Rosario y el exterminio indígena

Control poblacional o genocidio social.

Sócrates Campos Lemus.

Según la kábala judía, no existe ni la mala ni la buena suerte, existe lo que puede ser el signo, y este se forma por lo que uno va sembrando y cosechando con sus actos y decisiones. Hace algunos días, por una inadecuada y violenta declaración de Rosario Robles, en el sentido de que no pagaría el apoyo a las familias indígenas que tuvieran más de tres hijos, se ha desatado un verdadero escándalo, y la realidad es que esa no es solo la declaración de Rosario, es la política aplicada por los grandes centros y potencias financieras para eliminar a los grupos étnicos con el cuento de que se tienen que “modernizar” y controlar en su reproducción, esta política también les permitirá eliminar sus usos y costumbres, y su cultura; y, con ello, los dejarán totalmente desamparados para que puedan luchar por sus derechos y defender sus recursos naturales; hoy que la vendimia de los recursos naturales en el país dan para muchos millones de dólares que se podrán embolsar los políticos, funcionarios,  empresarios, financieros y, claro, muchos militares y policías que harán el trabajo sucio en este terreno.

Destruye raíces, cultura, usos y costumbres en los pueblos indios y los acabas o los deformas por medio del alcoholismo y las drogas o por las manipulaciones religiosas o los pleitos entre comunidades, donde pobres contra pobres se van eliminando.

Y es que los grupos indios son los que tienen recursos en agua, en aire, en tierras con minerales y bosques, con zonas de potencial turístico y muchos recursos energéticos y petroleros; y esos recursos ya se vendieron para que los políticos y sus socios y cómplices obtengan miles de millones de dólares y continúen en el control político, porque controlan los recursos económicos y, por tanto, pueden motivar la manipulación en la comunicación o la represión a su máximo nivel, de ahí el que se permitan programas invasivos y de violación a la soberanía, como los realizados con el contrabando, venta y regalo de miles de armas con programas como RÁPIDO Y FURIOSO Y RECEPTOR ABIERTO, o las compras de materiales y equipos bélicos a los gringos, con las cuales algunos militares, destacados miembros de las Fuerzas Armadas, como se ha dado a conocer en denuncias que no tienen respuesta, se han enriquecido y han alcanzado los máximos niveles de corrupción e impunidad, que son otras formas de manipulación y control.

El dinero no solo cambia a la gente, también la convierte en traidora y vende patrias, y ejemplos hay muchos, sobre todo en las más altas esferas de la política en el país.

Sin duda, Rosario tuvo que declarar esas pentonterías porque así se lo demandaron sus superiores para probar las reacciones de los mexicanos y ver las políticas que se deben aplicar para eliminar a los grupos sociales que tienen conciencia del tema, como el EZLN, el movimiento de Atenco, los de Xochimilco o los grupos de operación guerrillera que operan en el campo mexicano y se manifiestan en muchos estados del país. La única realidad y conclusión que obtengo de esta declaración de Rosario Robles es que se inicia una contraofensiva nacional y represión brutal en contra de los grupos sociales vulnerables que cuentan con esos recursos naturales y que ya se vendieron a extranjeros y grupos de inversionistas y financieros mexicanos, socios y cómplices de los grupos políticos de todas las tendencias y colores, que ahora demuestran que solo son uno en eso de la rapiña, la manipulación, las complicidades, corruptelas y represión contra la sociedad.

Rosario está vulnerable en este tema y tiene que hacer lo que le mandan sus superiores, porque sin duda alguna con los compromisos políticos que le llevaron a su nuevo puesto tuvo y tiene que responder no a sus “convicciones personales” sino a las determinaciones políticas de alto nivel que se toman en el país, y que no nos quieran descontrolar de que está confusa, difusa e imprecisa porque ella es una mujer inteligente que ha sido abandonada por sus anteriores “compañeros” que son peor que ella y que siguen mamando de los presupuestos y transas nacionales que se hacen por medio del llamado Pacto por México.

Rosario no es solamente una mujer a la que se le quiere echar siempre en cara su relación con Carlos Ahumada, otro pillo de siete suelas, socio y cómplice de muchos políticos del PRI y de la “oposición” domada y controlada en este país. A lo mejor ya le sacaron el “jugo” y le exprimieron la experiencia e información, y ahora, como todo político de bajo perfil y nivel, pues es totalmente desechable, y se acercan los tiempos de complacer a sus viejos socios y “compañeros del PRD”, que solicitan su cabeza para calmar los ánimos vengativos de Andrés Manuel López Obrador, que pronto podrá gozar de puestos y presupuestos al convertir en partido político su movimiento “ciudadano”… así que el que se chingó, se chingó, como dice el filósofo de Güemes… o como razona el famosísimo Tío Lolo, que explica que no hay que hacerse pendejo solo… más vale acompañado, para que duela menos.

COMPARTIR