Marie Curie

De la redacción de razacero.

Maria Salomea Skłodowska-Curie o sólo Marie Curie, fue una científica polaca nacionalizada francesa. Pionera en el campo de la radiactividad, fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades, Física y Química, y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París.​

Nació en Varsovia el 7 de noviembre de 1867, en lo que entonces era el Zarato de Polonia, territorio administrado por el Imperio ruso. Estudió clandestinamente en la “universidad flotante” de Varsovia y ahí comenzó su formación científica. En 1891, a los 24 años, siguió a su hermana mayor Bronisława Dłuska a París, donde culminó sus estudios y llevó a cabo sus trabajos científicos más sobresalientes. Compartió el Premio Nobel de Física de 1903 con su esposo Pierre Curie y el físico Henri Becquerel. Años después, ganó sola el premio Nobel de Química, en 1911. Aunque recibió la ciudadanía francesa y apoyó a su nueva patria, nunca perdió su identidad polaca y enseñó a sus dos hijas su lengua materna. Nombró Polonio al primer elemento químico que descubrió, en honor a su país de origen. ​

Sus logros incluyen los primeros estudios sobre el fenómeno de la radiactividad, término que ella misma acuñó,​ técnicas para el aislamiento de isótopos radiactivos y el descubrimiento de dos elementos, el polonio y el radio. Bajo su dirección, se llevaron a cabo los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos. Fundó el Instituto Curie en París y en Varsovia, que se mantienen entre los principales centros de investigación médica en la actualidad. Durante la Primera Guerra Mundial creó los primeros laboratorios radiológicos para uso militar.

La Real Academia de las Ciencias de Suecia galardonó a Marie Curie con el premio Nobel de Física en 1903, junto a su marido y Henri Becquerel, “en reconocimiento por los extraordinarios servicios rendidos en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por Henri Becquerel”.​ Fue la primera mujer en recibir tal galardón. Al principio, el comité seleccionador pretendía honrar solamente a Pierre y Henri, negándole reconocimiento a Marie por ser mujer. Uno de los miembros de la Academia, el matemático Magnus Gösta Mittag-Leffler, avisó a Pierre de la situación y Pierre dijo que rechazaría el premio Nobel si no se reconocía también el trabajo de Marie. En respuesta al reclamo, la incluyeron en la nominación.

El reconocimiento internacional por su trabajo creció mucho más y la Academia de las Ciencias Sueca la condecoró con el premio Nobel de Química en 1911. Este premio fue “en reconocimiento por sus servicios en el avance de la química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento”. Fue la primera persona en compartir y ganar dos premios Nobel.

Debido a la contaminación radiactiva, sus documentos de la década de 1890 se consideran demasiado peligrosos de manipular; incluso su libro de cocina es altamente radiactivo. Sus trabajos se guardan en cajas forradas con plomo y los que desean consultarlos deben usar ropa de protección.

El cuaderno de Marie Curie es todavía radioactivo y continuará así por lo menos durante 1,500 años más.

Marie Curie murió en 1934 a los 66 años, en el sanatorio Sancellemoz en Passy, Francia, por una anemia aplásica causada por la exposición a la radiación de tubos de ensayo con radio que frecuentemente guardaba en los bolsillos cuando trabajaba y en la construcción de las unidades móviles de rayos X en la Primera Guerra Mundial, pues Marie Curie desconocía las reacciones peligrosas de los elementos químicos que había descubierto.

Fue enterrada junto a su difunto marido Pierre Curie, fallecido en 1906, en el cementerio de Sceaux, a pocos kilómetros al sur de París. Sesenta años después, en 1995, sus restos fueron trasladados, junto con los de Pierre, al Panteón de París.

Marie Curie es un ícono mundial de la ciencia y sus invaluables aportaciones siguen salvando incontables vidas en el planeta.


COMPARTIR