Ladrones de arte

Grupos de choque perredistas de Bejarano y Padierna roban obras de arte en la Ciudad de México

 

Juan Carlos Martínez Nava, premio “José Vasconcelos”, otorgado por el Seminario de Cultura Mexicana, y premio internacional “Cultura Mexicana 2011, Bruselas, Bélgica”, otorgado por connacionales radicados en ese país, fue víctima de agresión y robo de sus obras artísticas por parte de sujetos que dijeron pertenecer a organizaciones gremiales comandadas por René Bejarano y Dolores Padierna.

Los hechos se suscitaron el pasado 13 de marzo en su local comercial ubicado en la Avenida Dr. Río de la Loza número 234-1, colonia Doctores, Delegación Cuauhtémoc, en el Distrito Federal. Entre lo robado se encuentran obras de principio y de finales del siglo XIX, principios del XX y contemporáneas.

La denuncia de hechos fue presentada en contra de quien o quienes resulten responsables por privación ilegal de la libertad, abuso de autoridad, robo y despojo. Entre los responsables se encuentran elementos de la SSP-DF y particulares que se ostentan como dirigentes de organizaciones, pero en realidad son invasores de inmuebles, y dijeron ser dirigidos por servidores públicos del Instituto de la Vivienda del Distrito Federal, así como por la senadora Dolores Padierna y el dirigente perredista de Izquierda Democrática Nacional, René Bejarano.

René Bejarano y Dolores Padierna, dirigentes de hampones.
René Bejarano y Dolores Padierna, dirigentes de hampones.

La averiguación previa quedó radicada con el número FCH/CUH-8/T1/01102/14-03, en la Coordinación Territorial de Seguridad Pública y Procuración de Justicia CUH-8, Unidad de Investigación número 1 C/D, ubicada en la calle Chimalpopoca número 100, colonia Centro de esta ciudad capital. El artista plástico Juan Carlos Martínez Nava ha sido galardonado por su labor altruista y por la difusión de la cultura y las artes mexicanas en diversos países, como España, Francia, Filipinas, Estados Unidos, Canadá y Centro y Sur de América Latina.

En entrevista, el hermano del artista comentó: “lo único que puedo mencionar por el momento, para no interferir con las investigaciones, es que el día 13 de marzo se presentó a su negoció un grupo de sujetos acompañados de otros que dijeron ser del Instituto de la Vivienda del Distrito Federal, en representación de Guillermina Correa, subdirectora de Alto Riesgo Estructural, gente del grupo Francisco Villa y de la organización representada por René Bejarano y Dolores Padierna. Se presentaron para decirle que tenía que desalojar el local porque el Instituto iba a construir ‘viviendas dignas’ y que, de no desocupar, iban a utilizar la fuerza pública, por lo que mi hermano les pidió de manera atenta que mostraran el oficio de la autoridad que así lo ordenaba.

Esto causó molestia a los presuntos funcionarios, que adujeron ir de parte del INVI-DF con los líderes de las agrupaciones que controlan la zona y con la administradora oficial del inmueble”.

El 14 de marzo, las amenazas no se hicieron esperar, y al filo de las 9:00 de la mañana, al llegar el artista al negocio que comparte con su hermano, al intentar abrir las chapas de la cortina estas ya habían sido cambiadas, y sólo pudo entrar con el auxilio de un cerrajero, pero al momento de abrir el local, se encontró con un grupo de personas dentro de este, y sus pertenencias ya no estaban. Al tratar de interrogar a los autores de los hechos apareció una patrulla con dos elementos del SSP-DF, que de inmediato lo privaron de su libertad, subiéndolo a la patrulla. Fue trasladado a la agencia del ministerio público CUH-8, donde quedó varias horas detenido e incomunicado. Los elementos de la SSP-DF comentaron que también iban a consignar a su compañera de trabajo, la Lic. Elena Acevedo Flores. Al parecer, la responsable de la agencia del ministerio público pidió al artista y a su compañera de trabajo firmar un “acuerdo”, a lo cual se negaron. Ante tal actitud, los elementos de la SSP-DF, después de hablar con la ministerio público, regresaron en la misma patrulla para devolver el local, así como las pertenencias del artista plástico. En el inmueble, las presuntas autoridades del GDF habían hecho un boquete por la parte trasera del local, con la autorización de María del Carmen Martínez Hernández, “administradora” del inmueble donde está ubicado el local, así como por la presunta dirigente de organizaciones sociales, Sandra Gómez Hernández.

El día 17 de marzo Juan Carlos Martínez Nava se encontró con la sorpresa de que la combinación de las chapas habían sido cambiadas de nueva cuenta y, por versiones de los vecinos del lugar, se enteró que estuvieron sacando sus pertenencias.

Entre los bienes muebles robados se encuentran aparatos eléctricos, computadoras y copiadoras, pero lo más grave para el artista es el robo de sus obras de arte, con las que vive y sobrevive al día. Entre ellas destacan algunas de finales del siglo XIX, principios del siglo XX y contemporáneas del siglo XXI, mucha de ellas adquiridas a la Asociación Mexicana de Grabadores y de Investigación Plástica, que dirige el maestro Alejandro Alvarado Carreño, consanguíneo de Carlos Alvarado Lang, promotores de la gráfica mexicana; otras obras fueron adquiridas y donadas por el Grupo Elfos, que preside la maestra Carolina Viñamata, ambos catedráticos de la Academia de San Carlos, de la ENAP-UNAM. Entre las piezas faltantes se encuentran también una reinterpretación de “La Piedad”, realizada en técnica polvo de mármol, con medidas de 50 x 40 x 50 cm., de alto, con un valor de 150 mil pesos, así como la escultura “Éxtasis de Santa Teresa”, ambas reinterpretaciones de las obras de Miguel Ángel; otras obras robadas son “El Pensador”, de Augusto Rodín, en polvo de mármol, y “El Alemán 1935”, en bronce, ambas de 30 cm., de ancho x 10 cm., de largo y 25 cm., de alto; de la misma manera, al artista le fueron hurtadas una serie de gráficas dedicadas a la lucha libre y su colección particular, pinturas al óleo y su biblioteca personal que consta de más de mil libros.

 

(Sic Media).

COMPARTIR