La CEDH de Durango protege a “servidores públicos” prepotentes

    De la redacción de razacero.

    Sin duda alguna, durante esta administración presidida por el Lic. Marco Antonio Güereca Díaz desde mediados de 2017, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Durango ha estado más sometida que nunca a los designios del gobierno estatal en turno.

    PAG-5-3
    Lic. Marco Antonio Güereca Díaz, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Durango, los empleados a su cargo intimidan a los ciudadanos para que retiren sus quejas en contra de altos funcionarios del gobierno estatal.

    Así, a pesar de que en su último informe del año 2018 al 2019 manifiesta haber recibido 1,023 quejas en sus visitadurías de Durango, Gómez Palacio y Santiago Papasquiaro en contra de servidores públicos federales, estatales y municipales, los resultados que ha obtenido son verdaderamente paupérrimos: “13 Recomendaciones: cinco a la Fiscalía General del Estado, cuatro a la Secretaría de Educación, una a la Secretaría de Seguridad Pública, una a la Presidencia Municipal de Guadalupe Victoria, una a la Presidencia Municipal de Durango y una a la UJED”, según lo manifiesta en su página web oficial con fecha del 30 de septiembre de 2019.

    De esas 1,023 quejas que la CEDH dice haber recibido, seguramente debió haber emitido el triple de recomendaciones de no ser porque sus mismos empleados inhiben y hasta presionan a los ciudadanos para que retiren las quejas que presentan ante esta institución, con el objetivo obvio de proteger a los servidores públicos acusados de cometer actos de omisión, parcialidad, ineficacia, detenciones arbitrarias y abusos de poder, como tratos denigrantes e inhumanos y hostigamientos sexuales, especialmente si se trata de altos funcionarios del gobierno estatal.

    Tan solo una muestra de ello es lo que les sucede a los trabajadores del Instituto Duranguense de Educación para Adultos (IDEA), que han acudido a la CEDH para presentar más de una docena de quejas en contra del director de esta dependencia estatal, Bernardo Iván Ceniceros, quien hostiga laboralmente a los empleados del IDEA denigrándolos, amenazándolos con despedirlos y reduciéndoles sus salarios.

    PAG-5-4
    Bernardo Iván Ceniceros, director del Instituto Duranguense de Educación para Adultos, es uno de los “servidores públicos” protegidos por la CEDH.

    “Uno de los empleados de la CEDH que lleva algunos de nuestros casos es el que nos intimida, se llama Enrique Martínez, nos dice que retiremos las quejas y que dejemos el asunto por la buena porque podríamos tener problemas graves con el director del IDEA, Bernardo Iván Ceniceros”, denuncian los trabajadores afectados ante nuestra redacción, solicitando el anonimato por temor a sufrir represalias.

    Así es como actúa el personal de la CEDH, a cargo del Lic. Marco Antonio Güereca Díaz, protegiendo y brindando todas las facilidades y ventajas a los funcionarios del gobierno estatal de Durango que son acusados ante esta instancia, sumándose a esa larga lista de instituciones públicas “anticorrupción” que no le sirven absolutamente para nada a la ciudadanía duranguense.


    COMPARTIR