El Toyota Corolla ya no se fabricará en México tras las presiones de Trump

Toyota y Mazda anuncian un acuerdo para impulsar los coches eléctricos. El fabricante japonés también traslada la producción del Corolla de México a EEUU, tras meses de presiones de Donald Trump.

Los fabricantes japoneses Toyota y Mazda han sellado una nueva alianza estratégica. Según han explicado hoy en rueda de prensa, el acuerdo incluye la puesta en marcha de una joint venture y la inversión de 1.600 millones de dólares en una nueva planta en Estados Unidos. La fábrica, que empezaría a funcionar a partir de 2021, daría empleo a 4.000 personas y produciría anualmente más de 300.000 vehículos de ambas marcas. El anuncio llega meses después de las presiones de Donald Trump, que exigió a las dos empresas asiáticas que instalaran centros de producción en EEUU.

Toyota planea fabricar en esta planta norteamericana vehículos de la marca Corolla, que inicialmente se iban a producir en Guajanato (México), donde la compañía asiática está construyendo una segunda planta. El fabricante japonés prevé fabricar los modelos Tacoma en la planta mexicana, trasladando la producción del Corolla a la fábrica conjunta con Mazda en EEUU. “No habrá un impacto sustancial en la inversión y en el plan de empleo de la fábrica mexicana”, ha aclarado la empresa en un comunicado. Según informó Forbes hace unos meses, Toyota preveía crear 2.000 empleos directos y 10.000 indirectos en México. El anuncio ha sido celebrado por Donald Trump en su cuenta de Twitter, después de los mensajes amenazadores que publicó contra la compañía en enero:

El acuerdo estratégico entre Toyota y Mazda tiene como objetivo el desarrollo conjunto de tecnologías relacionadas con los vehículos eléctricos, con el fin de dar respuestas a las necesidades y exigencias de los mercados, sin dar más detalles sobre este área de negocio. El acuerdo entre Toyota y Mazda revela nuevos detalles de la unión que los fabricantes japoneses sellaron en 2015, cuando apostaron por centrarse en las tecnologías para reducir las emisiones contaminantes y la conducción autónoma.

Las dos compañías trabajarán en el desarrollo de tecnologías multimedia y entretenimiento para cubrir la creciente demanda de conectividad incorporada a sus coches. Mazda también se hará con un 0,25% de las acciones de Toyota, mientras que esta compañía adquirirá 31,92 millones de acciones del fabricante asiático de nueva emisión a través de un tercero, una operación que le permitirá comprar el 5,05% del capital de Mazda. Ambas compañías no descartan ampliar su alianza estratégica y comercial en un futuro.

COMPARTIR