La democracia nació con burguesía, es mayoría formal; no es libertad, mucho menos igualdad

  1. El 7 de junio habrá otra de las mil y una farsas electorales en México. Los funestos partidos políticos (PRI, PAN, PRD), el gobierno en turno, los poderosos empresarios, los medios de información y la iglesia desde dos meses antes han perfilado a sus candidatos idóneos como gobernadores y legisladores para la defensa de sus intereses, tal como ha sucedido desde hace más de 100 años. Sufragará menos del 50% de los electores, pero será suficiente ese número para que se legalicen los comicios. Como sea, es lo que se ha conocido como democracia universal.
  2. Luchar por la democracia en el mundo es luchar por la burguesía dominante; criticar sus fallas o errores es ayudar a la burguesía a corregir su sistema de dominación. La definición de “democracia=gobierno del pueblo” se aplicó en la esclavitud o en el feudalismo, cuando la burguesía era “el pueblo” y luchaba contra el sistema de dominación de esclavistas en Grecia o los señores feudales en Francia; pero una vez que triunfó la burguesía, la llamada democracia se convirtió en el sistema más efectivo de dominación política e ideológica. “Es obedecer a la mayoría”.
  3. 3.- En México desde hace más de un siglo se ha pensado que democracia es igualdad; ha existido la convicción de que luchar por la democracia es luchar por la igualdad, porque se piensa que es “el gobierno del pueblo”. Pero la democracia en México se ha reducido a la democracia electoral que ha regido por lo menos desde 1824, cuando fue electo el primer presidente de la República; incluso ya desde aquel año se criticó de “antidemocrática” aquella elección por los opositores. Se critican los errores, los vicios, los fraudes, las corrupciones, pero no la dominación.
  4. En ningún país del mundo existe la igualdad, aunque sí la desigualdad extrema entre ricos y pobres, explotadores y explotados; no existe la igualdad, aunque sí en la mayoría de ellos la democracia electoral, es decir, los gobiernos, parlamentos y dirigentes electos mayoritariamente por los asociados. Pero nunca ha habido un gobierno del pueblo explotado y oprimido, o sea de la mayoría; todo los gobiernos -según la democracia- han sido electos mayoritariamente por el pueblo. En otras palabras: en la democracia el pueblo elige a sus victimarios.
  5. [quote_box_left]El fraude no se hace en las elecciones sino meses antes[/quote_box_left]Si la democracia es el proceso electoral en el que se sufraga libremente y se cuentan los votos, entonces México es un país democrático aunque sea uno de los más desigualitarios e injustos del mundo. He escrito muchas veces -desde hace 50 años- que el PRI siempre ha obtenido la mayoría de los votos porque el fraude no se hace en las elecciones sino meses antes: cuando la burguesía selecciona al candidato oficial y se reúne a los personajes que financiarán la campaña y a quienes se encargarán de que los electores voten. El dedo se mueve desde el cerebro condicionado.
  6. Hemos creído ilusamente que democracia es igualdad, cuando es solo valerse de la simple mayoría de votos que se puede obtener mediante mil trampas, engaños, atraso político o cultural, dinero y presiones. Fuera de elecciones generales, también en cada partido, sindicato, liga o club se habla de aplicar del voto democrático mayoritario sin averiguar cómo se llegó a ello. La mayoría de la gente sólo vota con ingenuidad porque ignora que mucho antes se preparó adecuadamente la jugada. La democracia se basa mucho en la ignorancia de la gente.
  7. Así que de acuerdo a la democracia (formal, única que existe) el Presidente, sus secretarios de Estado, los gobernadores y los legisladores ya tienen mandato del pueblo para hacer lo que hacen. No tienen mandato para robar, asesinar, hacer reformas privatizadoras o cambiar la constitución; pero ellos no roban, sólo cambian de propiedad las cosas; no asesinan, sólo combaten la delincuencia; no hacen reformas que no beneficien al pueblo ni hacen leyes sin ver las necesidades del país. ¿Quién puede reclamarles legalmente si fueron electos por mayoría?
  8. Los reclamos de las oposiciones exigiendo democracia son respondidos por los gobiernos demostrando que fueron electos por mayoría. La realidad es que el reclamo debe ser por igualdad económica, política, social, electoral. La libertad y la igualdad son indispensables para que pueda haber una elección con equidad de condiciones. ¿Tendrá idea la población acerca de los miles de millones de pesos que se mueven en cada elección para que sean los mismos del PRI, PAN, PRD, los que se turnen cada tres o seis años en los cargos de gobierno cobrando más y más miles de millones de pesos?

COMPARTIR