Miseria humana en Secretaría de Salud

    De la redacción de razacero.

    Si el sexenio pasado la secretaría de Salud del estado de Durango pasó por lo que se pensaba que era el peor ciclo de su historia, la ciudadanía no se imaginó que al deshacerse del PRI en las urnas vendría a gobernar una mafia burocrática mucho peor.

     Y es que el gobierno “del cambio”, panista-perredista, ha llevado la corrupción e ineficacia en esta dependencia a grados de miseria humana inaceptables.

    Dr. Sergio González Romero, secretario de Salud del estado de Durango, su prestigio está quedando por los suelos como titular de esta dependencia.

    Hoy, trabajadores de esta institución denuncian en nuestra redacción, nuevamente, a la directora administrativa y supuesta contadora pública, Ruth María Vázquez Barraza, por establecer medidas de “austeridad” que rayan en la ignominia, como restringir a los directivos de los principales hospitales de la entidad de que hagan gastos superiores a los dos mil pesos. Al respecto, los empleados manifiestan: “Si se presenta una emergencia, los directivos de hospitales no tienen facultades para realizar gastos superiores a los dos mil pesos, tienen que hacer la solicitud correspondiente para que la administradora Ruth María Vázquez autorice el gasto, que tiene que ser debidamente justificado, tardando este trámite varios días. Ya ha habido ocasiones en que por este tipo de limitaciones no se puede disponer de algún medicamento o equipo de inmediato, poniendo en riesgo la vida de los pacientes”.

    La situación que vive la secretaría de Salud debido a la pésima administración de sus recursos y al saqueo desmedido que se lleva a cabo de medicamentos y de su presupuesto ha provocado que, por ejemplo, las instalaciones del Hospital Materno Infantil estén colapsando por falta de mantenimiento. “En algunas áreas del último piso no hay energía eléctrica y las fugas de agua en los baños son constantes sin que ninguna autoridad se preocupe por resolver estos problemas. Los techos se están cayendo a pedazos”, denuncia uno de los trabajadores de este hospital.

    En el último piso del Hospital Materno Infantil no hay energía eléctrica y los techos se están cayendo a pedazos, denuncian trabajadores.

    Y ya en el colmo de la vileza que esta funcionaria de marras practica, los trabajadores describen indignados: “Recientemente se le solicitaron guantes quirúrgicos para que los médicos ginecólogos realicen las revisiones de rutina a las pacientes del hospital, este tipo de guantes, como se sabe, son especiales, pero la administradora Ruth María Vázquez Barraza nos envió guantes de plástico desechables de ínfima calidad, de esos que las tiendas Walmart y Soriana obsequian a sus clientes para que escojan el pescado. ¡¡Es increíble!!”, finalizan los entrevistados.

    En lugar de guantes quirúrgicos especiales, la directora de administración, Ruth María Vázquez Barraza, le envió a los ginecólogos del Hospital Materno Infantil guantes de plástico desechables, “de los que las tiendas Walmart y Soriana les regalan a sus clientes para que escojan el pescado”, denuncian trabajadores de este nosocomio.

    Y más increíble es, por supuesto, que esta “servidora pública” permanezca en su cargo luego de la infinidad de denuncias de corrupción y negligencia que hay en su contra.

    ¿Qué compromisos tiene el secretario de Salud, Dr. Sergio González Romero, con esta funcionaria como para tolerarle este tipo de acciones ruines?


     

    COMPARTIR