Nombre de Dios, tierra sin ley

    Fernando Miranda Servín.

    Bajo los regímenes priístas que gobernaron Durango a nivel estatal, era común que caciques y delincuentes que asolaban a los habitantes de la mayoría de los municipios de esta entidad se apoderaran de propiedades y grandes extensiones de terrenos amenazando de muerte a sus indefensos propietarios, o de plano asesinándolos, ante la complacencia y protección de las autoridades en turno. Hoy, bajo el gobierno panista “del cambio”, encabezado por el gobernador José Aispuro Torres, parece increíble, pero está sucediendo lo mismo.

    El “empresario de la construcción”, Óscar Herrera Calderón, quien en las redes sociales se ostenta como Ysrael Herrera, acompañado de hombres armados amenazó de muerte a Javier Sánchez Ramírez para obligarlo a entregarle la posesión de su predio de 27 mil 177 metros cuadrados a su hija Paulina Herrera Fallad, ante el Notario Público Núm. 7 de la ciudad de Durango.

    Esta historia se desarrolla en este momento en el municipio de Nombre de Dios, a menos de 80 kilómetros al suroriente de la capital de Durango. Ahí, bajo la presidencia municipal de Juan Solís Ríos (hermano del rector corrupto de la UJED, Rubén Solís Ríos), en el último mes de su trienio, en agosto de 2019, Fernando José Santillán, ex secretario del Ayuntamiento, acompañó a Óscar Herrera Calderón, supuesto “empresario de la construcción”, de 56 años, oriundo de este municipio, para que este se entrevistara con el señor Javier Sánchez Ramírez, de 47 años de edad, en su domicilio para presionarlo pues quería que le vendiera el predio rústico de su propiedad conocido como “Río Seco”, con una extensión de 27 mil 177 metros cuadrados.

    Javier Sánchez Ramírez se negó a venderle el terreno a Óscar Herrera Calderón, argumentando que ya tenía comprometida la venta con el Dr. Mario Moreno Salas, recibiendo de inmediato la frase amenazante: “Entonces va a ser a la fuerza”.

    Así las cosas, el 13 de noviembre de 2019, acompañado de varios sujetos armados, el “empresario de la construcción” Óscar Herrera Calderón se presentó en el domicilio de Javier Sánchez Ramírez para amenazarlo de muerte y obligarlo a firmar un poder pleno a su nombre en la notaría Núm. 1 de Nombre de Dios, a cargo del Lic. Juan Francisco Vázquez Novoa.

    Ya con el poder notarial en sus manos, el 26 de noviembre de 2019 Óscar Herrera Calderón, nuevamente acompañado de tipos violentos y armados, y por medio de amenazas de muerte, obligó a Javier Sánchez Ramírez a presentarse ante el Notario Público Núm. 7 de la ciudad de Durango, Luis Alberto Zavala Ramos, para formalizar la compraventa del predio “Río Seco”, fungiendo Óscar Herrera Calderón como “apoderado” de Javier Sánchez Ramírez, y Paulina Herrera Fallad (hija de Óscar Herrera Calderón) como compradora, quedando registrada en la escritura fraudulenta la operación de compraventa en 30 mil pesos; 30 mil pesos que Javier Sánchez Ramírez nunca recibió.

    De esta manera, Javier Sánchez Ramírez fue despojado del predio “Río Seco”, que tiene una extensión de 27 mil 177 metros cuadrados.

    Carátula de la escritura en la que Javier Sánchez Ramírez, por medio de amenazas de muerte provenientes de Óscar Herrera Calderón, cede su predio conocido como “Río Seco” a Paulina Herrera Fallad, hija del agresor.
    Con la irrisoria cantidad de 30 mil pesos quedó registrada la venta ilegal del enorme predio “Río Seco”, de 27 mil 177 metros cuadrados, propiedad de Javier Sánchez Ramírez, quien acudirá a instancias federales para solicitar un amparo ante la inacción de la Fiscalía General del estado de Durango.

    Desde el mes de noviembre de 2019 Javier Sánchez Ramírez presentó dos denuncias ante la Fiscalía General del estado de Durango (208/2019 y 212/2019), mismas que hasta este momento no han sido atendidas. Hoy, Óscar Herrera Calderón, quien en las redes sociales se hace llamar Ysrael Herrera, pretende fraccionar el predio “Río Seco” en contubernio con las actuales autoridades municipales que ya le van a instalar una red de agua potable de más de 3 kilómetros de longitud, a pesar de que la Fiscalía desde diciembre del año pasado informó al Notario Público Núm. 7, Luis Alberto Zavala Ramos, que se abstenga de realizar cualquier trámite relacionado con el predio “Río Seco” hasta que terminen las indagatorias correspondientes; indagatorias que se encuentran totalmente detenidas o archivadas mientras Óscar Herrera Calderón y su hija Paulina Herrera Fallad, de acuerdo a testimonios de los lugareños, ya están ofreciendo lotes del predio “Río Seco” al mejor postor. Como se sabe, el municipio de Nombre de Dios, orgullo de Durango, fue declarado Pueblo Mágico en 2018 por la secretaría de Turismo.

    El señor Javier Sánchez Ramírez, propietario legal del predio “Río Seco”, ante la inacción de la Fiscalía General del estado de Durango, tramitará un amparo en tribunales federales y, a través de este conducto, solicita la inmediata intervención del gobernador José Aispuro Torres pues teme ser asesinado por Óscar Herrera Calderón.

    ¿Se hará justicia en Nombre de Dios o seguirá siendo tierra sin ley?


    COMPARTIR