstamos, el empleado atracador les dice que para poder darles de inmediato el dinero que solicitaron es necesario que paguen ahí mismo “un seguro de vida” que respalde el pago del dinero, o les comentan que necesitan pagar “los gastos del notario que va a avalar el préstamo”; así, las víctimas, en su urgencia por acceder rápidamente al préstamo, consiguen con familiares o amigos las cantidades de dinero que estos estafadores les exigen, cantidades que oscilan entre los 9 mil y los 80 o 100 mil pesos, dependiendo del monto del préstamo solicitado.

    Pero resulta que una vez entregado este dinero, el empleado defraudador no les entrega a las víctimas ninguna póliza de seguro ni comprobante de pago de notario público alguno; solamente les entrega un cartoncillo como comprobante del pago “por concepto de integrarse al club de Mi Crédito Mexicano”.

    El empleado de esta casa de “prestamos” promete a las víctimas entregarles sus préstamos a más tardar en una semana, pero en todos los casos esa espera se alarga para siempre ya que los agraviados jamás reciben sus préstamos y mucho menos les devuelven las cantidades que entregaron con engaños, cantidades que no eran para pagar “un seguro de vida” ni “para pagar gastos de notarios” sino “para integrarse al club de Mi Crédito Mexicano”.

    Las víctimas, al ver que han sido objetos de una estafa, acuden a las oficinas de la calle de Negrete a reclamar su dinero, pero el empleado de marras los manda a “las oficinas centrales”, ubicadas en la calle Ricardo Flores Magón Núm. 704 Local 1, esquina con el Boulevard Patoni, en la colonia Arturo Gámiz, “pero esas oficinas siempre están cerradas”, comenta uno de los defraudados.

    Esta guarida de ladrones ya lleva un buen tiempo operando en la ciudad de Durango y a la fecha ya son cientos de ciudadanos los que jamás han recuperado el dinero que estos estafadores les han prácticamente robado de las manos.

    Al respecto, una de las víctimas que solicita el anonimato porque ha hecho su denuncia en la Fiscalía General de Durango, comenta: “Es lamentable que esta gente se aproveche de la necesidad que tenemos muchos ciudadanos de acceder a préstamos para salir de determinados apuros económicos y en esta búsqueda de recursos nos roben lo poco que nos queda o el dinero que pedimos prestado a familiares y amigos. Y más lamentable es que las autoridades no hagan nada para impedir que la ciudadanía siga cayendo en esta trampa. Es doloroso ver que también personas muy vulnerables como indígenas de municipios cercanos a la capital de Durango también han sido atracados por estos tipos. También, es preocupante que algunos medios de comunicación se presten a formar parte de estos atracos… yo ya fui a reclamar al periódico que publica los anuncios de esta empresa y ni caso me hicieron; ellos, por ganar dinero, siguen publicando estos anuncios sin importarles el daño que le están causando a la ciudadanía de Durango”.

    El anuncio que un conocido medio impreso de comunicación local de Durango sigue publicando en sus páginas.
    El anuncio que un conocido medio impreso de comunicación local de Durango sigue publicando en sus páginas.

    Ante este problema grave que ya tomó tintes de fraude genérico perpetrado por una organización delictiva, algo tendrá que hacer el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, si es que acaso le interesa proteger a sus gobernados, como por ejemplo exigirle a su Fiscal General, Lic. Ramón Guzmán Benavente, que se ponga a trabajar en este asunto y que, precisamente como Fiscal, defienda los intereses de la ciudadanía.

    Por otro lado, a nivel federal, también algo tendrá que hacer el titular de la Condusef en Durango, Mario Alberto Alvidrez Cordero, para de una vez por todas someter a la legalidad a esta empresa delincuencial. De otra manera los ciudadanos estaríamos recibiendo más señales de que efectivamente esta banda de estafadores está siendo abiertamente protegida por estas instituciones.

    COMPARTIR