Los amores prohibidos desatarían placeres más intensos

“¿Por qué será que los amores prohibidos son más intensos que los permitidos?”, dice la canción, y esto no está tan alejado de la realidad. Los amores imposibles, frustrados o prohibidos desatarían una sensación de intenso placer en quienes los protagonizan, explican expertos de la Casa de la Ciencia de Sevilla, en España.

A través de una investigación realizada, esto también conocido como “El efecto Romeo y Julieta” existiría a causa de la dopamina. Esta  sustancia que se libera al enamorarse, también estaría asociada con la motivación y las conductas para alcanzar un objetivo concreto. De esta manera, si surgen obstáculos aumenta la necesidad de conseguir el objetivo y los sentimientos de la persona se intensifican.

“No es de extrañar, por tanto, que los amantes crucen continentes para poder abrazarse unos pocos días o que cambien de trabajo, o incluso que mueran el uno por el otro; cuando el sistema se activa, poco podemos hacer”, explica Carolina Bayo, coordinadora del taller “La química del amor”, de la Casa de la Ciencia de Sevilla.

En tanto, para el psicólogo de Harvard, Daniel Wegner, los amores prohibidos, o también denominados como secretismo en las relaciones románticas o sexuales, funcionarían tal y como lo hace un afrodisíaco, ya sea porque los amantes están siendo infieles o por prohibición paterna expresa.

Por otro lado, para el autor de “Engañar a Houdini”, Alex Stone, la naturaleza del secretismo tendría algo que ver con una eventual explicación de los niveles de infidelidad entre las parejas casadas. Además advierte que estas aventuras prohibidas suelen ser más recordadas por haber sido secretas.

(wapa.pe).


COMPARTIR