Lydia Cacho

De la redacción de razacero.

Lydia María Cacho Ribeiro, valiente periodista de izquierda, escritora, feminista, conferencista y activista de los derechos humanos, nació en la Ciudad de México el 12 de abril de 1963. Desde hace más de 20 años radica en Cancún, Quintana Roo, México.

Hija de Oscar Cacho y de la psicóloga y feminista Paulette Ribeiro, de quien hereda la pasión por la defensa de los derechos humanos, Lydia Cacho ha recibido reconocimientos internacionales por investigar crímenes y desarrollar herramientas sociales y nuevas técnicas para enfrentar y combatir la esclavitud y la trata de personas en todo el mundo.

En el año 2000 fundó el Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM A.C.), en Cancún, Quintana Roo, un centro de alta seguridad especializado en atención a mujeres, niños y niñas que han sido víctimas de violencia doméstica y violencia sexual.

Lydia Cacho logró la primera sentencia por tráfico sexual de niños y pornografía infantil en México y en Latinoamérica (112 años de prisión), hecho que no fue nada fácil para ella.

En mayo de 2005, la periodista presentó el libro “Los demonios del Edén”, en el que denuncia por los delitos de explotación sexual infantil y trata de personas al ex gobernador de Puebla (2005-2011), Mario Marín Torres, y al empresario de origen libanés, Kamel Nacif, así como a Succar Kuri, quien actualmente cumple una pena de 102 años de cárcel.

Siete meses después de publicarse la primera edición de esta investigación, en diciembre de 2005, Lydia Cacho fue detenida arbitrariamente en Quintana Roo para ser trasladada al estado de Puebla, en un tortuoso viaje de 20 horas por carretera, durante las cuales fue torturada y agredida sexualmente, para posteriormente ser encarcelada.

Lydia fue acusada de difamar y calumniar a los empresarios y políticos cuyos nombres aparecen en “Los demonios del Edén”, siendo liberada por la presión social y las exigencias de periodistas e intelectuales nacionales e internacionales; luego de esta detención ilegal, en febrero de 2006, se dieron a conocer grabaciones en las que el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, ofrece a su amigo Kamel Nacif castigar a Lydia Cacho por haber publicado el libro. A raíz de estos hechos vergonzosos, el Congreso de la Unión decidió derogar los delitos de difamación y calumnia de los códigos penales de todo el país, por el uso peligroso que los gobernantes pudieran hacer de estas tipificaciones penales.

Sin embargo, Lydia Cacho, debido a amenazas de muerte provenientes de mafiosos tratantes de personas, tuvo que abandonar el país en el año 2011.

En 2014 regresa a México como cofundadora del prestigiado portal digital SinEmbargo, y en 2016 le otorgan en Nueva York el Premio ALBA/Puffin Al Activismo en Pro de los Derechos Humanos, acompañado de 100 mil dólares, mismos que Lydia Cacho utiliza para crear una plataforma educativa web de orientación en la defensa de los derechos humanos y en el combate a la trata de personas y abuso sexual infantil.

Derivado del indignante atropello que sufrió en 2005, el Estado mexicano, bajo el gobierno lopezobradorista, reconoció el mes de enero pasado que falló, y se disculpó con la periodista.

Esta es la primera vez que el Estado mexicano emite una disculpa pública en el caso de una periodista que sufre violaciones graves a sus derechos humanos.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, señaló: “A 13 años de este lamentable suceso, estamos aquí siendo consecuentes como gobierno con nuestra historia y con las omisiones y errores del pasado. Hoy, estamos aquí para ofrecer disculpas a nombre del Estado mexicano a Lydia Cacho, pero también para reiterar que el gobierno de la República de Andrés Manuel López Obrador no estará supeditado a intereses particulares”.

“Acepto esta disculpa y exijo que cumplan con todas las víctimas, absolutamente todas a las que hoy represento y a quienes daré voz hasta que la vida me alcance”, contestó Lydia Cacho.

La periodista, a sus casi 56 años de edad, ha recibido una veintena de premios internacionales de periodismo y reconocimientos de organizaciones mundiales defensoras de derechos humanos, también ha escrito 14 libros, desde poesía hasta ficción, un manual para prevenir el abuso de menores, ensayos sobre temas de amor y género, y los best sellers internacionales sobre tráfico sexual, esclavismo y pornografía infantil titulados “Los demonios del Edén”, “Con mi hij@ NO” y “Esta boca es mía… y tuya también”, entre otros. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, alemán, portugués, italiano, holandés, croata, sueco y turco, y han sido publicados en México, Estados Unidos, Europa, Centroamérica y Sudamérica.

Lydia Cacho forma parte de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

Lydia Cacho es un personaje imprescindible en la historia contemporánea de nuestro país.


 

COMPARTIR