Hernando Name

El Centauro del Cine

De la redacción de razacero.

screen-shot-2016-12-12-at-8-15-45-p-mHernando Name Vázquez es el director de cine más relevante que le ha dado Durango al mundo, sin embargo no tiene una estrella con su nombre ni una estatua en el paseo de la calle Constitución, del centro de esta ciudad norteña. Poco reconocido por la misma industria del cine nacional, fue apenas hasta el año 2014 que el Instituto Municipal del Arte y la Cultura del municipio de Durango le brindó un merecido homenaje, y el pasado 25 de noviembre el nuevo gobierno estatal organizó la presentación del libro titulado “Hernando Name, El Centauro del Cine”, patrocinado por Nancy Castillo y Carlos Medina Alemán, y escrito por los extraordinarios cronistas e historiadores duranguenses Gilberto Jiménez Carrillo y José de la O Holguín, con la grata presencia de un Hernando Name que a sus 77 años se mantiene fuerte y lúcido.

screen-shot-2016-12-12-at-8-16-49-p-mEsta obra literaria es ampliamente recomendable ya que contiene los orígenes y vivencias de este cineasta sui géneris nacido en el municipio de Guadalupe Victoria el 6 de febrero de 1939.

Hernando Name, a los quince años, participa en la primera película filmada en Durango, “Pluma Blanca”, en julio de 1954, dirigida por Robert D. Webb y protagonizada por Robert Wagner y Debra Paget.

Desde entonces, Hernando Name, siempre montando imponentes caballos, se volvió parte del cine internacional, participando también en la Época de Oro del Cine Mexicano. Empezando desde abajo como extra, Hernando Name sería el mejor stuntman o doble de México, después alcanzaría la categoría de actor y finalmente se convertiría en uno de los productores y directores de cine más prolíficos de nuestro país con 106 filmes, la mayoría de ellos del género western y financiados por él mismo.

Carismático y afable, pero al mismo tiempo de carácter recio y rebelde, Hernando Name nunca se disciplinó a los esquemas establecidos por las instituciones cinematográficas gubernamentales, por lo que arriesgaba su propio dinero obtenido como comerciante de chile en la Central de Abastos de la Ciudad de México. Así fue como produjo su primera película “El pistolero y la dama”, con el genial actor duranguense Jorge Martínez de Hoyos.

Hernando Name se dice “hombre egresado de la Real y Pontificia Academia de Chupaderos”, y vaya que sí lo es pues compartió esos antiguos escenarios de filmación con los más grandes actores y actrices de todos los tiempos, desde el legendario John Wayne, Gary Cooper, Burt Lancaster, Paul Newman, Robert Redford, Tony Curtis, Yul Brynner, Katharine Ross y Sarita Montiel, hasta Pedro Armendáriz, Antonio Aguilar, Carlos López Moctezuma, Luis Aguilar, Mario Moreno “Cantinflas”, Los hermanos Almada, Julio Alemán, Dolores del Río y María Félix, entre muchos otros que es imposible de enumerar en este espacio.

Hernando Name aparece como doble y actor en muchos de los filmes históricos de la cinematografía mundial realizando hazañas ecuestres y de acción que solo él podía hacer, como Estampida (1959), Taras Bulba (1961), El muro de San Sebastián (1967), Los invencibles (1969), Butch Cassidy and The Sundance Kid (1969), Un hombre llamado caballo (1970), El jardín de la tía Isabel (1971), El ministro y yo (1975), El Apando (1975) y Campanas rojas (1981).

En 1985 dirige a María Félix y a Ignacio López Tarso en el filme “Toña Machetes”.

En 1968, Hernando Name es contratado por el director Alberto Mariscal para dirigir las escenas de acción de la película “El tunco Maclovio”, estelarizada por Julio Alemán, Mario Almada, José Ángel Espinoza “Ferrusquilla” y Bárbara Angely. Este filme ha sido considerado por la crítica como el mejor western realizado en nuestro país.

screen-shot-2016-12-12-at-8-17-33-p-m

Es obvio que la historia de un personaje de esta talla no se puede contar en un libro ni en dos o tres pues desde aquél primer instante en que pisó un escenario cinematográfico en 1954 hasta la fecha son cientos de experiencias y anécdotas las que Hernando Name nos podría contar durante horas enteras sin fastidiarnos ni un solo segundo. Por eso resulta muy reconocible la labor de los respetables escritores duranguenses Gilberto Jiménez Carrillo y José de la O Holguín, que recopilaron y sintetizaron magistralmente la vida, obra y anecdotario de este ícono legendario de la cinematografía internacional… Hernando Name, El Centauro del Cine.

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR