Deteniendo el reloj en el sexo

La línea de tiempo de un acto sexual es algo que preocupa a infinidad de hombres y mujeres. ¿Duro demasiado poco? ¿No se nos hace demasiado largo? ¿Por qué no coincidimos en los tiempos que deseamos con mi pareja? ¿Es mejor durar más en los juegos o en el coito?

La mayoría de estas preguntas tienen una respuesta que es absolutamente personal. Pero si tu deseo es prolongar los tiempos del sexo y hacer que el reloj se detenga en ese momento, unos cuantos tips te van a ayudar en esa tarea.

Prepara un ambiente adecuado. 

Unos aromas relajantes, como el sándalo, azahar, jazmín. La luz precisa, por ejemplo la de unas velas. Música suave (clásica, tango electrónico, jazz, chill out), que te estimule a llevar un ritmo lento y pausado.

Controla tu mente. 

Sin que se trate de enfriar la relación, es bueno evitar esos pensamientos que, por ser tan excitantes, te llevan a saltar los pasos que siguen a continuación. Te puedes conectar con tu pareja desde los sentidos: observa, huele, siente, escucha, saborea. Quita de tu cabeza los pensamientos negativos y los temores, solo déjate llevar por el placer.

Comienza con juegos básicos. 

Caricias suaves en toda la piel, besos tiernos, abrazos de todo el cuerpo, como una manera de ir explorando a tu pareja pero sin hacer que las agujas del reloj apresuren su camino. La intensidad irá aumentando de a poco, paso a paso.

Inicia el coito con movimientos lentos. 

La mejor manera de moverse al comienzo es muy despacio, en una postura que sea cómoda para ambos, mientras se contemplan a los ojos intentando descifrar qué siente cada uno. A medida que el impulso sexual va creciendo, lo mismo ocurrirá con el ritmo del acto sexual.

Regula la excitación. 

En el caso del hombre, es necesario sentir lo que transmite el cuerpo: si vas muy arriba, reduce el estímulo. No esperes a llegar al límite, puede ser demasiado tarde. Lo ideal es que encuentren la misma sintonía, el ritmo que les da placer, aunque no se llegue a un orgasmo simultáneo. Eso es más una panacea que una realidad.

Espero que con estos consejos puedas resolver las dudas planteadas al principio y encontrar tu propia fórmula. El tiempo no lo es todo, pero no podemos menoscabar su importancia. La satisfacción sexual es el equilibrio entre la cantidad y la calidad.

(latam.discoverymujer.com).

COMPARTIR