Los enemigos de la sexualidad

El ego铆smo, los celos, la falta de imaginaci贸n y las creencias erradas obstaculizan聽una vida sexual plena. Un experto habla de c贸mo superar esas matapasiones.

Para ser una de las dimensiones m谩s importantes de la vida, la sexualidad tiene demasiados enemigos. Lo dice Carlos Pol Bravo, m茅dico psiquiatra y sex贸logo, que pr贸ximamente lanzar谩 el libro聽Oro l铆quido聽en el que aborda, entre otros temas, los principales obst谩culos para que el sexo sea como debe ser, libre, gratificante, responsable y sin traumas. La poca cultura, la p茅sima educaci贸n sexual y los mitos transmitidos de generaci贸n en generaci贸n hacen que su ejercicio muchas veces resulte tr谩gico. Lo prueban las estad铆sticas de embarazos no deseados, el aumento de las cifras de enfermedades de transmisi贸n sexual y el incremento de las disfunciones sexuales. Estos son los aspectos que traumatizan, impiden y proh铆ben tener una sexualidad sana y placentera.

La falta de cultura sexual

Aunque el instinto ayuda, todos necesitan en un comienzo apoyo e informaci贸n acertada. Pero la mayor铆a llega al tema sin preparaci贸n porque sus padres se vuelven un ocho para responder sus preguntas. Contestan con risitas burlonas o con eufemismos.聽鈥淣o entiendo por qu茅 no se le puede hablar de pene o vagina si al f茅mur se le llama f茅mur y al h煤mero h煤mero鈥, dice Pol Bravo. Otros evaden la responsabilidad: 鈥渆se problema se lo dejo al colegio鈥 o 鈥渓a vida le ense帽ar谩鈥. Por eso muchos ni帽os siguen buscando las respuestas en la calle, o peor a煤n en internet, donde encuentran la pornograf铆a con un clic. Esa costumbre est谩 haciendo estragos聽鈥減orque es como darle un coche deportivo a alquien que no sabe manejar鈥, dice el experto.

El s铆ndrome del le贸n herido

Cuando el l铆der de la manada est谩 lastimado se tumba bajo un 谩rbol, lame sus heridas y ruge muy fuerte para sentir que a煤n mantiene su poder. Este comportamiento sirvi贸 a Pol para describir a los hombres con disfunciones sexuales e incapaces de decirle a su pareja o a su m茅dico que sufren de eyaculaci贸n precoz o disfunci贸n er茅ctil. Estos hombres 鈥渞ugen鈥 al asumir una actitud agresiva mientras esquivan a toda costa el contacto sexual, por miedo a pasar por impotentes. Pol aclara que la impotencia sexual no existe y hoy solo hay patolog铆as tratables. Por lo tanto la soluci贸n es consultar sin pena.

La falta de imaginaci贸n

Para el experto el cerebro es el principal 贸rgano sexual, y la piel es el m谩s grande y el que contiene la mayor cantidad de terminaciones nerviosas. Quienes llevan mucho tiempo casados no se aburren con sus parejas por la larga convivencia ni por el v铆nculo, sino por la falta de creatividad, comunicaci贸n y complicidad. Para Pol el sexo es como las cuerdas de la guitarra que聽鈥渟eg煤n las manos de quien las afine, sonar谩n bien o mal鈥. Cuando tienen en cuenta esa realidad, las parejas casadas se vuelven mejores amantes, sin importar el tiempo que llevan juntas, y聽鈥渃omo piratas bucaneros surcan el mar en busca de aventuras para disfrutar el sexo鈥, dice el autor.

Las fechas de expiraci贸n

Lo cierto es que la sexualidad no solo es para la juventud; nunca acaba y su magia radica en que se va descubriendo con el tiempo. Por eso, abstenerse despu茅s de los 50 es un error.聽鈥淯na mujer puede ser multiorg谩smica a los 60 a帽os y seguir sintiendo placer a los 85鈥, dice el sex贸logo. Pero para disfrutar la sexualidad a esta edad hay que dejar atr谩s la idea del sexo coital.聽鈥淯na pareja mayor puede llevar una vida sexual activa sin necesidad de penetraci贸n. Es m谩s enriquecedora porque tiene m谩s imaginaci贸n que la que tienen los j贸venes鈥.

Celos

Las celotipias sexuales se dan cuando la pareja se convierte en el fiscal sexual del otro y lo juzga porque mir贸 o consider贸 atractiva a otra persona. 鈥淟o ideal es que puedan hablar con cierta morbosidad sana de que otro hombre es bello o una mujer es sensual. Esto ayuda a preparar el horno para meter el pan鈥, dice.聽鈥淟as parejas deben desechar ese sentido de posesi贸n porque nadie es de nadie鈥, dice. Lo ideal es compartir la sexualidad. Y para mantener atra铆da a la pareja 茅l aconseja聽鈥渘o ponerle perros guardianes alrededor, sino m谩s bien girar en torno a ella para tenerla interesada鈥.

La b煤squeda fren茅tica del punto G

Est谩 ubicado en el tercio externo de la vagina y es del tama帽o de una lenteja, y, como dice Pol, puede ser un regalo o una pesadilla. Cuando se descubri贸 recibi贸 gran importancia, pero los griegos ya hab铆an declarado al cl铆toris el peque帽o dios pues era la clave para que una mujer encendiera su pasi贸n. De esa forma, estimularlo era un regalo para ambos. Hoy se ha demostrado que el punto G es una terminaci贸n del cl铆toris,聽鈥減arte del peque帽o dios, pero no la m谩s importante鈥, dice. Es una tragedia porque se convirti贸 en el objetivo de todos y聽鈥渕uchos se frustraron por no tenerlo y otros porque su pareja no lo sab铆a buscar鈥, explica. Pol Bravo recomienda enfocarse de nuevo en el olvidado cl铆toris.

El ego铆smo sexual

El mutismo en la cama, la mecanicidad, la falta de sensibilidad y ternura tienen que ver con el ego铆smo y matan la sexualidad. En esta es clave la comunicaci贸n y la libertad porque聽鈥渘o se puede ejercer por obligaci贸n鈥.聽No es pecaminosa, sino inherente al ser humano y debe estar llena de sensibilidad y ternura. Un mal amante carece de eso, dice Pol.聽鈥淟a sexualidad es todo lo que yo considere que da placer, no hay restricciones mientras no haya presi贸n ni chantaje鈥.

(semana.com).

// anaden comentarios
COMPARTIR