Peña Nieto, los amigos nefastos y el petróleo para unos cuantos

Uno de los empresarios consentidos de Enrique Peña Nieto es Juan Armando Hinojosa Cantú, tamaulipeco director general de la empresa constructora “Grupo Higa”, que ya se ha visto involucrado en muchos escándalos de corrupción, sobre todo por ser quien “vendió” la famosa Casa Blanca a la esposa del presidente, ese palacete monumental que supuestamente adquirió la cónyuge del primer mandatario nacional con ahorros de toda la vida.

Como ya se sabe de sobra, este mismo empresario corrupto también le “vendió” una lujosa mansión en Malinalco, Estado de México, al ex secretario de Hacienda y actual secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso.

No conforme con las “ventas” baratísimas de propiedades faraónicas a prominentes integrantes del gabinete presidencial, Hinojosa Cantú ha “ganado” infinidad de licitaciones millonarias desde que Peña Nieto era gobernador del estado de México, y hasta la fecha siendo presidente de la República. Y aunque se había mantenido con un bajo perfil ante los medios de comunicación, este empresario ha sido señalado por diversos partidos opositores al PRI precisamente por “ganar” y “ganar” más y más licitaciones, todas ellas importantes en obras e infraestructura públicas.

Ahora, este personaje ya aborrecible para la sociedad mexicana, está involucrado nuevamente en otro escándalo internacional pues su nombre ha salido a relucir en la investigación conocida como “Paradise Papers”, que ha arrojado una lista de nombres de magnates, políticos, artistas y deportistas implicados que esconden o escondieron sus inversiones en paraísos fiscales para evadir el pago de impuestos, entre los que destacan el hombre más rico de México, Carlos Slim; el fallecido sacerdote y ex líder de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel; el ex dirigente “obrero” Joaquín Gamboa Pascoe, priista que manejó cifras millonarias de dinero al frente de la CTM; el ex secretario de Seguridad Pública federal en el sexenio de Vicente Fox, Alejandro Gertz Manero; el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, y otro cercano a Peña Nieto, Pedro Aspe, ex secretario de Hacienda con Carlos Salinas de Gortari, entre otros. De este último se sabe desde hace tiempo que sus compañías financieras asesoran en la renegociación de sus deudas a los gobiernos estatales, como el del Estado de México cuando Peña Nieto era gobernador de esta entidad.

PÁG. 2 (2). Mientras la mayoría de los contribuyentes mexicanos pagan sus impuestos debidamente, los más ricos esconden grandes fortunas en paraísos fiscales para evadir al Sistema
Mientras los contribuyentes mexicanos pagan sus impuestos debidamente, los más ricos esconden grandes fortunas en paraísos fiscales para evadir al Sistema de Administración Tributaria.

Estas relaciones desaseadas que el presidente ha tenido con personajes verdaderamente nefastos, su inclinación por la corrupción y por ejercer actos brutales de represión, así como su marcada ignorancia, han hecho que su imagen vaya cada día más en picada hacia el final de su sexenio, haciendo infructuosos los esfuerzos de su área de comunicación social por amortiguar aunque sea un poco la aparatosa caída. Lo grave es que ese esfuerzo nos está saliendo muy caro a los contribuyentes, pues este mandatario en sus primeros 4 años de gobierno se ha gastado más de 34 mil millones de pesos en contratos publicitarios realizados con los principales medios de comunicación nacionales y extranjeros, dinero que habría sido suficiente para solventar de inmediato la reconstrucción total de las zonas afectadas por los pasados terremotos que sufrieron varias entidades del país.

Y mientras esto sucede, siguen sin aparecer los beneficios que al inicio de su sexenio Peña Nieto dijo que llegarían con las reformas constitucionales, sobre todo la hacendaria y la energética, pues el desempleo y los bajos salarios siguen impactando fuertemente los bolsillos de los mexicanos. Los gasolinazos continúan, y en Durango, por ejemplo, ya se liberaron los precios de los combustibles; de acuerdo a la Reforma Energética, esto supuestamente permitiría una libre competencia que derivaría en mejores precios, sin embargo el costo de las gasolinas ha aumentado hasta en un 50 por ciento en este sexenio.

Las manifestaciones contra los gasolinazos han disminuido por las represalias que se han generado en contra de quienes se han atrevido a salir a las calles a inconformarse.

Así las cosas, dentro de este panorama sumamente desalentador y plagado de corruptelas, impunidades y malos resultados que se han dado en todas las dependencias federales, sobre todo en la empresa paraestatal PEMEX, Peña Nieto recientemente hizo el anuncio del más grande yacimiento de petróleo de los últimos 15 años descubierto por esta dependencia, localizado en Cosamaloapan, Veracruz, dónde se estima que se pueden generar cerca de mil 500 millones de barriles de crudo.

PÁG. 2 (1). Luego de la reforma energética que dio pie a la intervención de empresas privadas en PEMEX, el gobierno de Peña Nieto ha anunciado el descubrimiento de dos grandes yacim
Luego de la reforma energética que dio pie a la intervención de empresas privadas en PEMEX, el gobierno de Peña Nieto ha anunciado en lo que va de este año el descubrimiento de dos grandes yacimientos petroleros, por lo que esta empresa paraestatal sigue siendo “la gallina de los huevos de oro”, pero solo para unos cuantos, no para la mayoría de los mexicanos.

Si tuviéramos otro tipo de gobernantes, es decir, gobernantes honestos, lo anterior debería ser una buena noticia que nos llenara de júbilo como nación, pero sabiendo cómo se las gastan esas auténticas mafias que dicen que nos representan en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, no puede más que darnos cierta tristeza e impotencia ante la casi certeza de saber que los recursos millonarios que produzca ese yacimiento van a ir a parar a los bolsillos de unos cuantos pelafustanes y no a las mesas de la mayoría de los mexicanos.

Pemex, en los últimos sexenios, pero más específicamente en este, se ha visto implicada en una serie de escándalos de corrupción y saqueo alarmantes, tanto de su sindicato como de sus ex directivos, como Carlos Romero Deschamps con su enriquecimiento vergonzoso, y Emilio Lozoya, envuelto en el caso Odebrech. Aunado a estos latrocinios, los precios del petróleo han caído a nivel internacional, sus refinerías han bajado su producción y enfrenta también el robo cada día más agresivo de combustible. De hecho, este año 2017 destaca por el aumento de “huachicoleros”, pues la dependencia reportó que al mes de septiembre pasado se habían detectado 7 mil 642 perforaciones ilegales en los ductos, superando así los 6 mil 873 casos que se registraron en 2016. Todo esto nos da una idea más clara y precisa sobre quiénes serán los verdaderos beneficiados con el descubrimiento histórico del yacimiento veracruzano: por un lado los carteles delincuenciales de cuello blanco representados por los directivos de esta paraestatal y sus amigos empresarios cómplices, junto con los líderes sindicales, y por otro lado las bandas criminales de ordeñadores de oleoductos.

La mayoría de los mexicanos difícilmente podrá acceder siquiera a beneficiarse con un litro de ese preciado oro negro descubierto, a reserva de que algo verdaderamente grande suceda y revierta nuestra actual situación.

Es por demás decir que ese “algo verdaderamente grande” no está relacionado con la partidocracia criminal ni con santones o fantoches, sino con nosotros mismos, pues de nosotros depende cambiar el panorama sombrío que vivimos por un nuevo amanecer.

COMPARTIR