9 formas de ser infiel en el matrimonio, 8 de ellas no involucran sexo

La infidelidad destruye matrimonios. Lo vemos todos los días. Típicamente, cuando hablamos de infidelidad, nos referimos sólo a una aventura sexual. Mientras las aventuras sexuales pueden ser la forma más destructiva de infidelidad, hay muchas otras maneras en que las personas pueden ser infieles en el matrimonio. Pequeños actos de “infidelidad” generalmente llevan a una aventura sexual. Tenemos que proteger nuestro matrimonio de todo esto.

La definición literal de infidelidad es simplemente romper la confianza o romper la lealtad. Prevenir estos 9 actos de ruptura de confianza y lealtad son formas vitales de salvar tu matrimonio.

  1. Siendo leal primero a alguien o algo diferente a tu esposo
    Si le estás dando tu lealtad primaria a tus padres en vez de tu pareja, estás cometiendo un acto de infidelidad. Si estás más preocupado por tus amigos que por tu esposa, estás engañándola en esencia. Si estás consistentemente dándole tu lealtad total a tu carrera por encima de tu esposo, estás siendo infiel. Si pudiéramos comprender esta responsabilidad de dar nuestra mejor lealtad al matrimonio, este podría mejorar considerablemente.
  2. Manteniendo secretos
    En el matrimonio, los secretos son tan peligrosos como las mentiras. El matrimonio debe construirse sobre bases de total transparencia y confianza. Debes priorizar confianza y transparencia en el matrimonio por encima de tu propia privacidad. A menos que estés planeando una fiesta sorpresa o escondiendo un regalo especial, no hay lugar para secretos en el matrimonio. En cualquier momento que tengas una conversación, hagas una compra, envíes un mensaje, busques algo en internet o algo que esperes que tu esposo no descubra, estás actuando de manera infiel.
  3. Amenazar con divorcio
    El divorcio se ha vuelto muy normal en nuestra sociedad. Asumimos que cuando el matrimonio se pone difícil significa que nos casamos con la persona equivocada y necesitamos comenzar de nuevo con alguien más. Cuando amenazamos con divorcio estamos quebrando la confianza sagrada que hace que un matrimonio funcione. Estamos diciendo que nuestros votos no importaron y que nuestro compromiso está condicionado a nuestros sentimientos. Mira los problemas del matrimonio como una oportunidad para trabajar juntos en volverse más fuertes, no como una excusa para terminar.
  4. Aventuras emocionales
    Las aventuras emocionales generalmente llevan a aventuras sexuales, pero también son un acto de infidelidad. Esto sucede cuando comenzamos a buscar secretamente afecto y atención de otra persona en vez de tu esposo. Generalmente comienzan inocentemente con una conexión natural que compartes con alguien del trabajo o similar, pero esa línea es delgada. Si piensas que esa relación puede ser peligrosa ¡aléjate!
  5. Rehusarse  a admitir errores o disculparse
    Cuando te rehúsas a admitir tus errores o te excusas de tus actos y culpas a tu esposo en vez de asumir tu responsabilidad, estás siendo infiel. Algunas de las palabras más poderosas y sanadoras son: “Estaba equivocado. Lo siento de verdad. Por favor, discúlpame y dame la oportunidad de reconstruir la confianza que rompí”.
  6. No aparecer cuando tu pareja te necesitaTu pareja no debería afrontar ningún problema sin tu presencia, compañía y apoyo. Cuando dijiste “acepto” prometiste estar ahí para tu esposo (a). Participar o ayudar selectivamente a tu cónyuge, es ser infiel. Mostramos amor estando ahí siempre.
  7. Tratar de ganar una pelea
    Esta puede agarrarlos fuera de base. Todos queremos ganar las peleas, ¿no? ¿Qué puede haber de malo en eso? Bueno, en el matrimonio no puedes tratar los problemas con la finalidad de ganar. Se trata de resolver, juntos, porque son del mismo equipo. Tomar una actitud ganar-perder significa que son de equipos opuestos. Adversarios en vez de compañeros. Esa es una mente de divorcio no de matrimonio.
  8. Aventuras sexuales
    Las aventuras sexuales hunden los matrimonios. Es probablemente lo que salta a la mente cuando escuchas la palabra “infidelidad”, porque es el último acto de ruptura de confianza y lealtad. Si estás pasando por algo así y vas a comenzar a justificar una aventura, por favor, para. El dolor será más grande de lo que imaginas.
  9. Rendirse
    Sea lo que sea que estés viviendo, pueden superarlo juntos. No pierdan la esperanza. No se rindan. Recuerden las razones por las que están juntos en primer lugar.

Sabemos que es difícil, pero vale la pena. ¿Has vivido algo similar? ¿Cómo lo superaste? Comparte con tus amigos y familiares.

(siguapas.com).

COMPARTIR