La democracia en tiempos de Covid y corruptos en la mira

    La Reflexiva

    La democracia es el gobierno del pueblo, y el sufragio universal, libre y secreto, es el mecanismo de participación de la ciudadanía a través del cual se elige a los dirigentes o representantes para un período determinado.

    Esto es en teoría, porque en la realidad nuestro país está lejísimos de practicar una verdadera democracia, pues la clase política se ha perpetuado en el poder de una manera más que infame.

    Los políticos brincan de un partido a otro, de un puesto a otro, mientras el pueblo solo observa la corrupción y el enriquecimiento ofensivo e indignante de los mismos personajes que han saqueado las arcas públicas desde hace más de dos décadas.

    A través de la historia, los mejores operadores políticos han sabido leer con claridad las exigencias y debilidades de la sociedad y utilizan las herramientas a su disposición para lograr el propósito de sus clientes.

    El fin último siempre será alcanzar el poder, y a lo largo de la historia han manipulado la tragedia y mercantilizado las necesidades del grueso de la población para lograr su objetivo. Nuestro presidente de la República tiene un largo recorrido, es un maestro en el arte de la persuasión y la operación política, y pensar que no utilizará la vacuna contra el COVID19 a favor de los candidatos de MORENA es ser ingenuo.

    Hace unas semanas vimos cómo López Obrador desapareció del escenario social, no lo vimos de gira, ni en medios; se informó que padecía COVID19 y muchos empezaron a especular otras posibles enfermedades: infarto, derrame cerebral, etc.

    El caso es que reapareció sin cubrebocas y con declaraciones por demás electoreras: “¿Por qué me enfermé? Porque no me vacuné, porque no abusé y porque tengo que trabajar como millones de mexicanos. No se puede vivir encerrado, me cuidé, guardé la sana distancia, pero me tocó, aunque afortunadamente salí adelante”, dijo.

    Para algunos nada es más codiciado en la vida que el control y el poder, el presidente tiene un control, como en años no se veía en México, y sin embargo su credibilidad y confianza en ciertos sectores de la sociedad cada vez se ven más disminuidas debido a las tremendas inconsistencias de su gobierno: la rifa del avión sin avión que no se rifó; la inauguración del aeropuerto de Santa Lucía que opera desde la década de los años 50; la distribución de vacunas que aún no se adquieren, entre otras. Y aun con estas pifias garrafales la oposición no la tiene fácil. El objetivo de los partidos de la alianza “Va Por México” es quitar un poco de control en el Congreso al lopezobradorismo, no para equilibrar ni para beneficiarnos a los ciudadanos, sino para mantener sus privilegios, y eso lo vimos claramente en la repartición de sus candidaturas.

    La alianza “Va Por Durango”, con candidatos desprestigiados y abiertamente repudiados por la ciudadanía pretende conservar sus privilegios.

    El mayor reto que enfrentan los candidatos de la alianza “Va por México” a nivel nacional y local en este momento es precisamente la falta de credibilidad, ya que la mayoría son viejos conocidos de la ciudadanía y en los cargos que han ocupado han incumplido sus compromisos y utilizado los recursos públicos en acciones innecesarias y corruptas.

    Morena no podrá conservar el poder con candidatos improvisados como en la pasada elección federal, pero ¿la oposición con la alianza “Va por México” podrá arrebatárselo con candidatos repudiados por la sociedad?

    Parece que no aprendieron que el poder y el control pertenece a los ciudadanos, que poseen un arma infalible: El voto.

    Los datos COVID: más de 170,000 muertos registrados (la cifra real supera los 300 mil); casi dos millones de contagiados y apenas 725 mil ciudadanos vacunados de una población de 126 millones de mexicanos. Cuídese, porque ya entramos modo campaña y los datos de la mortandad y contagios van a seguir siendo manipulados. Esto lo vamos a saber tarde o temprano.

    En Durango la justicia continúa más que ciega, pero para su conveniencia. Es sabido lo insostenible que es ya la permanencia de la Fiscal Ruth Medina Alemán en su cargo. Infinidad de denuncias sin resolver, desaseo indignante en casos sentidos de la sociedad, como el del delincuente sexual perredista Gamaliel Ochoa y la Dra. Calvillo, pero ahí sigue inamovible, igual que el “Consejero Jurídico” del gobierno estatal, Galdino Torrecillas, quien presenta un enriquecimiento personal dudoso, y no solo él sino también varios de sus colaboradores. El sexenio ya se les está acabando y este tipo de personajes tendrán que encomendarse a algún santo o amuleto africano para que no llegue un gobierno adverso y les haga pagar algunas de las injusticias que han cometido con gente inocente.

    PAG-5-2
    Galdino Torrecillas, el gangsteril titular de la “Consejería Jurídica” del gobierno estatal de Durango, el sexenio ya se acaba y es uno de los personajes que deberá ser investigado por el cuestionable papel que ha desempeñado y los atropellos que ha cometido.

    COMPARTIR