Cantinflas

De la redacción de raza cero.

 

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, conocido como Cantinflas, es el máximo exponente mexicano de la comedia que trascendió su fama a nivel mundial. Nació el 12 de agosto de 1911 en Santa María la Rivera, pero creció en el barrio bravo de Tepito.

Mario Moreno quiso ser soldado, boxeador y torero, pero hacia 1930 comenzó a actuar como bailarín en las carpas cirqueras del Distrito Federal, como las carpas Ofelia, Sotelo y Valentina, en las que también hacía el papel de patiño del actor cómico Manuel Medel Ruíz.

Fue en esta década de los años treinta del siglo pasado cuando Mario Moreno conoce al productor ruso Jacques Gelman, con quien se asoció para formar su propia compañía productora cinematográfica. Gelman producía, dirigía y distribuía las películas y Mario Moreno actuaba.

Es en esta época cuando Mario Moreno se casa con la moscovita Valentina Ivanova Zuvareff, el 27 de octubre de 1934, y el matrimonio dura hasta la muerte de ella, en 1966.

Así, luego de producir varias películas de mediana calidad, en 1940 Jacques Gelman y Mario Moreno presentan el filme titulado Ahí está el detalle, que tuvo éxito inmediato en toda Latinoamérica y está considerada por la crítica como una de las 10 más grandes producciones de México. La principal característica de Cantinflas, el personaje que creó Mario Moreno, es el uso humorístico de un lenguaje enredoso. Comenzaba sus monólogos con una conversación normal y coherente para luego complicarla al grado de hacerla inentendible para su interlocutor, que solía ser el cobrador de alguna deuda, la señorita que intentaba cortejar o algún policía o político.

La benevolencia de Mario Moreno Cantinflas quedó inmortalizada en el mural de Diego Rivera, en la fachada del Teatro Insurgentes.
La benevolencia de Mario Moreno Cantinflas quedó inmortalizada en el mural de Diego Rivera, en la fachada del Teatro Insurgentes.

Así, Cantinflas era el reflejo del “peladito” mexicano de los barrios bajos que, con su ingenio y sarcasmos, salía victorioso de las disputas que tenía con los poderosos, ya fueran personajes adinerados o representantes de la autoridad.

Como pionero del cine mexicano, esta postura la desarrolló Mario Moreno en la vida cotidiana, pero de manera seria, al participar en política como uno de los fundadores de la Asociación Nacional de Actores, junto con Jorge Negrete, oponiéndose al control que los gobiernos priístas ejercían sobre los sindicatos a través del “charrismo”, que en ese tiempo era representado por el líder obrero Fidel Velázquez.

Mario Moreno Cantinflas supo utilizar su fama para de alguna manera ser portavoz de las clases sociales desprotegidas de nuestro país, al mismo tiempo que practicaba el altruismo ayudando económicamente a los más necesitados, que lo buscaban sabiendo que iban a obtener algún apoyo de su parte.

Mario Moreno alcanza la cúspide de su carrera cinematográfica en 1956, cuando gana el premio internacional Globo de Oro como mejor actor de comedia al interpretar a Passepartout o Picaporte, en el filme titulado La vuelta al mundo en 80 días, basado en la novela de Julio Verne. Gracias a este reconocimiento, Cantinflas se pudo cotizar convirtiéndose en uno de los actores mejor pagados del mundo.

Mario Moreno Cantinflas participó en más de 50 películas en las que interpretó infinidad de papeles como boxeador, bolero, cartero, patrullero, barrendero, conserje, profesor, sacerdote, bombero, doctor, y su personaje cumbre, el “peladito”, que lo llevó a ser conocido en todos los rincones del planeta.

El 20 de abril de 1993, Mario Moreno Cantinflas falleció a causa de un cáncer pulmonar y, luego de tres días de luto nacional, miles de personas se dieron cita en el panteón Español del Distrito Federal para darle el último adiós a este personaje singular que con su enorme talento y bondad enriqueció la historia contemporánea de nuestro país.

 

COMPARTIR