Ordeñan ductos #PEMEX

    En el boletín de Lectura Política, de Alfonso Zárate, en el número 788, nos dice: “No pocos mexicanos han lidiado con un desagradable inconveniente en estas primeras semanas del año: gasolineras cerradas por falta de producto. Al menos 13 entidades de la República padecen desabasto de diésel y gasolina. En Michoacán, el problema se atribuye al “clima de inseguridad”, en Guerrero y Oaxaca, a protestas de maestros normalistas, en el resto -Jalisco, Colima, Nayarit, Zacatecas, C

    Miles de millones de pesos, producto del saqueo a PEMEX, van a dar a los bolsillos de mafiosos y políticos hampones.
    Miles de millones de pesos, producto del saqueo a PEMEX, van a dar a los bolsillos de mafiosos y políticos hampones.

    oahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Querétaro, Puebla y Tlaxcala- se apunta a la ordeña de ductos de Petróleos Mexicanos”… y sin duda debe ser grave el problema, porque nadie puede decirnos a dónde se van los litros que sobran de los litros de menos de litro que, señala la PROFECO, se venden en la mayoría de las gasolineras del país, a menos que solamente los cobren y no los compren, y se hagan maromas que ni siquiera la SHCP puede descubrir, y no podemos entender a dónde van los miles y miles de litros que se ordeñan de los ductos, si no es que se consumen por medio de las propias gasolineras y los consumen los grandes transportistas y dueños de flotillas de taxis y vehículos y, nuevamente, nos preguntamos las razones por las que no descubren los fraudes y el manejo de los fondos ilícitos por parte de las autoridades hacendarias, a menos que estén también en el ajo…

    Cuando se inició la ordeña de ductos, o más bien cuando las autoridades tomaron nota del fraude y robo a la nación en el 2000, solamente se reportaron 155 tomas, y para el 2013 se reportaron 2614. “Considerando el tamaño de la red (37,651 kilómetros), puede decirse que cada 14 kilómetros se encuentra una perforación para extraer gasolina, diésel, crudo, gas o petroquímicos”… y si en bicicleta se recorren 14 kilómetros en pocos minutos, no entiendo la razón por la que las autoridades de PEMEX y las de seguridad tn controlar ese robo; además, se supone que a donde se manda el producto hay medidores y a donde llega igual, así que rápidamente se puede notar la diferencia en el manejo y se podría actuar, pero la realidad es que la red de corruptelas y de ineficiencias es tal que ahora es un gran negocio el hacerse pendejo para continuar con los robos a los ductos… y cuando Felipe Calderón inició el desmantelamiento de PEMEX para hacerlo ineficiente y poder tener el pretexto para la privatización, es decir, para vender los activos nacionales que se supone son de todos, para que con ellos un pequeño grupo de riquillos y de empresarios extranjeros pudieran hacer grandes negocios privados, también curiosamente se aumentaron las acciones de la Guerra contra el narcotráfico, y en vez de reducirse el control que ejercían las mafias este se incrementó, de tal suerte que ahora es sencillo detectar a los grupos de narcopolíticos o narcoempresarios que hacen del tema un gran negocio. Pemex dice que en el 2104 “el robo a los ductos asciende a 27 mil barriles de hidrocarburos, cuyo valor equivaldría a más de 17 mil millones de pesos”. Negocio que hoy, sin duda alguna, está repartido entre maleantes, políticos, funcionarios y empresarios que son los que conforman la verdadera delincuencia organizada en el país.

    El problema es enorme, sobre todo si consideramos que el país mantiene una dependencia de los ingresos petroleros, que “en el 2014 representaron el 35% de los ingresos globales del gobierno federal”.

    Lectura Política nos explica: “Pero PEMEX tiene otros dependientes: sus recursos son explotados de manera ilegal por trabajadores de la empresa, funcionarios de todos los niveles de gobierno, contratistas, empresarios, contralores, contrabandistas y otros miembros del crimen organizado. Aunque no se trata de un conglomerado orgánico o constituido, bien podría decirse que esos que a la mala chupan de Pemex constituyen una red empresarial paralela que le compite a la empresa en los mercados nacional e internacional de hidrocarburos”, y para muestra hay que leer el libro “El Cartel Negro. Cómo el crimen organizado se ha apoderado de Pemex”, de Ana Lilia Pérez, editorial Grijalbo, o el libro “Camisas Azules, Manos Negras”, de la misma autora, donde se denuncia la participación de muchos funcionarios panistas en el “negocio petrolero”, en el sexenio de Felipe Calderón, “El honesto”, quien generó la matanza y el baño de sangre más espantoso que ha habido en el país, con más de cien mil asesinados, más de 32 mil desaparecidos, más de medio millón de desplazados y miles y miles de encarcelados injustamente. Baño de sangre que se refleja, ahora, con violencia contra Peña Nieto por estar solapando la masacre y los crímenes de lesa humanidad cometidos por los panistas en el sexenio de Calderón.

    Y hay que reconocer que en todo este tinglado de robos y venta de los activos nacionales para el beneficio de un grupito participan, cínicamente, los “empresarios y banqueros”, siempre ligados con el verdadero grupo de la delincuencia organizada en el país… Así que estamos jodidos y no contentos.

    COMPARTIR