El modismo “ave de mal agüero” es una expresión que se refiere a aquellas personas que son gafes, o portadoras y anunciadoras de malas noticias, o que suelen acompañarse de vibraciones negativas y que, en general, no presagian nada bueno.

Fernando Miranda Servín.

1.- En su libro titulado Calderón de cuerpo entero...
En su libro titulado “Calderón de cuerpo entero”, el maestro del periodismo Don Julio Scherer en una serie de entrevistas logró sacar lo peor del político yunquista Manuel Espino, simplemente dejándolo hablar.

En el libro titulado “Calderón de cuerpo entero”, escrito por Julio Scherer García, Manuel Espino le confiesa al recordado maestro del periodismo su relación con el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, destacando el conocimiento que tenía de su carácter despótico y de su alcoholismo.

En la presentación de dicho libro, realizada en Durango por Julio Scherer Ibarra el 2 de marzo de 2012, en las instalaciones de la Estación de Ferrocarril, Manuel Espino manifestó a los presentes, refiriéndose a Felipe Calderón: “No me caía bien, pero me partí la madre para que Calderón fuera presidente de la República en el 2006… yo ya sabía bien quién y cómo era, pero tuve que apoyarlo porque era lo políticamente correcto ya que yo era el presidente nacional del PAN”.

Al final de la presentación de la obra literaria, en la ronda de preguntas y respuestas, me dirigí a Manuel Espino diciéndole que lo políticamente correcto hubiera sido que informara a la opinión pública y a los militantes panistas los motivos por los cuales no le caía bien Felipe Calderón, y si aún así la militancia blanquiazul hubiera insistido en apoyar a Calderón en sus aspiraciones para ser candidato a la presidencia, lo políticamente correcto hubiera sido que renunciara a la presidencia nacional de PAN. “Pero lejos de hacer esto –le dije-, usted decidió partirse la madre por él. Luego entonces, usted es en buena parte responsable de que un sujeto como Felipe Calderón haya llegado a la presidencia de la República”.

3.- Con el panista Felipe Calderón en 2006.
Con el panista Felipe Calderón, en 2006.

Y todos sabemos lo que sucedió en el sexenio de Calderón, pues aparte de que este ex mandatario y su séquito se enriquecieron brutalmente, dieron marcha a las iniciativas de ley que abrieron paso a las reformas estructurales que hoy facilitan la privatización de PEMEX y la CFE, además de empobrecer aún más al pueblo de México y convertir el territorio nacional en una enorme fosa clandestina de más de cien mil muertos, producto de su fallida “guerra contra el narcotráfico”.

Luego del sexenio calderonista Manuel Espino fue prácticamente corrido del PAN el 3 de mayo de 2011, y con una organización llamada “Volver a empezar”, supuestamente conformada por miles de integrantes, buscó refugio con el entonces candidato priísta a la presidencia, Enrique Peña Nieto, a quien ofreció su apoyo para, igual que con Calderón, ayudarlo a ganar las elecciones presidenciales.

4.- Con el priísta Enrique Peña Nieto en 2012.
Con el priísta Enrique Peña Nieto, en 2012.

En 2015 el partido Movimiento Ciudadano lo postula como candidato a diputado federal y lo lleva a la Cámara de Diputados, renunciando a ese partido (al que nunca se afilió) en 2017. Pero ya sabemos todos lo que ha pasado en el sexenio de Enrique Peña Nieto, en el que su corrupción extrema ha sido evidenciada a nivel internacional, así como los saqueos millonarios escandalosos e ineptitudes graves que han realizado los principales integrantes de su gabinete, como José Antonio Meade, Luis Videgaray, Rosario Robles, Aurelio Nuño y Miguel Ángel Osorio Chong, entre otros.

Con Enrique Peña Nieto las estadísticas de inseguridad relacionadas con el crimen organizado han superado en mucho a los números que dejó Felipe Calderón, y el genocidio de los 43 de Ayotzinapa es una marca que llevará tatuada en la frente por siempre. Y Manuel Espino ha estado ahí, al lado de estos dos presidentes infames.

2.- La periodista y escritora...
La prestigiada periodista y escritora Sanjuana Martínez en su obra literaria titulada “La Señora Calderón” quizá sin proponérselo también logró extraer la bajeza y deslealtad del ex compañero de partido del ex presidente Felipe Calderón.

Mientras esto ha sucedido, en los últimos años Manuel Espino, por su parte, ha seguido explotando sus experiencias y testimonios directos sobre el alcoholismo de Felipe Calderón, ahora relatando sus vivencias a la autora del libro titulado “La Señora Calderón”, la periodista Sanjuana Martínez, de la misma manera que lo hizo con Don Julio Scherer García, pero dando detalles más lastimosos de las borracheras del ex presidente panista, como una llevada a cabo en un hotel de Querétaro, cuando Calderón era coordinador de la fracción panista en la Cámara de Diputados: “Ya de madrugada (contó Espino a la periodista) se lo llevaron en ‘calidad de bulto’ a su habitación, ahí lo acostaron en la cama, le quitaron los zapatos, le aflojaron el cinto del pantalón y lo pusieron de lado, sosteniéndolo en esa posición con una almohada, para evitar que, si vomitaba, se ahogara. Fue muy penoso y no era la primera ni la última vez”, relató Espino.

Así las cosas, parece ser que este ha sido el mérito más grande de Manuel Espino que le ha redituado muy buenos dividendos políticos: balconear y exponer la tragedia de un político enfermo de alcoholismo, cuando lo que debe hacer un caballero que se precia de serlo es guardar silencio sobre este tipo de cosas y criticar al adversario estrictamente por sus errores políticos (que Calderón los tuvo y los tiene de sobra).

Ahora, el pasado 4 de mayo Manuel Espino fue nombrado Coordinador de las Organizaciones Sociales y Civiles del partido Morena por Andrés Manuel López Obrador, por lo que el santón “izquierdista” deberá cuidarse de cada frase que diga y cada actitud que tome cuando tenga a su lado a Manuel Espino, pues la discrecionalidad y la lealtad no son precisamente cualidades que caractericen a este político duranguense, a quien sus amigos de la infancia de esta entidad norteña lo describen a la perfección: “Manuel Espino en la escuela era de los que golpeaban por la espalda y se echaban a correr”.

5.- Con el santón izquierdista Andrés Manuel López Obrador, en 2018.
Con el santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador, en 2018.

Esta anunciada mancuerna de López Obrador con Manuel Espino ha sido duramente criticada, no solo en las redes sociales y en los medios de comunicación sino al interior mismo de su partido Morena, pues si ya se veía la convivencia promiscua de López Obrador con la ultraderecha por la alianza que Morena hizo con el Partido Encuentro Social, ahora se confirma de sobra por lo que representa Manuel Espino, quien como presidente nacional del PAN, de 2005 al 2011, siempre sirvió a los intereses de esa organización ultraconservadora llamada Yunque, de la que es un distinguido militante, y como presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América, de 2007 a 2010, impulsó las políticas más retrógradas y oscurantistas en cuanto a los derechos reproductivos de la mujer y las libertades sexuales, tanto en México como en otros países de nuestro continente.

Será interesante ver qué clase de organizaciones sociales y civiles le acercará Manuel Espino al santón “izquierdista” Andrés Manuel López Obrador, pero seguramente no serán aquellas que realmente han luchado por los auténticos derechos civiles de los mexicanos, la mayoría de las cuales repudia a este personaje sórdido que, como auténtico mercenario, en su momento sirvió al panista Felipe Calderón porque según él “era lo políticamente correcto”, y posteriormente se puso a las órdenes del priísta Enrique Peña Nieto porque aquél lo corrió del PAN, lo dejó en la orfandad política y no le quedaba de otra. A estos dos mandatarios, como ave de mal agûero, Manuel Espino les ha levantado la mano en eventos masivos durante sus campañas electorales y han terminado sus sexenios de manera desastrosa, perjudicando gravemente al pueblo de México.

Este mismo Manuel Espino, el pasado 4 de mayo en la ciudad de Progreso, Yucatán, le levantó la mano al santón de Macuspana, quien en su búsqueda del poder por el poder ha dejado la ideología y la moralidad a un lado para hacer alianzas con lo peor de lo peor de la política nacional. Ya veremos lo que le depara el destino al jerarca tabasqueño, y sobre todo a nosotros los ciudadanos, que somos los que siempre pagamos los abusos e ineptitudes de nuestros mandatarios.


 

COMPARTIR