José Rosas Aispuro Torres, gobernador de Durango, su gabinete de impresentables, sus acuerdos inconfesables y su nepotismo representan el mayor fraude político de los últimos tiempos en esta entidad norteña.

Fernando Miranda Servín.

El pasado 5 de junio de 2016, más del 50% del electorado duranguense votó por el candidato de la coalición PAN-PRD, José Rosas Aispuro Torres, llevándolo a la gubernatura y poniendo fin a los regímenes priístas corruptos que gobernaron esta entidad durante 90 años, pero jamás se imaginó que al mismo tiempo se echaría encima una pesadilla de seis años quizá peor. Y es que efectivamente más de la mitad de los sufragantes de esta entidad norteña eligieron a Aispuro Torres para que fuera su gobernador, porque al fin de cuentas fue quien dio la cara en las boletas electorales, pero lo que no sabían los duranguenses, y por supuesto Aispuro Torres no se los dijo, fue que este político aparentemente generoso llegaría al poder acompañado de personajes verdaderamente siniestros y dueños de historiales de corrupción extremadamente preocupantes. También, lo que no dijo en su campaña electoral el ex senador panista fue que al día siguiente de que tomara posesión de su cargo comenzaría a ejercer, junto con su esposa Elvira Barrantes, un detestable nepotismo que ni siquiera los dos últimos gobernadores priístas repudiados por buena parte de la sociedad duranguense practicaron.

Verónica Terrones, directora de Comunicación Social del gobierno del estado de Durango, en la página oficial de Transparencia se ostenta como licenciada pero no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP.
Verónica Terrones, directora de Comunicación Social del gobierno del estado de Durango, en la página oficial de Transparencia se ostenta como licenciada pero no aparece en el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP.

Ahora, a un año de haber iniciado su gestión, Aispuro Torres rindió su primer informe de gobierno en medio de los mismos vicios que en su campaña electoral dijo que eliminaría: el dispendio y derroche del erario proyectando una imagen falsa de su gobierno en los medios de comunicación locales y nacionales; la presentación de datos incorrectos y cifras que no coinciden con las acciones que supuestamente su gobierno ha realizado; la organización de eventos mediáticos inútiles, alternos a la presentación oficial de su informe en el Congreso local, en las ciudades de Durango y Gómez Palacio, con el consecuente gasto de enormes cantidades de dinero del erario derrochado en la logística y acarreo de personas; y los ataques a la libertad de expresión perpetrados por personal de la secretaría de Seguridad Pública y empleados del gobierno estatal en contra de ciudadanos que pretendieron manifestar su inconformidad por el mal desempeño que el gobernador Aispuro Torres ha tenido.

Así, este primer año del gobierno “del cambio” está dejando un muy mal sabor de boca por todo lo que se ha venido observando: la complicidad del gobernador Aispuro Torres con muchos priístas corruptos que hoy permanecen ocupando importantes cargos en su gobierno; la tibieza de las acusaciones penales en contra de algunos funcionarios saqueadores del sexenio pasado; el encubrimiento de muchos actos de corrupción cometidos por ex servidores públicos del anterior sexenio que fueron detectados desde el proceso de entrega-recepción y de los cuales no se han fincado responsabilidades penales; la corrupción desmedida en las adjudicaciones de contratos favoreciendo a familiares y amigos de buena parte de los integrantes del gabinete aispurista “para pagar compromisos hechos en campaña”; el nombramiento de perfiles con antecedentes altamente delincuenciales dentro de la iniciativa privada y la administración pública en dependencias sensibles, como por ejemplo la secretaría de Finanzas y de Administración, en manos de auténticos pillos que tienen historiales depredadores en los estados de Coahuila, Sinaloa y Sonora, especialmente, en donde ocuparon altos cargos en los gobiernos panistas de las dos últimas entidades mencionadas; inseguridad y las evidencias públicas que vinculan al gobernador José Aispuro Torres con el crimen organizado, evidencias que se hicieron patentes desde el primer día de su gobierno con la tolerancia de la práctica abierta del narcomenudeo, a plena luz del día, en las calles de las principales ciudades del estado, específicamente en la capital, Durango.

Así las cosas, el gobernador Aispuro Torres pretendió ocultar bajo la alfombra éste cúmulo de malos resultados patrocinando tras bambalinas una encuesta a modo que lo coloca como “el segundo mejor gobernador del país”. La encuesta fue realizada por la empresa denominada Gabinete de Comunicación Estratégica, propiedad de Liévano Sáenz, aquél ex vocero del candidato presidencial priísta asesinado, Luis Donaldo Colosio, y entre las preguntas que ésta encuestadora supuestamente hizo a la ciudadanía se encuentran las siguientes: ¿Considera usted que su gobernador tiene las riendas de su estado o que las cosas se están saliendo de control?  Si el gobernador de su estado fuera su vecino y usted tuviera que ausentarse de su casa, ¿le confiaría las llaves de su casa?

Ante estas interrogantes y sabiendo cómo están las cosas surge la inmediata reflexión de que es obvio que el gobernador duranguense José Aispuro Torres no tiene las riendas de su estado, toda vez que buena parte de su gabinete es ineficaz y comete actos de corrupción, además de que se practica el narcomenudeo en su cara y no hace nada para remediar este problema.

En cuanto a la segunda pregunta de la encuesta, por supuesto que en lo personal no le confiaría las llaves de mi casa al gobernador Aispuro Torres considerando que nombró como secretario de Finanzas a un sujeto (C.P. Jesús Arturo Díaz Medina) que apenas hace poco más de un año era representante legal de una empresa minera canadiense (First Majestic Silver Inc.) que despojó a ejidatarios coahuilenses de una mina que produce 1,200 millones de pesos anuales en plata, y también nombró como secretario de Desarrollo Económico al ex director de esta misma minera canadiense, Ing. Ramón Dávila Flores. ¡¡De ninguna manera le confiaría las llaves de mi casa al gobernador Aispuro Torres!!

En la Comisión Estatal de Suelo y Vivienda, Londres Botello Castro, cuñado del gobernador Aispuro Torres, es el Secretario Técnico.
En la Comisión Estatal de Suelo y Vivienda, Londres Botello Castro, cuñado del gobernador Aispuro Torres, es el Secretario Técnico.

Por otro lado, pero sobre lo mismo, un hecho que está causando mucha indignación en la ciudadanía duranguense es la corrupción que el mismo gobernador y su esposa están practicando, ejerciendo un nepotismo a ultranza. Como ya lo dimos a conocer aquí en este medio informativo, el gobernador Aispuro Torres designó a su cuñado, el Lic. Londres Botello Castro, como Secretario Técnico de la Comisión Estatal de Suelo y Vivienda (COESVI), un puesto estratégico dentro de esta dependencia, además de que este personaje es uno de los principales operadores políticos del gobernador, es decir, una réplica de Rafael Herrera Piedra, el primo todavía encarcelado del ex gobernador priísta Jorge Herrera Caldera.

La hermana del gobernador, C.P. Teresa de Jesús Aispuro Torres, esposa del Lic. Londres Botello Castro, ocupa el cargo de Secretaria Ejecutiva de Administración en el Tribunal Superior de Justicia estatal, que sin duda alguna también es un puesto estratégico. Teresa de Jesús Aispuro, a la par de este cargo, realiza tareas fácticas en la secretaría de Educación estatal.

Teresa Aispuro Torres, hermana del gobernador, ocupa un alto cargo dentro del Tribunal Superior de Justicia y realiza tareas fácticas en la secretaría de Educación.
Teresa Aispuro Torres, hermana del gobernador, ocupa un alto cargo dentro del Tribunal Superior de Justicia y realiza tareas fácticas en la secretaría de Educación.

Dos sobrinas de Elvira Barrantes, esposa del gobernador, ocupan altos cargos en el Colegio de Bachilleres del Estado de Durango (COBAED): Marbella Barrantes Blancarte, jefa del Departamento de Evaluación Institucional, y Karla Cristina Acosta Barrantes, titular de la Subdirección Académica. Al respecto, días después de las denuncias publicadas en este medio, referentes a estos nombramientos nepotistas, la Dirección de Comunicación Social del gobierno de Aispuro Torres emitió un comunicado a los trabajadores del COBAED prohibiéndoles entrevistarse con representantes de los medios de comunicación en sus instalaciones.

 Karla Cristina Acosta Barrantes, sobrina de la esposa del gobernador Aispuro, sin perfil profesional fue nombrada Subdirectora Académica del COBAED.
Karla Cristina Acosta Barrantes, sobrina de la esposa del gobernador Aispuro, sin perfil profesional fue nombrada Subdirectora Académica del COBAED.
Marbella Barrantes Blancarte, también sin perfil, ocupa el cargo de Jefa del Departamento de Evaluación Institucional en el COBAED.
Marbella Barrantes Blancarte, también sin perfil, ocupa el cargo de Jefa del Departamento de Evaluación Institucional en el COBAED.

Pero los anteriores no son los únicos familiares que José Aispuro Torres y su esposa Elvira Barrantes colocaron en la nómina del gobierno estatal inmediatamente de que tomaron posesión de sus cargos, el primero como gobernador y la segunda como presidenta del DIF estatal.

Una sobrina más de Elvira Barrantes, María Julieta Acosta Barrantes, fue nombrada Directora Administrativa de la COESVI, uno de los cargos más altos en esta dependencia.

María Julieta Acosta Barrantes, sobrina de la esposa del gobernador Aispuro Torres, ocupa un alto cargo dentro de la COESVI.
María Julieta Acosta Barrantes, sobrina de la esposa del gobernador Aispuro Torres, ocupa un alto cargo dentro de la COESVI.

Perla Aispuro Aispuro, sobrina del gobernador, tiene plaza de auxiliar administrativo en el DIF, pero en los hechos realiza labores directivas en la Casa Hogar, al lado de la titular, L.A. María Florinda Morán Meraz.

Perla Aispuro tiene a su disposición un vehículo oficial y chofer de tiempo completo que la traslada a todas partes, a diferencia de los demás auxiliares administrativos del DIF que son sancionados e inclusive despedidos si se les sorprende utilizando un vehículo oficial de esta dependencia fuera del horario laboral. Pero Perla Aispuro sí puede hacer esto, si no ¿de qué sirve ser la sobrina del gobernador?

Otra pariente de Elvira Barrantes que también aparece en la nómina es su hermana, la C.P. Mercedes Barrantes, conocida en el DIF como “La Contadora”. Mercedes Barrantes aparece en el directorio telefónico de trabajadores del DIF como titular de “Asesoría Externa”, pero según testimonios de trabajadores de esta institución, Mercedes Barrantes, “La Contadora”, es quien decide todo en las direcciones de Servicios Administrativos y Recursos Humanos del DIF estatal. “En estas áreas no se mueve nada si ‘La Contadora’ no lo ordena”, manifiestan los empleados entrevistados que solicitan el anonimato por temor a sufrir represalias laborales.

Mercedes Barrantes, “La Contadora”, hermana de la esposa del gobernador Aispuro Torres, aparece en el directorio telefónico del DIF estatal como titular de “Asesoría Externa”
Mercedes Barrantes, “La Contadora”, hermana de la esposa del gobernador Aispuro Torres, aparece en el directorio telefónico del DIF estatal como titular de “Asesoría Externa”

Cabe destacar que la mayoría de estos familiares del matrimonio Aispuro-Barrantes no cuentan con el perfil profesional para desempeñar los cargos que les fueron dados.

Esta es solo una parte del panorama que se vive en Durango a un año de iniciado el gobierno “del cambio”, un panorama que representa la punta del iceberg de las corruptelas, privilegios, dispendios, desvíos de recursos y acuerdos inconfesables con el crimen organizado que desde el primer minuto de gobierno ha venido cometiendo esta dinastía desaseada encabezada por el gobernador José Rosas Aispuro Torres.

COMPARTIR